Miércoles, 19 Julio 2017 00:00

Oposición afronta el reto de paralizar al país por 24 horas para detener la estafa constituyente

 
Valora este artículo
(0 votos)
La determinación demostrada el domingo debe persistir y multiplicarse en las próximas horas La determinación demostrada el domingo debe persistir y multiplicarse en las próximas horas Foto William Urdaneta

Con siete millones 500 mil votos de respaldo a raíz de la consulta popular del domingo, la oposición democrática afronta el reto de un paro cívico de 24 horas, a 10 días de las elecciones para la ANC que pretende imponer la dictadura. No luce fácil: el régimen ha regado el miedo con sistematicidad. Sin ir muy lejos, en Caroní, la Alcaldía secuestrada por el PSUV amenazó con sancionar a los negocios que se plieguen. Ante ello solo hay un arma: la determinación cívica en horas cruciales de la República.

La oposición consumará este jueves su llamado a una huelga general de 24 horas a las protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, con la que aumentará la presión para que retire su propuesta de una ilegal Asamblea Constituyente para reformar la Carta Magna.

La convocatoria de un paro cívico, en la ruta hacia una hora cero, se adelantó el miércoles con una huelga de choferes que dejó a Caracas sin transporte público para exigir un aumento de los pasajes.

La huelga, que arrancará a las 6:00 de la mañana de este jueves, fue convocada después de la consulta popular del domingo, organizada por la oposición como forma de desobediencia y en la que afirmó que participaron 7,5 millones de electores en rechazo a la Constituyente.

Es también parte el movimiento de protestas que comenzó el 4 de abril pasado, después de que la Asamblea Nacional acusara al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de haber dado un golpe de Estado con dos sentencias que la despojaron de sus atribuciones.

El desafío

La huelga de 24 horas es el mayor desafío opositor al Gobierno en más de 100 días de protestas, en las que la oposición ha ensayado una serie de movilizaciones, demostraciones y bloqueos de vías, las cuales dejaron casi un centenar de víctimas fatales, incluyendo a una mujer que murió de un balazo el domingo, cuando votaba en la consulta popular.

El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, explicó que después de la consulta del domingo llegó el momento de “hacer una presión máxima” sobre el Gobierno.

Señaló que la Mesa de Unidad Democrática (MUD) trazó una ruta de lucha para recuperar la democracia.

“Va a llegar el momento donde todos debemos ponernos en posición de lucha para que Venezuela entera se ponga de pie”, indicó Borges.

El domingo: mandato claro

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

ONG reiteran llamado a funcionarios públicos de inhibirse a organizar el fraude constituyente

barra 4naranja220

Gobierno de Maduro recurre una vez más al patrioterismo para responder a presiones de EE UU por la constituyente

barra 4naranja220

Almagro pide a la comunidad internacional no desfallecer en condena a la constituyente

barra 4naranja220

Congresistas de Colombia y Chile denuncian a Maduro ante La Haya

 

Agregó que la oposición recibió un mandato claro en la consulta del domingo, donde una mayoría de los electores rechazó la Constituyente de Maduro, instó a la Fuerza Armada a respetar la Carta Magna y pidió elecciones libres y un gobierno de unidad.

Nicolás Maduro, por supuesto, calificó de ilegal la consulta opositora y afirmó que en ella solo participaron alrededor de 600 mil votantes.

Además de la presión interna, Maduro enfrenta amenazas de sanciones de Estados Unidos si sigue adelante con su Constituyente, sin contar que el senador estadounidense Marco Rubio, ex candidato presidencial republicano, acusó este miércoles al diputado Diosdado Cabello de ser “el Pablo Escobar de Venezuela”, en referencia al famoso narco colombiano.

“Yo creo que no hay duda de que lo es, lo digo con toda confianza”, manifestó Rubio a la prensa tras una audiencia sobre Venezuela que tuvo lugar en el Subcomité del Hemisferio Occidental del Senado estadounidense, presidido por él.

En esa audiencia Rubio comparó con el narco colombiano al diputado oficialista Cabello, ex ministro de Chávez, ex presidente de la Asamblea nacional y considerado hombre fuerte del oficialismo.

“Es un hombre sumamente peligroso”, manifestó luego a los periodistas. “Más que una figura política es una figura del narcotráfico”, añadió.

La declaración la apoyó nada menos que el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro. Sin ambages, como lo hace siempre que habla de Venezuela, dijo que apoyaba sanciones contra la dictadura madurista.

“No van a empeorar más el sufrimiento del pueblo de Venezuela”, manifestó Almagro durante la audiencia. Hay que mandar un mensaje claro a Maduro.

Si y solo si…

La MUD publicó una serie de mensajes llamando al paro cívico de este jueves, que se prolongará hasta las 6:00 de la mañana del viernes.

El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional, Freddy Guevara, dijo que si Maduro retira su propuesta de fraude Constituyente, la dirigencia opositora está dispuesta a discutir de “manera abierta y transparente, de frente al país, propuestas serias que conduzcan a la superación política” de la crisis.

Recalcó que para ello, el Gobierno debe aceptar el restablecimiento del orden constitucional quebrantado y respetar el mandato expresado por el pueblo en la consulta del domingo.

Las acciones alrededor del paro cívico se adelantaron este miércoles cuando los gremios de transportistas paralizaron el servicio para presionar un aumento de los pasajes, que están en una media de 150 bolívares y que pretenden se incrementen a 300 bolívares (alrededor de diez centavos de dólar a la tasa más alta del sistema cambiario controlado, que ronda los 3 mil bolívares).

Los gremios de transportistas dijeron que con el pasaje a 150 bolívares están trabajando con pérdidas debido a los altos costos.

Sin transporte superficial, el metro de Caracas trabajó a máxima capacidad y con vagones repletos de pasajeros.

La dirigente sindical Marcel Máspero, quien fue simpatizante del gobierno de Chávez y es ahora opositora furibunda, dijo que su organización Unión Nacional de Trabajadores (UNT) acompañará el paro cívico.

“Nosotros como trabajadores nos sumamos a esta decisión de la MUD y lo apoyamos, pero venimos trabajando desde hace dos meses en una huelga general, que nos han exigido los trabajadores de base”, añadió.

Por su parte, Henrique Capriles, gobernador de Miranda y bastante crítico de la MUD en estos días, aseveró que “los trabajadores tienen derecho a la huelga y darán una demostración contundente. El paro cívico no será solo por el fraude constituyente, sino además por la destrucción del poder adquisitivo de los trabajadores”, dijo al hacer referencia al incremento de la canasta alimentaria la cual se ubicó en más de 1 millón 200 mil bolívares.

“Una familia de 5 integrantes necesita 41 mil bolívares diarios para comprar solo la comida”, aseveró al manifestar además que la diferencia entre los precios de los productos controlados y los que se consiguen en la calle es de más de 8.600%.

La oposición afronta uno de sus mayores retos: 24 horas de resistencia laboral, comercial, ciudadana… un país paralizado. El gobierno, sin embargo, ha trabajado de forma sistemática el miedo. Son 24 horas de prueba antes de proyectar el éxito. No luce fácil. (Marcos Valverde | DPA | Prensa HCR | El Nacional)

Visto 1334 veces Modificado por última vez en Viernes, 03 Noviembre 2017 10:23

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.