“Si nos detenemos habrá sido en vano el sacrificio de tantos (...) Entonces, ¿qué podemos hacer? seguir protestando”, dijo el presidente interino este jueves.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha confirmado este jueves que Noruega intenta una mediación entre la dictadura de Nicolás Maduro y la oposición para zanjar la crisis política mediante un nuevo diálogo, si bien ha aclarado que no se prestará a una negociación falsa.

“Damos las gracias al Grupo de Contacto, al Grupo de Lima, a nuestros aliados (...) y también al Gobierno de Noruega, que intenta una mediación”, ha dicho el líder opositor desde la Asamblea Nacional.

Guaidó ha declarado que “todo aquel que sume al proceso de liberación y democratización de Venezuela (...) será absolutamente bienvenido”.

Ha reconocido que algunos tienen dudas y ha considerado que es lógico por las frustraciones pasadas, en alusión a los anteriores diálogos, y frente a ello ha aseverado que no se prestará “a ningún tipo de negociación falsa”.

“Aquí nadie se chupa el dedo”, ha enfatizado, incidiendo en que las conversaciones solo pueden conducir a un objetivo: “cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”.

Guaidó, que hasta ahora había rechazado un nuevo diálogo con Maduro, ha explicado que “no estamos enamorados de un mecanismo” en concreto y que lo importante son los objetivos.

Momento de todo

Como ejemplo de las distintas iniciativas que ha emprendido para alcanzar esa triple meta, ha anunciado que el próximo lunes sus representantes en Estados Unidos se reunirán con el Comando Sur, la fuerza estadounidense para América Latina y el Caribe. Su embajador en Washington, Carlos Vecchio, había tramitado una petición formal.

Igualmente, ha recordado que este mismo jueves se reunirá en Caracas con el Grupo de Contacto, integrado por países europeos y latinoamericanos. El secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica y el Caribe, Juan Pablo de Laiglesia, se encuentra en la capital venezolana para asistir a este encuentro.

Guaidó ha aprovechado para insistir que la calle debe ser el principal mecanismo. “Si nos detenemos, habrá sido en vano el sacrificio de tantos (...) Entonces, ¿qué podemos hacer? seguir protestando”, ha instruido, llamando a los venezolanos a jugar su rol en este proceso. “Llegó un momento determinante para todos”, ha proclamado.

También se ha referido a la ofensiva contra la Asamblea Nacional, después de que catorce diputados hayan sido despojados de su inmunidad parlamentaria por los sucesos del 30 de abril; el vicepresidente del Parlamento, Edgar Zambrano, haya sido detenido; y las fuerzas de seguridad hayan tomado durante dos días la sede legislativa.

En su opinión, estos movimientos son un síntoma del miedo de Maduro, de quien dice que ya no puede fiarse de sus colaboradores más cercanos. “Al régimen le duele que tengamos interlocución con el mundo (...) Le gustaría desaparecernos a todos”, ha sostenido. 

Template by JoomlaShine