Jueves, 10 Agosto 2017 00:00

ONG alerta de la grave desatención del Estado a los pueblos indígenas venezolanos

 
Valora este artículo
(1 Voto)
La reciente crecida del Orinoco ha afectado a 8.967 personas de Delta Amacuro, especialmente a los pueblos indígenas, de por sí desatendidos por el Estado La reciente crecida del Orinoco ha afectado a 8.967 personas de Delta Amacuro, especialmente a los pueblos indígenas, de por sí desatendidos por el Estado FOTO CORTESÍA KAPÉ KAPÉ

En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, la asociación civil por los DDHH Kapé Kapé expone cómo las etnias de Delta Amacuro, Amazonas y Bolívar están sufriendo por epidemias de paludismo, vómitos y diarreas, y están casi totalmente aisladas de adecuada atención médica.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Más de dos mil familias afectadas en Delta Amacuro por crecida del Orinoco

barra 4naranja220

Diputada denuncia que tres municipios de Delta Amacuro están afectados por crecida del Orinoco

barra 4naranja220

 

Cada 9 de agosto el mundo celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, fecha marcada en el calendario como un recordatorio a los países sobre su responsabilidad en la solución de los problemas en materia de derechos humanos, el medio ambiente, el desarrollo, la educación y la salud.

En Venezuela, los pueblos indígenas representan el 2,8% de la población, según las estadísticas del Estado venezolano. Esta fecha es propia para recordar algunas de las realidades en medio de las que viven estos pueblos.

Desde el segundo semestre de 2016, en las comunidades y pueblos indígenas de Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro han cobrado fuerza las enfermedades infectocontagiosas.

En pleno siglo XXI, nuestros pueblos indígenas siguen muriendo de paludismo, la diarrea y los vómitos, enfermedades perfectamente prevenibles y curables.

El Observatorio de Derechos Humanos Kapé Kapé viene denunciando que los hospitales, ambulatorios y demás centros de salud ubicados en las comunidades indígenas de estos tres estados no cuentan con insumos, ni personal médico suficiente para atender a los pacientes que reciben.

Alejados y marginados

En condición especial de vulnerabilidad están quienes viven en las comunidades más alejadas, pues deben hacer viajes de días, recorriendo grandes distancias por ríos, carreteras e incluso a pie, para poder llegar al punto de atención más cercano.

Ejemplo de ello es la situación en la que se encuentran al menos 10 poblaciones waraos de la parroquia deltana Padre Barral, que están afectadas por la falta de una ambulancia fluvial en el bajo Delta; anormalidad que registra desde hace más de 10 años.

La malaria o paludismo es uno de los padecimientos que más ha repuntado en los últimos meses entre las comunidades y pueblos indígenas por diferentes factores: porque cada vez son más las comunidades indígenas ubicadas en el epicentro de la actividad minera ilegal, la ausencia de programas de prevención de la enfermedad y la falta de atención médica en el seno de sus comunidades.

Arrecia el paludismo

Mientras en los últimos años la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha registrado una reducción de los casos, alcanzando una disminución del 21% entre 2010 y 2015 a escala mundial, en los últimos años en Venezuela ha habido un repunte histórico de este padecimiento en más del 60% en todo el país. Bolívar y Amazonas son las entidades más perjudicadas.

Diferentes organizaciones nacionales e internacionales han advertido el repunte de la malaria a partir del segundo trimestre de 2016 y lo que va de 2017.

La comunidad indígena kariña Mata Tapaquire en Bolívar, es uno de los sectores que da cuenta de esta realidad. En este pequeño poblado de apenas 370 personas, hasta mayo se habían confirmado 120 casos de malaria entre niños y adultos.

Según los datos de la Dirección de Salud Ambiental de Amazonas, entre 2015 y 2016 aumentaron en un 20% los casos de malaria, y la tendencia en 2017 es a que sigan en aumento.

Trabajadores de la salud de la zona aseguran que  hay una epidemia en el estado que el Gobierno no quiere reconocer públicamente. Afirman que se reportan más de 50 casos diarios de estas enfermedades; lo que enciende aún más las alarmas es que a la zona no llegan medicamentos.

En este sentido, el Observatorio de Derechos Humanos Kapé Kapé recuerda hoy más que nunca que la salud es un derecho humano, ratificado en la CRBV en su artículo 83, que lo establece como un derecho social fundamental “obligación del Estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida. El Estado promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el bienestar colectivo y el acceso a los servicios”.

En el marco de la celebración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, la organización aboga, una vez más,  por el pleno respeto de los derechos de los pueblos y comunidades indígenas de Venezuela, para que finalmente puedan superar la desigualdad social, cultural y económica a la que han sido sometidos por años. (Prensa Kapé Kapé)

Más de dos mil familias afectadas en Delta Amacuro por crecida del Orinoco

Visto 218 veces Modificado por última vez en Jueves, 10 Agosto 2017 06:50

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El precandidato a alcalde cuestionó la memoria y cuenta de Tito Oviedo, señalando a la Cámara Municipal, Contraloría y Sindicatura...

El proceso de validación de Acción Democrática coincidió con Proyecto Venezuela, partido que se retiró, y con Copei, cuyo cruce de...

La edil acompañó la protesta de vecinos del sector El Tubo en San Félix, quienes denuncian presuntas mafias en la distribución de ...

El diputado a la Asamblea Nacional destaca que los responsables del problema de la gasolina en el país son los mismos que han llev...

Aunque algunas precandidaturas no están definidas, es amplio el cuadro de aspiraciones a la Gobernación y Alcaldía, incluso dentro...