Jueves, 19 Mayo 2016 00:00

Comida basura

 
Valora este artículo
(5 votos)
La fast food puede ser muy comida chatarra, pero es comida a final de cuentas La fast food puede ser muy comida chatarra, pero es comida a final de cuentas

No es lo mismo hablar de la tan denostada comida chatarra que de lo que es, literalmente, comida basura. Comida salida de los desechos, que ahora buscan más bocas hambrientas en esta Ciudad Guayana llamada a ser el polo de desarrollo de la nación.

ly homeNUEVASegún la RAE, el término basura tiene varias acepciones. Todas son parecidas: 1. Suciedad, 2. Residuos desechados, 3. Lugar donde se tiran desperdicios, pero en el sexto lugar, la Academia expone que se utiliza como una expresión coloquial “para indicar que lo que designado por el sustantivo al que se pospone es de muy baja calidad”. Ejemplos: Contrato, correo, o comida basura.

La primera asociación que hago al combinar las dos últimas palabras es comida chatarra. Pienso en los arcos dorados y en toda la industria de la comida prefabricada. Por más que repaso la idea de un producto lleno de grasas trans, con exceso de azúcar y sal, químicamente conservado, con muchos componentes artificiales sigo pensando que es comida. Mala, pero comida al fin.

De la comida basura que quiero hablar es de otra. Es literal. Es, quizás, de la basura como comida.

Tengo el corazón roto. Hay varias razones, pero la más reciente es haber visto a una madre joven y a su niña buscando en un  basurero para comer. No visité ningún suburbio o barrio en particular, simplemente pasé por la misma calle que transito desde hace 30 años y allí estaba la escena, como parte de la cotidianidad.

Al parecer nadie se inmutó. Todos caminaban apresurados saliendo y entrando de un centro comercial cercano, mientras madre e hija revisaban los desechos, descartando posibles bocados luego de olfatearlos.

La diferencia entre consumir un producto típico del fast food y comer de la basura es que más allá del debate sobre aportes nutricionales, los alimentos respetan las normas de manipulación y seguridad, garantizando un producto inocuo (aunque no sea saludable).

La comida que desechamos generalmente ha sido intervenida. Si fue probada antes seguramente contiene restos de saliva, un potente disolvente de materia orgánica. Los desperdicios suelen tener contacto con superficies llenas de bacterias, con animales como moscas, gusanos y otros insectos. Quizás pueda rescatarse una que otra pieza en buen estado, pero su consumo representa un gran riesgo de intoxicación por debido a la contaminación a la que ha estado expuesta.

Es verdad. Hurgar entre la basura no resuelve el problema, pero un estómago ardiendo no entiende eso. ¿Alguna vez han sentido hambre?

La realidad o coyuntura de quienes revisan desechos de otros para poder subsistir es secundaria ante el drama que representa no tener comida. Ahora entiendo por qué mis vecinos de toda la vida, la señora Lolita y su esposo Carlos, crearon la Fundación Me diste de comer. No es suficiente verlo, sentirlo y decirlo. Es necesario actuar.

En la ciudad hay otra iniciativa más reciente, “La Cocina de la Esperanza” orientada a mostrar la gastronomía como una herramienta valiosa para comunidades con menos oportunidades y escasos recursos.

El hambre no es un problema venezolano, es mundial y a propósito la Madre Teresa de Calcuta decía: “si no puedes alimentar a cien, alimenta a uno”.

Mientras no haya cambio en Venezuela estaremos enfrentándonos al hambre día a día. Si en ese tiempo tenemos la oportunidad de alimentar a alguien, sugiero no desperdiciarla. El alma también necesita sustentarse y la solidaridad es increíblemente nutritiva.

Encuentras más opiniones en:
GASTRO LOGO blogNUEVO
barra rosado400

Visto 2566 veces Modificado por última vez en Viernes, 20 Mayo 2016 03:43

En Venezuela ya somos expertos en reemplazar alimentos. El mango es un noble comodín aunque la escasez de productos arrecia y el b...

No es lo mismo hablar de la tan denostada comida chatarra que de lo que es, literalmente, comida basura. Comida salida de los dese...

La desnutrición y obesidad conviven en muchos venezolanos como resultado de la escasez de alimentos y sus altos costos. No comen b...

La oscuridad no es solo la ausencia de luz por los racionamientos, sino también la falta de desarrollo y de calidad de vida que im...

El Gobierno de los Estados Unidos ha revelado efectos perjudiciales que tiene el cambio climático en la calidad alimentaria. ...