Viernes, 26 Junio 2015 00:00

Fútbol en desarrollo para el futuro

 
Valora este artículo
(1 Voto)
Tres hectáreas del Club Náutico Caroní están destinadas para la construcción de cuatro canchas de fútbol Tres hectáreas del Club Náutico Caroní están destinadas para la construcción de cuatro canchas de fútbol
     
 

...............................................

“Hay más gente queriendo jugar fútbol y menos espacios para hacerlo”. La inversión municipal o de la Gobernación no va a la par de los requerimientos de la gente que año a año sale a jugar fútbol (…) tenemos que tener un gobernador o un alcalde loco o enamorado del fútbol para que pueda invertir. Ahí está Mineros de Guayana, tantos años con la Gobernación y no fue capaz ni de hacerle una cancha ni una sede, tuvo que venir la parte privada para eso”. Lubin Angulo, presidente de la Asociación de fútbol del estado Bolívar.

...............................................

 
     

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

OliverGonzAleLa celebración de sus 50 años fue memorable: volvió al barrio del que se fue cuando tenía 18 años, se rodeó de más de 500 niños, de más de 500 sonrisas, de su gente, de sus vecinos, firmó autógrafos al ritmo del calipso por más de una hora. Sobre todo: respiró fútbol. El 29 de diciembre de 2014, el guayanés Noel “Chita” Sanvicente, el director técnico de la selección nacional, asistió a la inauguración de una cancha en el sector Nueva Chirica, de San Félix.

El alcalde del municipio Caroní, José Ramón López, prometió ese día la creación de nuevas canchas, incluso de grama sintética para masificar el deporte. Siete meses después, esos proyectos... no parecen estar en la prioridad del administrador de la ciudad.

Hace mucho tiempo que la gestión pública del estado Bolívar dejó de invertir para recuperar y construir espacios destinados al desarrollo del fútbol en la entidad.

Las hazañas de la Vinotinto han sido el bastión que tiene el fútbol venezolano para su desarrollo obligado. Guayana, importante cuna deportiva, se ha conformado con las 40 canchas (la mayoría de tierra). Por los altos costos, la inversión privada ha decaído en estos años.

Pero hay quienes driblan la situación económica nacional y dominan la zona de juego que antes era casi exclusiva del Estado. Tienen dos propósitos: rentabilizar su inversión y apoyar el futuro futbolístico del país.

El camino es estructurado

“Es bueno que el sector privado nos incluya. Eso sería beneficioso para la región en el futuro”, explicó Lubin Angulo, presidente de la Asociación de Fútbol del estado Bolívar (Asofútbol).

“Somos fieles creyentes de que se deberían sumar más proyectos privados, claro, siempre y cuando tengan también un sentido social”, añadió el dirigente quien aprueba el nuevo proyecto del Centro de Entrenamiento de Mineros de Guayana, equipo de fútbol profesional que de manera extraoficial pasó a manos privadas.

“De alguna manera es para mejorar el fútbol de la región, te aportan canchas para el desarrollo y para la formación de las selecciones, que actualmente es cuesta arriba por no tener espacios ni canchas aptas para eso”.

La Academia Internacional de Fútbol infantil (AIFI) presentó a principios de junio un proyecto de construcción de un complejo de cuatro canchas en el Club Náutico, en Puerto Ordaz. Contará con una inversión privada de 240 millones de bolívares y estará listo en tres años. Para su presidente, Antonio Issa, está claro que el camino es el desarrollo del fútbol organizado y estructurado.

“La idea nace sobre la necesidad de infraestructura en la ciudad (...) en Acarigua hay 128 canchas, pero aquí tenemos solo 15 (aptas) y más de 50 por ciento son privadas. Para los más de 4 mil jugadores inscritos en Asofútbol, que estén mil niños es imposible”, argumentó Issa.

La reciente eliminación de Venezuela en la Copa América 2015 despertó el debate sobre la evolución que ha tenido el deporte rey en el país. Lo que hizo reflexionar a José Cicarelli, director técnico de Angostura FC (equipo de segunda división) y también asesor de la Academia Sema Velásquez (ASV), y preguntar “¿Cómo enseñas fútbol sin tener una pelota ni una cancha adecuada para practicar?”.

“Venezuela debe pasar por una etapa de formación”, sentenció el extécnico de la filial de Mineros de Guayana, quien además considera que para que el país tenga una identidad futbolística también deben formarse los entrenadores.

Angulo piensa que la estructura del fútbol en el país está al revés. “Mientras no haya base, ¿Cómo aspiras a ser grande si la pirámide está volteada? Las asociaciones no están fortalecidas y la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) tampoco ha hecho mucho para que se fortalezcan, confiesa.

Aparte, Hugo Mujica de la empresa Healthy Living Group, que administra la escuela de fútbol que lleva el nombre del mundialista guayanés José Manuel Velázquez (Sema), ASV, cree que este año hubo un despertar en el sector privado. “Soy fiel creyente del deporte estructurado (...) esto genera cosas positivas a la ciudad y deja una huella social. En esos espacios tratamos de acercar al futbolista a la dinámica del fútbol profesional de manera muy sutil, desarrollamos valores”, sentenció.

Mujica explica que la escuela de fútbol menor que funciona en la cancha de grama natural de la Universidad Católica Andrés Bello Guayana (UCAB) tiene alrededor de 10 meses en actividades y entrenan más de 250 niños. “Hicimos un convenio con la universidad para administrar y desarrollar los espacios deportivos por 20 años”, añadió.

“El deporte aquí está devaluado, la gente piensa que no es un buen negocio”, cerró.

Modificado por última vez en Sábado, 27 Junio 2015 05:05