Miércoles, 07 Febrero 2018 00:00

Bajos salarios aumentan renuncias de docentes y trabajadores de la UNEG

 
Valora este artículo
(2 votos)
Brito aseguró que el déficit presupuestario afecta los salarios del personal y la calidad de los servicios estudiantiles: Las primeras semanas de enero, alumnos se paralizaron por falta de comedor y transporte en la UNEG Brito aseguró que el déficit presupuestario afecta los salarios del personal y la calidad de los servicios estudiantiles: Las primeras semanas de enero, alumnos se paralizaron por falta de comedor y transporte en la UNEG FOTO ARCHIVO

@OrianaFaoro

Las universidades públicas del país están cada vez más afectadas por la falta de presupuesto. En la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG), los bajos salarios del personal administrativo y docente, junto a la intermitencia de los servicios estudiantiles, ha devenido en el aumento de renuncias y deserción de alumnos de las aulas de clase.

De acuerdo con el presidente de la Asociación de Profesores de la UNEG (Apuneg), Raúl Brito, la deserción estudiantil ronda el 25 % para este periodo académico, que comenzó en octubre de 2017.

En cuanto al personal han renunciado entre 60 y 90 empleados en lo que va de 2018, entre docentes y personal técnico administrativo, debido a los “salarios de hambre” que no mejoran. “¿Qué puede comprar un profesor con una quincena de 500 mil o 600 mil bolívares? tiene que dedicarse a otra cosa. Es imposible vivir así. En vez de profesores somos pobresores”, recalcó el gremialista.

Brito recordó que el colapso de las universidades se alerta desde 2013, cuando Apuneg y todos los gremios adscritos a la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv) comenzaron luchas sindicales en todo el país, en pro de mejores presupuestos para las casas de estudio y aumentos de sueldo.

  Pese a las dificultades, la UNEG anunció este año la apertura de una sede en El Palmar, municipio Padre Chien, para impartir la carrera Tecnología para Producción Agropecuaria.  

“Las universidades públicas, de ser una tacita de oro, pasaron a ser un rancho en manos de este gobierno”, lamentó.

Sedes deterioradas

La UNEG sufrió un golpe importante en 2017, cuando tuvieron que clausurar el módulo de aulas de la sede Villa Asia, en Puerto Ordaz. La estructura estaba afectada por filtraciones y contaminación de las paredes con hongos y excrementos de animales. Su cierre fue el único desenlace posible luego de años de nula inversión en mantenimiento.

El semestre comenzó un mes tarde, mientras las autoridades transformaron oficinas en salones y así atender a los estudiantes de Ingeniería Industrial en el mismo núcleo de Villa Asia.

Brito informó que la universidad ha funcionado a medias en 2018. Las primeras dos semanas del semestre hubo paralización estudiantil por falta de comedor y transporte, servicios que se han restaurado parcialmente: la última ruta de autobús sale a las 5:00 de la tarde, perjudicando a los alumnos del turno nocturno.

Por estos tropiezos en el semestre, las clases culminarán en mayo, previó Brito.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Unexpo Puerto Ordaz reporta 30% de deserción estudiantil para inicio del nuevo semestre

barra 4naranja220

Clausura de UNEG Villa Asia por colapso de infraestructura remarca desprecio de la dictadura por la educación

barra 4naranja220

Estudiantes de la UDO San Félix protestaron por padecer dos años sin luz en sus aulas

barra 4naranja220

 

“Nosotros nos declaramos en emergencia. En asamblea de docentes decidimos dar estrictamente las horas de clase y no hacer permanencia en la universidad, porque no podemos mantenernos con estos salarios. Tenemos que buscar otras fuentes de ingreso”, puntualizó Brito.

Lo mismo decidió esta semana la Asociación de Trabajadores de la UNEG (Atauneg), que redujo su jornada laboral de 7:00 de la mañana a la 1:00 de la tarde, como única solución para obtener más ingresos y compensar los bajos sueldos universitarios.

Un salario promedio de un docente de la UNEG ronda el millón de bolívares, que se convierte en migajas frente a una canasta alimentaria familiar que en diciembre costó 16,5 millones de bolívares. Es la misma situación de todas las universidades públicas, cuyo tabulador está convenido en un contrato colectivo único.

Las universidades públicas de Guayana agonizan. La Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre (Unexpo) decidió retrasar el inicio de semestre por deficiencias presupuestarias, pese a registrar una deserción estudiantil del 30%.

En la Universidad de Oriente (UDO) de San Félix, docentes y estudiantes batallan para dar y ver clases sin energía eléctrica desde hace dos años, y con una deserción de más de la mitad de los alumnos.

“Lo más importante que tiene un país, la educación, la formación, se está perdiendo. Hay una fuga masiva de cerebros, hay estudiantes y profesores que se desmayan en clases porque no tienen qué comer y terminan quedándose en sus casas. Ese es el legado de la revolución bolivariana”, cerró Brito.

Visto 1732 veces Modificado por última vez en Miércoles, 07 Febrero 2018 19:47

Estudiantes de distintos doctorados de la UPEL expondrán sus proyectos en el auditorio de la Unexpo este miércoles a partir de las...

Mientras la coordinación de pregrado asegura que están listas 10 de las 11 aulas reacondicionadas en el campus, Apuneg asegura que...

La coordinadora general de Pregrado, Holanda García, informó que las reparaciones de las aulas afectadas se realizarán en un lapso...

La Coalición de Cátedras y Centros Universitarios de Derechos Humanos presentó este mes un informe sin precedentes a nivel naciona...

La Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU) tomó la decisión la semana pasada, luego de una inspección. Grietas, f...