Este jueves también el diputado Richard Blanco se asiló en la Embajada de Argentina en Caracas. Continúa, mientras, la persecución de la dictadura en contra de la legítima AN.

El diputado Américo De Grazia (La Causa Radical-Bolívar) ha entrado este jueves en la Embajada de Italia en Caracas, después de que le haya sido retirada su inmunidad parlamentaria por parte de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente.

“No le daré el gusto a la narcodictadura que me exhiba como trofeo y me use como rehén, a cambio de condonarles sus crímenes de lesa humanidad, violación de los DD HH, corrupción, narcotráfico y terrorismo”, ha dicho en un mensaje en Twitter.

“Sigo en la lucha. #VenezuelaValeLaPena. Y agradezco la acogida de Italia”, ha agregado, antes de sostener que con esta decisión “no pretende ser héroe ni mártir”.

“Sólo quiero ser útil a mí país. A mi familia y sobremanera a mi madre y mis hijos, darle algo de paz. Sé de todas las limitaciones que se me imponen, con esta decisión que me vi forzado a tomar. Reitero mi compromiso con Venezuela”, ha remachado.

La entrada de De Grazia en la Embajada italiana ha tenido lugar horas después de que el diputado Richard Blanco, uno de los diez opositores que han sido despojados de su inmunidad parlamentaria por su implicación en los sucesos del 30 de abril, se refugiara en la residencia del embajador argentino en Caracas.

El miércoles, Mariela Magallanes, casada con un ciudadano italiano, se refugió en la residencia del embajador italiano en Caracas, según informó el Ministerio de Exteriores de Italia en un comunicado. “Le será garantizada cualquier posible tutela y hospitalidad”, aseguró la Farnesina.

Otros siete diputados se arriesgan igualmente a ser detenidos. Se trata de Henry Ramos Allup, Luis Florido, Andrés Enrique Delgado, José Simón Calzadilla, que han perdido su inmunidad parlamentaria, y Freddy Francisco Superlano, Sergio de Jesús Vergara y Juan Andrés Mejía, señalados por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Sobre la Operación Libertad

El TSJ ha considerado que los diez diputados han visto comprometida su responsabilidad penal por la comisión flagrante de los delitos de traición, rebelión, usurpación de funciones, concierto para delinquir e instigación a la insurrección y al odio por los sucesos del 30 de abril.

La justicia venezolana había actuado de la misma forma con Zambrano, que fue detenido el miércoles por la noche (hora local) por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) usando una grúa para llevarse su auto porque el número dos de la Asamblea Nacional se negó a salir del vehículo.

Sin embargo, el TSJ y la Asamblea Constituyente, encargada de retirar la inmunidad parlamentaria a los señalados por el alto tribunal, han apuntado todavía contra el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, que el pasado 30 de abril dio por iniciada la Operación Libertad para derrocar al gobierno de Maduro.

Leopoldo López, destacado opositor que el mismo 30 de abril fue liberado por sus propios custodios del arresto domiciliario, se ha refugiado en la residencia del embajador español en Caracas, donde se encuentra asimismo en calidad de huésped.

Crisis política

La crisis política en Venezuela se agravó el 10 de enero, cuando Nicolás Maduro decidió iniciar un segundo mandato de seis años que no reconocen ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional porque consideran que las elecciones presidenciales del 20 de mayo fueron un fraude.

En respuesta, Guaidó se juramentó mandatario interino el 23 de enero con el objetivo de cesar la usurpación, crear un gobierno de transición y celebrar elecciones libres. Estados Unidos, la mayoría de los países latinoamericanos y numerosos europeos, entre ellos España, le han reconocido.

La cúpula militar ha ratificado su lealtad a Maduro, que ha dado por derrotada la escaramuza golpista y ha amenazado con acciones judiciales a los implicados en la misma.