El chavismo intenta responder con una marcha a la convocatoria de Guaidó.

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) llamó a sus seguidores a marchar en Caracas el próximo sábado, el mismo día en que el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, convocó a un simulacro de la 'Operación Libertad', la cual definió como la fase de máxima presión para sacar a Nicolás Maduro de Miraflores.

“El 6 de abril nos vemos en Caracas”, dijo el vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, el miércoles en su programa de televisión 'Con el mazo dando'. “Vamos a llenar Caracas de punta a punta sin abandonar los estados”, arengó.

Cabello alegó que el motivo de la marcha es entregar a Maduro el Plan de la Patria 2019-2025. Sin embargo, no ha ocultado la intención de responder a la movilización convocada por Guaidó. “Nos vamos a ir a Caracas (...) para verlos desesperados”, declaró.

Guaidó anunció la semana pasada que el 6 de abril tendría lugar en Caracas el primer simulacro de la 'Operación Libertad'.

Vía Twitter, Guaidó animó a los jóvenes a formar parte de la movilización. “Todas nuestras conquistas las hemos logrado en las calles y es ahí donde alcanzaremos el cambio”.

Las marchas se producirán en un momento de gran tensión después de que el contralor general designado por la asamblea constituyente -desconocida por gran parte de la comunidad internacional- acordó inhabilitar a Guaidó por 15 años para ejercer cargos públicos y de que le hayan retirado la inmunidad parlamentaria, lo que podría ser la antesala de una imputación y posible detención.

La Fiscalía de Venezuela tiene abiertas dos investigaciones penales contra el líder opositor. Una por juramentarse mandatario interino el pasado 23 de enero, y otras por su supuesta implicación en los sucesivos apagones que se han producido en todo el país desde el 7 de marzo y que el régimen atribuye a “ataques”.

La crisis venezolana se agudizó el 10 de enero a raíz de la decisión de Maduro de iniciar un segundo mandato que no reconocen ni la oposición ni gran parte de la comunidad internacional, por considerar que las elecciones presidenciales del 20 de mayo fueron un fraude.

El 23 de enero, Guaidó se juramentó en cabildo abierto como presidente encargado de Venezuela, obteniendo el reconocimiento de buena parte de la comunidad internacional, incluido Estados Unidos, la mayoría de países latinoamericanos y numerosos europeos, para que gestione una transición pacífica que culmine con nuevas elecciones. (Con información de Europa Press)