Domingo, 24 Diciembre 2017 00:00

“Venezuela está mal por los cuatro costados y su recuperación depende de todos sin excepción”

 
Valora este artículo
(2 votos)
En la marcha reciente contra las causas del hambre, el Movimiento Cultural Cristiano instaba a la acogida de los más vulnerables, sentimiento presente en el mensaje de monseñor Jonny Eduardo Reyes En la marcha reciente contra las causas del hambre, el Movimiento Cultural Cristiano instaba a la acogida de los más vulnerables, sentimiento presente en el mensaje de monseñor Jonny Eduardo Reyes

Todos podemos ser parte de la solución de los problemas que atraviesa el país y no cómplices de la maldad o la corrupción de corazones e instituciones que ya ha causado muertes y propaga el sufrimiento de las familias. En Navidad ratificamos nuestro compromiso con la democracia y la defensa de los Derechos Humanos, como ejes de la reconstrucción de la Venezuela posible, y en ese sentido queremos compartir el mensaje navideño del obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho (Amazonas).

@oscarfmurillo 

Ecapitularn la última edición impresa de Correo del Caroní (diciembre, 2016), afirmábamos que “la conservación de la vida no había sido tan cuesta arriba en la historia contemporánea de Venezuela como en 2016”.

Los venezolanos hicieron todo lo posible para mantener los estándares de dignidad, sin embargo, la profundidad de la crisis social y económica avecina secuelas trágicas en 2017, cuando la conservación de la vida ya no fue suficiente.

Muchos fallecieron por la falta de medicamentos, de insumos hospitalarios. El hambre azotó a los venezolanos en 2016, a un punto que las matas de mangos se convirtieron en manjares de sobrevivencia. En 2017, el hambre mató a niños y ancianos.

  ComillasAMARILLASTodos(as) podemos aportar para favorecer la vida plena en nuestros familiares, vecinos y conciudadanos, evitando el atropello o la violación fragante de los Derechos Humanos elementales”.  

El origen de esta crueldad no está vinculado a un proceso de conflicto ideológico, como aclaró a mediados de año en un comunicado la Conferencia Episcopal Venezolana. No es eso lo que ocurre en Venezuela, sino el afán del grupo que está en el poder en imponer un modelo excluyente, de control social y al margen de la más esencial decencia y valores democráticos.

“¡Nunca antes habíamos visto tantos hermanos nuestros hurgar en la basura en búsqueda de comida!, el deterioro extremo de la salud pública, la alta desnutrición en los niños, la ideologización en la educación, el altísimo índice de inflación con la consecuente pérdida del poder adquisitivo, la corrupción generalizada e impune, propiciada particularmente por el control de cambio”, lamentaban los obispos una situación que empeoró a finales de año.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

“La corrupción es causa principal del hambre”

barra 4naranja220

Opinión de Diana Gámez: Diciembre de hambres y privaciones

barra 4naranja220

Maestra Luisa Pernalete: Camino al portal de Belén

 

A Correo del Caroní le ha correspondido narrar y dar voz a esta tragedia social en difíciles circunstancias, toda vez que la construcción de una clientela política permanente es más efectiva en la medida que los regímenes controlan la información y los espacios del intercambio ciudadano.

Consciente de este desafío, ratificamos nuestro compromiso con la democracia y la defensa de los Derechos Humanos, como ejes de la reconstrucción de la Venezuela posible. Y al tiempo que ratificamos nuestra apuesta por el periodismo independiente, ese que contribuye al desarrollo humano, renovamos nuestra esperanza en Navidad por un país donde los venezolanos, hijos del esfuerzo y el afecto familiar, puedan desarrollar todas sus capacidades individuales y colectivas para la construcción de espacios signados por la libertad…

La esperanza no es un atajo de conformismo. La esperanza, como lo expresara Julio Cortázar, le pertenece a la vida, “es la vida misma defendiéndose”.

Extendemos pues nuestros mejores deseos a los lectores, amigos y colaboradores de Correo del Caroní y los invitamos a leer el mensaje navideño del obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho (Amazonas):

Mensaje navideño

Este año nos toca vivir una Navidad diferente: nos toca vivir la Navidad y recibir el Año Nuevo en una situación innegable de crisis, la cual se manifiesta de diversas formas y con variedad de intensidad en las personas y familias, a unos los golpea más que a otros, unos disfrutan o sufren más que otros.

Como pastor de todos los amazonenses, de los católicos y de los no católicos, les quiero hacer llegar un mensaje que les pueda servir de referencia y estímulo en estos días tan especiales de la situación sociopolítica y económica que identifica nuestro presente nacional, sabiendo que es ahí donde debemos vivir nuestra fe y hacer realidad nuestra esperanza y nuestro amor solidario.

ACOGER: Impresiona cómo el individualismo se va apoderando de nosotros sin darnos cuenta, hasta el punto que llegamos a desentendernos y volvernos insensibles ante las situaciones que viven nuestros familiares y vecinos. Hay gente que pasa hambre o está desesperada porque no consigue los medicamentos que requiere su situación de salud o enfermedad; hay gente a la que no le alcanza el sueldito; hay familias que les preocupa la desnutrición de sus ancianos y niños, y otras que se ven fracturadas o divididas a causa de la política partidista o por malas decisiones de algunos de sus miembros; hay gente que se está enfermando psicológicamente y hay quienes se ven debilitados en su fe ante lo fuerte de sus problemas.

 

OBISPOMonseñor Jonny Eduardo Reyes: “Todos somos importantes y necesarios (no indispensables) a la hora de pensar en la reconstrucción de nuestro país”

 

Jesús vino a nuestro encuentro y nos invita a que desarrollemos la actitud de acogida, por medio de la cual disponemos nuestro corazón y nuestra mente para atender al hermano(a) que necesita de nuestro tiempo y de nuestra atención. No tendremos ni dinero ni comida que compartir, pero podemos dar de lo mejor de nosotros mismos: nuestro tiempo y nuestra comprensión, nuestra escucha atenta y nuestra palabra de consuelo, nuestra mirada compasiva y nuestra sonrisa esperanzadora… y si hay, aunque sea una yucuta. Hagamos el ejercicio de la escucha respetuosa y paciente, valoradora y animadora. La gente necesita ser escuchada, no juzgada y/o condenada; la gente necesita ser acogida, no rechazada.

DISCERNIR: Ante todo lo que nos ha tocado vivir este año a nivel mundial, nacional, regional, familiar y personal es posible que nos sintamos desconcertados y como desorientados, heridos y desalentados; hay gente que vive angustiada o aturdida; son muchos los que nos saben a qué atribuirle su propio estrés; hay personas que le piden luces a Papá Dios para entender lo que nos ha tocado vivir y encontrarle el sentido o la explicación a tanta maldad en el mundo, y a tanta gente dedicada a sembrar y hacer el mal en el corazón de las sociedades y de su habitantes. ¿Qué pasa, hacia dónde vamos?

Jesús ha nacido como Sol que nace de lo alto, como luz en medio de las tinieblas. En medio del desconcierto reinante por todo lo que vemos y sufrimos, es importante acoger para discernir, discernir para ver juntos hacia dónde vamos y cuál es el sentido de nuestra vida en medio de todo lo que nos toca vivir, y así poder recuperar la objetividad en el juicio, contaminada por las diversas formas de egoísmo. Nos toca discernir -que no es juzgar ni condenar- para juntos descubrir, asumir y anunciar la voluntad de Papá Dios en estos momentos; nos toca discernir para fortalecer nuestros valores nacionales, familiares y personales; nos toca discernir para descubrir las formas y los espacios en los cuales vivir nuestra fe como cristianos, recordando que “la fe sin obras es muerta” (Santiago 2, 14-17). 

En familia o en los círculos de vecinos o en los grupos de parroquia dediquemos espacios breves de tiempo para discernir: no para ofendernos y pelear, no para imponer pareceres o ideologías, sino para ampliar nuestra visión y para expresarnos con objetividad y libertad, para descubrir juntos lo que quiere Papá Dios de cada uno de nosotros.

INTEGRAR: Todos somos importantes y necesarios (no indispensables) a la hora de pensar en la reconstrucción de nuestro país. Venezuela está mal por los cuatro costados y su recuperación depende de todos(as) sin excepción, en especial de los que nos contamos como “hombres y mujeres de buena voluntad”. No  se trata de rechazar y dividir, sino de valorizar, respetar e integrar en esta gran obra de reconstrucción de Venezuela: todos(as) podemos aportar algo desde lo positivo y bello de nuestras familias. Ancianos y niños, jóvenes y adultos, padres de familia y vecinos, servidores públicos y miembros de las fuerzas armadas, comerciantes y representantes políticos, pescadores y agricultores, bachilleres y universitarios, párrocos católicos y pastores evangélicos, educadores y médicos…,  todos(as) podemos hacer algo por nuestro país;  todos(as) podemos convertirnos en parte de la solución y no ser otro problema más para Venezuela; todos podemos aportar para favorecer la vida plena en nuestros familiares, vecinos y conciudadanos, evitando el atropello o la violación fragante de los Derechos Humanos elementales. Todos podemos ser parte de la solución de los problemas y no cómplices de la maldad o la corrupción de corazones e instituciones. ¡No despreciemos a nadie, sino que integrémoslo en este gran movimiento de recuperación nacional; al final, todos resultaremos ganadores!

Les imparto mi bendición de padre y pastor con el deseo que en este tiempo de Navidad y durante todo el Nuevo Año 2018 podamos gozar  de la compañía amorosa de Papá Dios, quien nos ha hecho hermanos en su Hijo Jesús, que nació de María Virgen, y es el Emmanuel, el Dios-con-nosotros, hoy y todos los días de nuestra Vida. ¡Feliz y fraterna Navidad, Feliz y esperanzador Año Nuevo!

Monseñor Jonny Eduardo Reyes S.

Obispo del Vicariato Apostólico de Puerto Ayacucho

Visto 974 veces Modificado por última vez en Domingo, 24 Diciembre 2017 21:39

Divorcio, aborto y bodas homosexuales. A partir del fin de semana y durante dos semanas los obispos católicos debatirán estos espi...

La religión católica permite a sus feligreses utilizar métodos naturales de anticoncepción, pero no preservativos ni otros métodos...

Francisco hablará el próximo 24 de septiembre ante el Congreso de Estados Unidos en una sesión conjunta de sus dos cámaras; será e...

El 3 de febrero de 2015, el Vaticano anunció la decisión del papa Francisco de destrabar la causa del arzobispo mártir de San alva...

La decisión fue recibida por medio de un comunicado emitido por la Santa Sede este lunes. Bravo se convierte así en el cuarto obis...

“Tanta barbarie nos deja conmocionados y uno se pregunta cómo el corazón de un hombre puede planear y realizar cosas tan terribles...