Lunes, 14 Agosto 2017 00:00

El motor sigue encendido

El motor de la protesta no sólo no se ha apagado, sino que sigue encendido y se tiende a recalentar. Los conductores que pueden transformar la situación tienen que proyectarse y asumir sus responsabilidades. No es verdad que Maduro le ganó la partida al cambio.

Eduardo Orozco, de 19 años, estaba en una manifestación en el distribuidor Bellas Artes, de la localidad larense. Testigos apuntan que la Comisión Nacional Antiextorsión y Secuestro dispersó la concentración a balazos.

Choferes y usuarios discuten. Algunos ciudadanos están dispuestos a pagar 300 bolívares para trasladarse, y aunque otros entienden los motivos, que van aunados a la crisis socioeconómica que arropa a cada guayacitano, asumen el aumento como otro golpe para su economía.

En la mañana del miércoles, uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana llegaron al punto de la protesta para conocer los motivos que la originaron y mediar para que permitieran el paso de las máquinas del CNE para la elección de la Constituyente.

Además de lanzar bombas lacrimógenas y perdigones hacia residencias en la avenida Atlántico, las fuerzas militares emplearon las tanquetas para romper portones en las urbanizaciones Isla Dorada y Lomas del Caroní, quemando en esta una de sus garitas de vigilancia.

Un día después del paro cívico convocado por la oposición para rechazar el fraude constituyente, varios de los negocios que bajaron sus santamarías en Ciudad Bolívar, Ciudad Guayana y Upata amanecieron este viernes con inspecciones del Seniat, cuyos funcionarios intimidaron, multaron o, en el peor de los casos, aplicaron medidas de cierre a los comercios fiscalizados. Persiste con ello la sistemática persecución contra la disidencia y la criminalización a la protesta.

Para el abogado y profesor de la UCAB, Marcos Carrillo, previo a la consulta popular convocada por la oposición y la Constituyente de Maduro, se perfila un escenario en el que el Gobierno arrecia en su régimen totalitario, mientras las fuerzas democráticas siguen adelante con la única herramienta que les queda: la desobediencia civil.

Bien por cansancio, bien por la descoordinación asomada el fin de semana por la fuerza partidista, fue poco lo que se vio de las tomas de calles este lunes en Puerto Ordaz.

La iniciativa comprende una semana de protestas consecutivas para desmentir a las autoridades e insistir en la grave crisis de infraestructura y suministro de medicamentos en este hospital universitario del estado Bolívar.

Los estudiantes mantienen la protesta en la sede del rectorado, al lado de la Torre Loreto de Puerto Ordaz, en donde este viernes se presentó un altercado con el jefe de servicios generales.

Página 1 de 43

Ha pasado un año desde la sentencia de desacato del TSJ y desde entonces todos los actos del Parlamento no han tenido materializac...

“¿Quieren batalla? Vamos a darle, pues. Aceptamos el reto de la derecha fascista. A ver hasta dónde aguantan estos cobardes”, prof...

Larry Devoe, representante del Gobierno, solo defendió, en el 161° Periodo de Sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Huma...

El docente jubilado de la Universidad de Carabobo fue privado de libertad bajo los supuestos delitos de “traición a la patria e in...

La mayoría opositora del Parlamento, luego de escuchar a las familias de los presos políticos, aprobó el proyecto de acuerdo para ...