Viernes, 03 Febrero 2017 00:00

La UNEG sigue presa del hampa después de fallidas promesas de seguridad

 
Valora este artículo
(0 votos)
Lo estudiantes trancaron la avenida Atlántico y la Policía del estado Bolívar intentó mediar con ellos Lo estudiantes trancaron la avenida Atlántico y la Policía del estado Bolívar intentó mediar con ellos Fotos William Urdaneta

Otra vez hubo congestión en la avenida Atlántico. Otra vez la impaciencia de los estudiantes de la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG) estalló en una protesta para exigir seguridad. El jueves, al caer la tarde, hubo miedo y gritos… otra vez. Pero también se escucharon dos disparos que, si bien no alcanzaron a ningún inocente, alarmaron a la comunidad estudiantil entera.

Todo comenzó el lunes cuando sujetos desconocidos irrumpieron en las instalaciones de la UNEG, sede atlántico, para robar. Los mismos estudiantes impidieron el asalto, entre gritos y amenazas, pero el jueves se repitió el suceso de una manera más alarmante:

 

ComillasNEGRASgrandes¿Quién quita que nos maten a un estudiante? Los tiros fueron para alarmar y dispersar, pero estoy seguro que no fueron al aire”, alertó Carlos Martínez, representante estudiantil.

 

Estudiantes contaron este viernes, mientras levantaban barricadas en la avenida Atlántico, que seis hombres (de los cuales tres estaban armados) entraron por la parte trasera de la sede, donde actualmente se ubica el comedor; a la misma hora que el lunes, entre 6:10 y 6:20 de la tarde, mientras se repartía la cena.

Lo que los maleantes no culminaron al iniciar la semana, lo culminaron esa noche. Esta vez sí robaron a varios estudiantes: se llevaron bolsos, celulares y, otra vez, un grupo estudiantil se enfrentó a los desconocidos, pero estos detonaron sus armas cuando huyeron.

Bastó con dos disparos para dispersar a los uneguistas quienes corrieron asustados y también para motivarlos a exigir este viernes (como en anteriores oportunidades) puntos de seguridad para protegerlos del hampa. Todo entre barricadas con troncos, piedras y el humo de la maleza quemada.

UNEG2La protesta se extendió hasta el mediodía de este viernes

No aguantan más

    barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

La autogestión como salvavidas de la UDO – San Félix

barra 4naranja220

Delincuentes se hacen pasar por estudiantes para robar en la UNEG

barra 4naranja220

Robos a estudiantes y desorden enturbian operativo de entrega de tabletas en la UNEG

 

“Queremos algo permanente, un punto de control fijo en materia de seguridad que proteja a toda la comunidad uneguista. Si la UDO pudo, nosotros también. Compartimos la misma condición”, exclamó Carlos Martínez, representante estudiantil, a los miembros de la Policía del estado Bolívar (PEB) que a horas cercanas al mediodía se incorporaron a la masa de jóvenes para mediar el paso.

Los conductores se devolvían molestos, algunos soltaban insultos a los estudiantes que demostraron estar hartos de promesas sobre seguridad. Pero esto no evitó que la protesta, que inició a las 7:30 de la mañana, en el semáforo que intercepta la avenida Norte Sur 1 con la Atlántico, continuara incluso hasta después de las 12:00. Efectivos de la PEB conversaron con los muchachos, y acordaron puntos clave para solventar el problema.

La exigencias fueron: puntos de control de la Policía del estado Bolívar, la Guardia Nacional Bolivariana y de la Policía de Caroní; incluso, los uneguistas sacaron a discusión la posibilidad de violar la autonomía universitaria de ser necesario.

Por otro lado, Emilio Peña, supervisor agregado de la PEB, prometió a los afectados llevar a cabo una reunión que se centraría en la nueva estrategia de vigilancia.

“¿Quién quita que nos maten a un estudiante? Los tiros fueron para alarmar y dispersar, pero estoy seguro que no fueron al aire”, se lamentó Martínez, quien también asegura que la problemática de la inseguridad se debe conversar en una mesa en la que no solo esté la PEB, sino otros organismos del Estado.

UNEG3PEB aseguró que colaborarán con los estudiantes

Sigue y sigue

La inseguridad es el pan de cada día en la UNEG. Sobre todo en la noche, cuando la vigilancia resulta una tarea casi imposible por la falta de alumbrado que los estudiantes reclaman desde hace meses.

Las promesas van y vienen. Los roban un día y a la semana los organismos hacen patrullaje. Pero esto para. Siempre para. Así lo han demostrado otros encuentros con el hampa que los estudiantes vivieron en años anteriores. Por ejemplo, en agosto del año pasado 30 alumnos y 1 profesor fueron asaltados en un aula de clases, en la sede Villa Asia, a plena luz del día.

En la protesta los uneguistas resaltaron que el robo del jueves no es ni siquiera el primero del año. Los buses pequeños que facilitan la movilización hasta Alta Vista son atracados semanalmente. También los que emprenden la caminata desde la sede Atlántico hasta la sede Villa Asia, se han llevado porción del pastel.

Michel Plaza, estudiante, hace un llamado a la rectora de la institución, Elena Latuff, para que muestre la cara a los estudiantes que aseguran que ella tiene un año sin venir. Los vigilantes nocturnos y diurnos no cuentan ni siquiera con radios para comunicarse entre ellos; además se quejan del deficiente servicio del comedor: denuncian moscas y otros insectos en los platos de comida.

La maleza que cubre el terreno trasero, cercano al comedor, donde en la última ocasión los hampones entraron, mide casi dos metros. Robert Mayo también hace hincapié en la importancia de un muro que proteja esta zona expuesta que limita con Toro Muerto. Los jóvenes esperan, otra vez, que se cumplan las promesas. Las que acumula la rectoría de la UNEG, y las que acumulan los entes de seguridad desde hace años.

UNEG4Estudiantes exigieron puntos de control para asegurar la seguridad en las instalaciones

UNEG5Conductores molestos se devolvían, otros intentaron cruzar las barricadas entre insultos

Visto 2320 veces Modificado por última vez en Viernes, 03 Febrero 2017 23:52

El brote está focalizado en Caroní, con un total de 161 casos sospechosos de la enfermedad, erradicada de Venezuela hace varios añ...

Una fuente médica del pediátrico Menca de Leoni de Ciudad Guayana revela que tres bebés menores de un año estuvieron hospitalizado...

Alrededor de su urna, los familiares de José Guerrero, de 6 años, insisten en que una atención médica adecuada y un diagnóstico má...

Los pacientes de los centros de Core 8, Los Olivos, Castillito y Unare enfrentan no solo sus enfermedades, sino el precario equipa...

Los dos decesos, ocurridos la semana pasada en el Hospital Raúl Leoni de San Félix, elevan a 23 las muertes maternas en Ciudad Gua...