Jueves, 02 Junio 2016 00:00

Consejos para mezclar y sustituir para no comprometer la nutrición

 
Valora este artículo
(5 votos)
Muchos productos han desaparecido y frente a ello sustituir es una opción viable y recomendada para no comprometer la nutrición Muchos productos han desaparecido y frente a ello sustituir es una opción viable y recomendada para no comprometer la nutrición

En Venezuela ya somos expertos en reemplazar alimentos. El mango es un noble comodín aunque la escasez de productos arrecia y el bolsillo se encoge.

ly homeNUEVAUna famosa telenovela venezolana llamada Por estas calles cumplió recientemente 20 años de su estreno.

Recuerdo varios de sus personajes. Uno de los más curiosos era un médico de moral distraída, quien gerenciaba pésimamente un hospital público. En esta coyuntura me viene a la mente una escena donde este doctor le pedía a una de sus enfermeras que le vendiera un riñón. Parece un titular de humor, pero no.

Ofreció el riñón de un paciente moribundo a traficantes de órganos, pero algo salió mal. El “Dr. Valerio” argumentaba -ya en el último intento de convencer a “Eloína”- que podía vivir perfectamente sin un riñón. ¿Y acaso no es verdad?

No recuerdo mi edad exacta, pero esas palabras quedaron grabadas en mi memoria. En ese momento supe que se puede vivir, mal, pero se vive. No es un sentimiento bonito, pero parece una gran verdad. Lo que para unos es impensable para otros es una forma de vida.

Es cuestión de costumbre. Ante esas y otras eventuales carencias, el ser humano tiende a llenar, o a rellenar. No sé si por un principio de cierre o por otro mecanismo psicológico, pero siempre intentamos sustituir.

Por supuesto, por más creativos que seamos, existen las cosas indispensables. El aire, el descanso, la comida.

En Venezuela ya somos expertos en reemplazar alimentos. El mango ha sido un popular comodín, pero cada día la escasez de productos arrecia mientras el bolsillo se encoge.

Es una realidad del tamaño del pico Bolívar que debido a una oferta limitada y al poco margen de sustituciones, el comensal venezolano ha tenido que replantearse el menú diario.

Para lograrlo ha sido necesario informarse. El otro día un taxista me decía: “Ud. no me preguntó pero almorcé dos mangos”. Yo me solidaricé y le conté que mi almuerzo fue un pastel de plátanos: tajadas más huevos al horno. El don sonrió y exclamó: “pero comió bien, comió una proteína y un vegetal”.

La gente habla de la crisis, pero también habla de cómo sobrevivir a ella. Muchos productos que usualmente formaban parte de la despensa criolla han desaparecido, y frente a ello sustituir es una opción viable y recomendada para no comprometer la nutrición. A continuación algunos consejos útiles:

¿Dónde encontrar hierro?

Tradicionalmente el aporte de hierro se adquiría gracias al consumo de carnes rojas. En su defecto, este mineral se puede conseguirse en el brócoli, hígado, espinacas o acelgas, caraotas, mango, semillas de girasol y sardinas. Para favorecer su absorción es importante combinarlos con alimentos que contengan vitamina C, como tomates, mandarinas, naranjas, pimiento y perejil.

¿Qué alimentos son ricos en calcio?

Debido a la escasez de leche, el consumo de calcio, sobre todo para los niños en edad escolar, es una preocupación para las familias. Comer sardinas enlatadas, repollo, brócoli, jugo de naranja, huevos, ajonjolí, higos, vegetales de hojas verdes, yogur y quesos ayuda a mantener los niveles de calcio estables.

¿Aminoácidos esenciales?

Las proteínas están compuestas por aminoácidos. Los llamados esenciales son los que el cuerpo no puede proveerse y necesita obtenerlos de los alimentos. La principal fuente de proteínas suele ser carnes y aves, pero si se vuelve prohibitivo su precio se puede recurrir a la mezcla de legumbres con cereales.

¿No se te ocurre nada? Piensa en un minestrón o en un palo a pique.

¿Cuáles son las grasas buenas?

A pesar de la connotación negativa que recae sobre la palabra grasas, son parte de una dieta balanceada. No obstante debe considerarse el tipo de grasa a consumir. Lo recomendable es comer grasas buenas como el aceite de oliva, pero si no se puede por lo caro, el aguacate, el maní, aceitunas, coco y linaza son una alternativa.

¿Cómo preservar el consumo de fibra y carbohidratos?

Somos grandes consumidores de trigo, maíz y arroz. A falta de pan y harina precocida podemos apostar por arepas de yuca, de plátano, de auyama. ¿Otra opción? El casabe. Mientras se pueda comer vegetales variados.

¿Dónde encontrar fuerzas para continuar?

No hay sustituto exacto de este alimento, pero seguramente, cada día ofrece una razón para mantener la fe. ¡Ánimo!

Encuentras más opiniones en 

GASTRO LOGO blogNUEVO

Visto 2561 veces Modificado por última vez en Sábado, 04 Junio 2016 04:17

En Venezuela ya somos expertos en reemplazar alimentos. El mango es un noble comodín aunque la escasez de productos arrecia y el b...

No es lo mismo hablar de la tan denostada comida chatarra que de lo que es, literalmente, comida basura. Comida salida de los dese...

La desnutrición y obesidad conviven en muchos venezolanos como resultado de la escasez de alimentos y sus altos costos. No comen b...

La oscuridad no es solo la ausencia de luz por los racionamientos, sino también la falta de desarrollo y de calidad de vida que im...

El Gobierno de los Estados Unidos ha revelado efectos perjudiciales que tiene el cambio climático en la calidad alimentaria. ...

En medio de la dramática escasez que padece Venezuela cobra más vigencia que nunca la idea de una cocina verde. ...