La Federación Venezolana de Maestros denunció el amedrentamiento por parte de supervisores, para que docentes no se sumaran al paro de 48 horas.

Al menos en 90% se cumplió el paro de maestros convocado por el magisterio, en el municipio Caroní, según informó la presidenta de la Federación Venezolana de Maestros en Caroní, Carmelis Urbaneja.

Señaló que durante el segundo día de paro se sumaron escuelas que no lo habían hecho el martes, por el amedrentamiento de la supervisora. La mayoría de los docentes que asistieron a las aulas son nuevos o contratados, precisó.

“La supervisora está amedrentando por demás a los docentes con que les van a levantar actas, que los van a botar. ¿Pero qué nos van a quitar si nos han quitado todo? ¿Qué nos van a quitar si con 55 mil bolívares no vive un maestro? ¡Por favor!”, cuestionó Urbaneja.

Agregó que en este año escolar la deserción docente se incrementó. “Más de 250 educadores no se reincorporaron en este año escolar, porque se fueron del país o se pusieron a trabajar en la buhonería porque dicen que les da más”.

Recordó que las exigencias del magisterio no es por el aumento de salario mínimo, sino por el respeto a su contratación colectiva, ya que les adeudan 500% en beneficios incumplidos.

Este jueves tendrán una asamblea general en la Casa del Educador, en San Félix, para exigir al gobernador Justo Noguera Pietri mejoras en HCM, seguro funerario y comida.

Template by JoomlaShine