Enfermos de cáncer. Seropositivos. Pacientes renales. Trasplantados. Familiares. Organizaciones no gubernamentales: todos se unieron este martes en una protesta que, aunque comenzó como exigencia de programas de trasplantes y de diálisis terminó como jornada de repudio en contra de un ministerio y, por añadidura, contra un régimen que se empeña en disminuir su calidad de vida al convertir en desaciertos las políticas de Estado: tal y como ocurre con la seguridad y con la alimentación, por decir lo menos, hoy la salud es uno de los derechos menoscabados en la Venezuela chavista. Por ello, lo de ayer fue, sin duda, un acto de rebelión ciudadana.

En el centro José Gregorio Hernández funcionan solo cinco de 17 máquinas disponibles, por lo que redujeron el tratamiento de cuatro a dos horas al día. Además, los 42 pacientes deben comprar casi todos los insumos por falta de dotación del IVSS, aumentando sus probabilidades de morir por falta de medicinas o de horas de diálisis.

La organización rechaza las insistentes declaraciones de voceros del gobierno negando la emergencia humanitaria en salud y nutrición que atraviesa Venezuela.

La alianza venezolana de organizaciones por la vida propone la conformación de un equipo interdisciplinario que incluye representantes del régimen, para trabajar por cuatro millones de personas cuyos estados de salud son críticos. 

El presidente de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida (Codevida), Francisco Valencia, explica que tales acuerdos se utilizan para comprar vacunas, medicamentos para la malaria, pero no incluye insumos médicos o el tema hospitalario, “que está en condiciones precarias”.

Presidente de Codevida alerta sobre la elevada escasez de medicamentos de alto costo, denuncia que fármacos importados vencen el mismo mes de su llegada al país, pese a que la Ley de Contraloría General establece que deben tener dos años de vigencia, y atribuye el brote de difteria al descuido epidemiológico.

Pacientes y organizaciones pro salud marcharon en Caracas para exigir al Ejecutivo el decreto de la emergencia humanitaria para recibir ayuda internacional en materia de salud.

Organizaciones como Codevida han servido para crear redes de donación e intercambio de tratamientos.

El 80 por ciento de los insumos para fármacos son importados. Pacientes con cáncer y otras patologías no tienen cómo cumplir sus tratamientos. 

Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y a la Vida (Codevida) recopila información sobre la falta de medicinas que dificulta el tratamiento de enfermedades crónicas.

Página 1 de 2

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...