Maestros dejan de asistir a sus labores por no tener qué comer en sus hogares o no contar con dinero para el transporte.

La cancelación de la nómina a maestros del Colegio Fe y Alegría Nazareth en Puerto Ordaz ha generado malestar en sus docentes, quienes amenazan con no recibir alumnos -como medida de protesta- si no se le da solución a su situación.

El subdirector de la institución, Frank Guerra, recordó que Fe y Alegría está subordinada a convenio del Estado con la Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC), la cual al no recibir el subsidio no puede cumplir con los pagos al personal.

“El presidente ha decretado que se pague semanalmente todos los viernes. La AVEC ha recibido el recurso de este mes en dos momentos muy tarde, se les ha cancelado a los maestros dos semanas, restándole dos semanas adicionales. Los pagos se han hecho a destiempo y no como se acordó. La AVEC ha estado en comunicación con el ministerio para bajar los recursos, pero llega un momento en que el maestro no aguanta, no tiene para comer, no tiene para pagar pasaje”, explicó Guerra.

Docentes amenazan con no recibir alumnos si no se establece una solución a su situación | Foto William Urdaneta


La tercera semana de octubre apenas se canceló la tarde de este martes. Guerra acotó que este miércoles se recibió el recurso para la cancelación de un mes de aguinaldo y se ordenó pagar el 50% de la cestaticket más el 25% del salario.

“La escuela no está cerrada, estamos atendiendo a los muchachos, pero está esta inconformidad porque el ministerio está incumpliendo con el pago de los maestros. Hay maestros que llaman que no pueden ir porque no tienen cómo pagar el pasaje. Eso genera inconvenientes para la logística académica diaria, porque ¿cómo les exijo si no cumplo con sus salarios?”, agregó.

El subdirector del Colegio Fe y Alegría Nazareth señaló que el Estado ha retrasado los recursos a la AVEC para cancelar la nómina | Foto William Urdaneta
Guía Subdirector Fe y Alegría

Maestros en subsistencia

Alfredo Velásquez, docente del Colegio Fe y Alegría, relató las necesidades que enfrentan diariamente para subsistir en un país con hiperinflación y, además, sin el cobro de sus salarios.

“Somos padres de familia que tenemos necesidad, ¿cómo le decimos a nuestros hijos que no coman? Venimos con un arroz y una yema frita para comer y muchos vienen hasta sin comer. Queremos hacerles un llamado a los responsables de esta situación para que se busque la solución. No importa quién sea el responsable, si es Aristóbulo, si es Nicolás Maduro, que nos paguen porque necesitamos comer. Una docente estuvo el fin de semana con su hija enferma y no tenía para comprarle una pastilla. No es posible que estemos trabajando por amor al arte”, cuestionó Velásquez.

Nuris Yépez, también maestra de esta institución, comentó que en días pasados tomó la decisión de no asistir a su trabajo. No tenía comida en su casa y tampoco cómo trasladarse hasta el colegio, menos para regresar luego a su casa.

“Tengo que comprar un marcador de pizarra en 50 soberanos que es para mi trabajo, pero ni siquiera cobro mi sueldo”, manifestó la docente.

En promedio, el último pago que recibieron fue de 600 bolívares. “Compro medio kilo de queso y medio cartón de huevos, y no me alcanza”, señaló Velásquez.

Tanto los maestros como el subdirector de la institución coincidieron en que los representantes se han mantenido receptivos y han entendido la situación, así como han manifestado su disposición a apoyarlos a fin de dirigirse a los entes competentes para que -indicó Guerra- “hacer entender que los maestros también comen y pagan pasaje, así como ellos padecen, padece el resto del país”.

Template by JoomlaShine