Son más de 80 días de paro por parte del gremio de enfermeras en el estado Bolívar y todo el país. El salario recibido es el mismo sueldo mínimo unificado a todos por igual, el resto de los beneficios que significó años de lucha para lograr los contratos colectivos fueron desmejorados en más de un 50%.

En promedio han fallecido cuatro niños diarios en el Hospital Uyapar, colapsado desde el cierre del Menca de Leoni, en San Félix. El servicio pediátrico cerró por falta de insumos y de médicos. Los pacientes eran remitidos al Ruiz y Páez, en Ciudad Bolívar, pero ahora son enviados fuera del estado porque no cuentan con la capacidad para atenderlos. Este jueves, la marcha de médicos y enfermeras se centró en la protesta por estos fallecimientos, consecuencia de la crisis sanitaria y de esos siete fallecimientos, ocurrido el miércoles en el turno entre 1 y 7, según denunciaron los marchantes. 

El gremio de enfermeras en Ciudad Guayana no solo lleva más de un mes de protesta por salarios dignos que les garanticen calidad de vida. A pesar de su situación, asumieron la limpieza del Hospital Dr. Raúl Leoni, ya que la empresa contratada dejó de prestar el servicio hace más de una semana por falta de pago.

Cruz, signo de castigo, de dolor. Signo del inocente sentenciado, o peor aún, de aquel que está lejos de la conducta mancillada. Pues, ¿qué puede pechársele al gremio enfermeros de Guayana, esos que, al igual que los del resto del país, persisten en su labor pese a la crisis humanitaria, a la escasez de insumo y medicinas, y aun así han soportado la indolencia de un Estado que insiste en menospreciar su labor con salarios de hambre?

El gremio de Enfermería en Ciudad Guayana realizó la “marcha de pies descalzos”, a propósito de que muchos acuden a sus labores con zapatos rotos y degastados, pues el salario no alcanza para cubrir las necesidades básicas, menos para sus uniformes. La protesta no es más que la reiteración de una exigencia hasta ahora desatendida por el Ejecutivo, cuya indolencia ante la emergencia humanitaria se traduce, también, en la desinversión en los centros de salud de todo el país.

El gobernador de Bolívar no asistió al encuentro con las enfermeras de los hospitales Uyapar y Guaiparo, luego de que este gremio de la salud protestara durante dos semanas exigiendo mejoras laborales.

Enfermeras, trabajadores y familiares de pacientes marcharon dentro del hospital de Guaiparo reclamando mayor dotación y medicamentos, así como la reivindicación de los salarios para evitar las renuncias masivas que aquejan a ambos centros médicos desde el año pasado.

Desde el 1 de enero los hospitales Uyapar en Puerto Ordaz y Guaiparo en San Félix están sin transporte institucional. Por seguridad y ante las dificultades para conseguir transporte público, la mayoría de los empleados se retiran antes de culminar el turno, quedando desatendidas algunas unidades. 

Profesionales de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos (Uciped) del centro médico enviaron una carta a la coordinación del departamento alegando sobrecarga de trabajo y una aguda carencia de insumos.

En el centro médico de Guaiparo crece a diario la angustia por falta de medicamentos, quirófanos, reactivos y una comida decente. Los médicos lidian a diario con resolver con los pocos insumos que tienen, mientras los pacientes hacen maromas para encontrar sus tratamientos.

Página 1 de 2

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...