Miércoles, 09 Agosto 2017 00:00

Constituyente intenta arrodillar por decreto los poderes públicos para que sirvan a la dictadura

 
Valora este artículo
(0 votos)
Istúriz se encargó de la lectura del decreto que subyuga a los poderes Istúriz se encargó de la lectura del decreto que subyuga a los poderes Foto cortesía @PSUVEARISTOBULO

En el documento leído tras el asalto al hemiciclo del Palacio Federal Legislativo se dictamina que “todos los organismos del orden público quedan subordinados a la Asamblea Nacional Constituyente”. Se consuma así la nueva treta para tratar de fortalecer los cimientos del autoritarismo desplegado por Nicolás Maduro.

@marcosdavidv

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Alertan que ilegítima ANC buscará disolver todos los poderes públicos para estabilizar una dictadura tambaleante

barra 4naranja220

Régimen de Maduro arrebata el hemiciclo a la AN para que funcione la constituyente

barra 4naranja220

Asamblea Nacional sesiona en defensa de la Constitución y contra el fraude constituyente

 

La dictadura venezolana necesita poderes dóciles y con incapacidad plena de cuestionar. Ya quitó, como paja del camino, a lo que le resultaba incómodo para sentar las bases de su proyecto absolutista. El 30 de julio, primero, con la elección fantasmagórica del fraude constituyente. El 5 de agosto, luego, con la destitución ilícita y, por tanto, hamponil, de la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz.

Comenzó la semana con todos los hierros. Se vale ahora de su arma favorita, la asamblea nacional constituyente, para imponer en tónica de desafío barriobajero los designios arbitrarios de Nicolás Maduro.

Fueron con todo: el obediente nuevo fiscal, Tarek William Saab, demolió a fuerza de arbitrariedad cualquier vestigio de institucionalidad. Hasta la cuenta de Twitter @mpvenezolano quedó fuera de circulación. Y eso que el otrora defensor de derechos humanos dijo hace poco que las tripas no le daban para eso.

Ese flanco no era el único. La rebatiña continuó en la noche del lunes con el otro asalto nocturno al hemiciclo de sesiones de la Asamblea Nacional. Y este martes, la nueva estocada: el decreto para el funcionamiento subyugado de los demás poderes.

El nuevo golpe al Estado se consumó este martes cuando el multicolor Aristóbulo Istúriz (recordar su paso por AD, MEP, La Causa R, PPT y, ahora PSUV), en su nueva condición de primer vicepresidente de la ANC, leyó el decreto que, aclaró, no tiene otro fin que “contribuir con la paz, tranquilidad pública, igualdad e integridad de todos los venezolanos”.

Todos de rodillas 

La segunda excusa que leyó el solícito Istúriz fue la del “funcionamiento armónico de esta instancia con los poderes públicos constituidos”. En resumen, la ANC de la dictadura controlará a placer los demás poderes.

Entrando al terreno concreto de la supremacía de la ANC dictatorial, el decreto apunta claramente a que “todos los organismos del orden público quedan subordinados a la Asamblea Nacional Constituyente y están obligados a cumplir los actos jurídicos que dicte dicha asamblea”. Más adelante, cómo no, hay espacio para justificaciones tan ampulosas como vacuas, pues determina que todo el entramado está “dirigido a fines de preservación de la paz, de la tranquilidad pública, soberanía e independencia nacional”.

Expuesto con la rimbombancia del caso, el decreto, además, plantea que “los actos normativos y decisiones que sobre esta materia dicte la Asamblea Nacional Constituyente se regirá por el principio de legalidad, responsabilidad, eficiencia, eficacia, transparencia, publicidad y participación ciudadana y a la vez la Constitución de 1999 y el resto del abanderamiento jurídico vigente mantendrán su vigencia en todo aquello que sea contradictorio con dichos actos”.

Paz sepulcral 

El llamado a la “paz constituyente” contrasta con el contexto venezolano: nomás el lunes, un joven murió asesinado cuando el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) de la Guardia Nacional reprimió a balazos una protesta en Cabudare, estado Lara.

El martes se extendió el alcance de la “paz constituyente” con la condena a una mazmorra del alcalde de Chacao, Ramón Muchacho, y con la cita para este miércoles al de El Hatillo, David Smolansky, para que comparezca ante un tribunal. El pecado de ambos es el mismo: no reprimir las protestas en sus municipios.

En un acto público este martes, antes de su comparecencia, Smolansky recordó: “No hay precedente en Venezuela, me he puesto a investigar, no hay precedentes en América Latina de once alcaldes que han sido destituidos, inhabilitados, encarcelados o están en el exilio”.  

Mientras, la ANC permanece ocupada. Por ejemplo, demostrando que tiene la fuerza de las armas de su lado. Para eso, en el asaltado hemiciclo, estuvo el ministro de Defensa, Vladimir Padrino. Su presencia solo convalida el asalto. Su presencia solo convalida la ilegitimidad. Su presencia clausura las vías democráticas.

Cosas de la dictadura.

Visto 440 veces Modificado por última vez en Miércoles, 09 Agosto 2017 01:54

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El precandidato a alcalde cuestionó la memoria y cuenta de Tito Oviedo, señalando a la Cámara Municipal, Contraloría y Sindicatura...

El proceso de validación de Acción Democrática coincidió con Proyecto Venezuela, partido que se retiró, y con Copei, cuyo cruce de...

La edil acompañó la protesta de vecinos del sector El Tubo en San Félix, quienes denuncian presuntas mafias en la distribución de ...

El diputado a la Asamblea Nacional destaca que los responsables del problema de la gasolina en el país son los mismos que han llev...

Aunque algunas precandidaturas no están definidas, es amplio el cuadro de aspiraciones a la Gobernación y Alcaldía, incluso dentro...