Miércoles, 20 Septiembre 2017 00:00

Lo primero es lo primero

Los dictadores tienen como prioridad sacrificar la libertad de prensa y de información para silenciar el descontento generado por la violación de otros derechos.

Las delegaciones del régimen de Nicolás Maduro y de la MUD logran ponerse de acuerdo sobre la conformación de un grupo de amigos que acompañe una negociación para resolver la crisis política venezolana, cuyos efectos económicos y sociales han sido devastadores. Se volverán a reunir en Santo Domingo el 27 de septiembre. La presión de la ONU y la Unión Europea, que tiene listo un paquete de sanciones contra la dictadura, viabilizaron este encuentro exploratorio para el diálogo para el cual la MUD fijó sus condiciones.

Oleada de protestas en 2017 dejaron a siete docentes de universidades apresados arbitrariamente. ONG lanzan campaña que incluye una petición pública dirigida al Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos.

La Mesa de la Unidad Democrática llegó a este 10 de septiembre aún sin capitalizar el malestar social, pese a una amplia gama de temas como la corrupción, la inflación, el desempleo, la inseguridad, la protesta de calle y los asesinados por el régimen. La última palabra la tiene el ciudadano. 

Más que una burla, dirigentes políticos y especialistas en economía, cuestionan la demora sin sentido del Presidente en establecer un plan sustentable que contribuya a la producción y la reducción de la inflación.

El cuarto ajuste salarial del año, ahora de 40 por ciento, coincide con el reconocimiento del jefe de Estado de que las cosas “están fallando y tenemos que hacer un mea culpa”. El anuncio lo formuló ante la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente en la que no paró de insultar al presidente de la legítima Asamblea Nacional, Julio Borges (de gira internacional), y de repetir la consigna habitual de que, ahora sí, Venezuela será una potencia.

A pocos kilómetros de su llegada, Francisco abordó el tema sin que se lo preguntaran los periodistas: la crisis en Venezuela, país para el que pide a Maduro (y a todos) esfuerzos por lograr estabilidad.

En entrevista con DPA, el sociólogo alemán, cercano a Hugo Chávez, avizora un desenlace catastrófico para la crisis venezolana. Desestima el don de mando de Maduro y, en cambio, sostiene que es Diosdado Cabello quien lleva las riendas del autoritarismo nacional.

Rehúsa ir a la Asamblea General y ahora la máxima tribuna de derechos humanos, adonde sí acudió en 2015 para afirmar que la situación de las garantías fundamentales era exitosa en Venezuela.

En un comunicado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos exigió a Nicolás Maduro hacer cumplir con los estándares internacionales sobre respeto a la dignidad humana.

Página 1 de 177

El brote está focalizado en Caroní, con un total de 161 casos sospechosos de la enfermedad, erradicada de Venezuela hace varios añ...

Una fuente médica del pediátrico Menca de Leoni de Ciudad Guayana revela que tres bebés menores de un año estuvieron hospitalizado...

Alrededor de su urna, los familiares de José Guerrero, de 6 años, insisten en que una atención médica adecuada y un diagnóstico má...

Los pacientes de los centros de Core 8, Los Olivos, Castillito y Unare enfrentan no solo sus enfermedades, sino el precario equipa...

Los dos decesos, ocurridos la semana pasada en el Hospital Raúl Leoni de San Félix, elevan a 23 las muertes maternas en Ciudad Gua...