Miércoles, 19 Abril 2017 00:00

La sociedad democrática desafía en la calle el apabullamiento de la dictadura

 
Valora este artículo
(5 votos)
En Ciudad Guayana, la convocatoria está pautada desde dos puntos de salida: La Churuata y Chilemex En Ciudad Guayana, la convocatoria está pautada desde dos puntos de salida: La Churuata y Chilemex Foto Archivo

No cesan los aquelarres autoritarios de Nicolás Maduro. El último de ellos, anoche, es el Plan Zamora 200: la confluencia de policías, militares y grupos oficialistas armados dispuestos a cumplir órdenes sin cuestionamientos. Ante todo eso, la oposición ha ratificado que tomará las calles. No hay razón para declinar, pues las exigencias están vigentes: liberación de presos políticos, elecciones, canal humanitario y respeto a la Asamblea Nacional. Hacer lo contrario sería convalidar la dictadura. Y los venezolanos no están dispuestos. El 19 de abril de 2017 aguarda.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Oposición confirma movilización en cuatro poblaciones de Bolívar para el 19 de abril

barra 4naranja220

Almagro exige respeto a la protesta: “ni un muerto, ni un herido, ni un preso, ni un torturado más”

barra 4naranja220

Venezuela ratifica su voluntad de protestar contra un gobierno aislado y refugiado en la amenaza

 

Así, Venezuela llegó al día. O el día llegó a Venezuela. Como si de un cataclismo se tratase. Una fecha signada por designios estelares o vaya a saber qué.

Pero la fecha, en realidad, no es más que la marca para un momento. Como pudo ser ayer. Como pudo ser mañana. Se trata, simplemente, del momento venezolano que aglutina tres factores: una población dispuesta a reclamar democracia, una oposición coherente y centrada en sus objetivos y un gobierno temeroso que alucina con fantasmas.

No hace falta echar atrás la mirada. Solo con lo que ocurrió el día anterior es suficiente. Miremos al Gobierno: hay un jefe de Estado en dos cadenas nacionales; una, para inaugurar una plaza y anunciar que más tarde anunciará. La siguiente, algunas horas después, para denunciar lo habitual: un golpe de Estado, a pesar de que el mismo chavismo alardea y pita cada 4 de febrero y cada 27 de noviembre para ensalzar intentos de golpe de Estado. A trabajar por la paz, pues, aplaudiendo violencias añejas.

Los señalados de anoche, Julio Borges, el presidente de la Asamblea Nacional, Estados Unidos y uniformados de la fuerza armada: “Se capturó a un grupo comando de la oposición convicto y confeso con armas y planes para agredir a la movilización convocada por la derecha mañana. Estamos en pleno proceso de búsqueda y captura de sus cómplices para garantizar la paz”. Denuncias, muchas. Pruebas, ninguna.

Minutos después, por todo el cañón: “lo denuncio: Estados Unidos ha dado luz verde y el visto bueno para el proceso golpista descarado para provocar la intervención de Venezuela... Borges encabeza el golpe de Estado que ha decretado hoy el Departamento de Estado. El mundo debe rechazar este llamado que hizo Borges desde el Palacio Legislativo y con el cual ha asumido la jefatura de este golpe, que vamos a derrotar con la firmeza de las leyes”.

Espántame el Coco

Por eso, horas antes de que la gente salga a las calles, Maduro, atemorizado por sus propios demonios, lanza demonios para atemorizar a otros. Primero, el lunes, cuando, en pleno delirio de un mitin, despliega una legión de ancianos flacuchos que, según él, son los que defenderán a Venezuela. Luego, este martes, al activar el Plan Zamora: policías, militares y civiles. Todos, armados. Todos, dispuestos a las órdenes. Hasta donde sus conciencias lo permitan, claro está.

Escenario para pensárselo dos veces, cómo no. Pero la oposición ha mantenido la firmeza en su petitorio: este 19 de abril, la convocatoria a la calle continúa.

“Frente a la activación del Plan Estratégico operacional Zamora en su fase verde, la dirigencia unitaria reitera el llamado a los venezolanos a marchar mañana contra el golpe de estado que diera en días pasados el TSJ, para que se respete a la Asamblea Nacional electa por 14 millones de venezolanos, se abra el canal humanitario para resolver la grave crisis que vivimos los venezolanos y podamos tener elecciones libres sin presos políticos ni inhabilitados. Este llamado que hacemos, para que el pueblo venezolano salga pacíficamente a manifestar, lo hacemos amparados en el artículo 68 de la Constitución nacional, texto sagrado que no puede ser derogado por una orden ejecutiva de activación de un plan que busca intimidar al pueblo, circunstancia que evidencia la fragilidad y el temor al pueblo en la calle”.

Todos, en confluencia

No se diga que han sido cruciales o determinantes las últimas horas en Venezuela. Pero nunca antes hubo tanta concordancia y unicidad adentro y afuera sobre la categorización del Gobierno: una dictadura, con todas sus características, pelos y señales.

Ayer, esas manifestaciones se reprodujeron. 21 ex presidentes iberoamericanos expresaron su preocupación por los desmanes totalitarios de Maduro y compañía. O los 11 países que se expresaron en términos similares. O, una vez más, Luis Almagro, en nombre de la Organización de Estados Americanos (OEA), con los dardos afilados: ni un muerto, ni un herido, ni un preso, ni un torturado más”.

Más que la coincidencia histórica con el 19 de abril de 1810 y sin ánimos trasnochados de heroicidades (mal nacional por donde se le mire: la búsqueda de héroes ha llevado al país por los derroteros mezquinos y bobalicones del personalismo, incluso en pleno siglo XXI), los venezolanos salen hoy porque quieren algo básico: democracia.

No la hay ahora. Por eso se habla, sin tapujos, de dictaduras. No es ligereza. Y los venezolanos salen a exigir cuatro puntos básicos para la vuelta al cauce democrático: elecciones, libertad para los presos políticos, restitución de las funciones constitucionales de la Asamblea Nacional y apertura del canal humanitario.

Con eso, Nicolás Maduro, si trascender quiere, daría un paso para ser recordado, entre tanto despropósito y marramuncia, como un hombre para el que privó la sensatez. Hoy puede hacerlo. Si no, la gente seguirá en la calle: Venezuela no se acaba hoy.

Visto 716 veces Modificado por última vez en Miércoles, 19 Abril 2017 04:08

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El precandidato a alcalde cuestionó la memoria y cuenta de Tito Oviedo, señalando a la Cámara Municipal, Contraloría y Sindicatura...

El proceso de validación de Acción Democrática coincidió con Proyecto Venezuela, partido que se retiró, y con Copei, cuyo cruce de...

La edil acompañó la protesta de vecinos del sector El Tubo en San Félix, quienes denuncian presuntas mafias en la distribución de ...

El diputado a la Asamblea Nacional destaca que los responsables del problema de la gasolina en el país son los mismos que han llev...

Aunque algunas precandidaturas no están definidas, es amplio el cuadro de aspiraciones a la Gobernación y Alcaldía, incluso dentro...