Jueves, 04 Mayo 2017 00:00

ONU: Delitos por difamación constituyen restricciones desproporcionadas a la libertad de expresión

 
Valora este artículo
(1 Voto)
 
 
 

Alarma es uno de los términos que destaca en la declaración conjunta redactada por representantes de la ONU, OEA, Human Rights, Osce y la Relatora Especial sobre Libertad de Expresión y Acceso a la Información de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos (Cadhp), en relación con los factores que afectan la libertad de expresión, el auge de las noticias falsas y las crecientes desinformación y propaganda, prácticas que “no son transparentes, incumplen los estándares mínimos del debido proceso y limitan de manera indebida el acceso a contenidos o su difusión”.

En este contexto se produce en Viena, en marzo de 2017, la Declaración Conjunta sobre Libertad de Expresión y “noticias falsas”, desinformación y propaganda, resultado del análisis realizado por las mencionadas organizaciones, que establece principios generales en materia de libertad de expresión, estándares sobre desinformación y propaganda, entorno propicio para la libertad de expresión, acción de periodistas y medios de comunicación, intermediarios, e incluso, establece la forma de cooperación de actores interesados.

El comunicado reitera, entre otros aspectos, que los Estados tienen la obligación de crear un entorno propicio para la libertad de expresión, lo que implica promover, proteger y apoyar la diversidad de los medios de comunicación, los cuales están sujetos a una presión cada vez mayor a consecuencia de la disminución progresiva del contexto económico para los medios tradicionales.

En relación con el tema de la desinformación y la propaganda, los voceros manifiestan preocupación, debido a que consideran que son estrategias que a menudo se diseñan e implementan, con el propósito de confundir a la población afectando la libertad de las personas de buscar, recibir y transmitir información e ideas de toda índole, que son derechos alcanzados por las garantías legales internacionales de los derechos a la libertad de expresión y opinión.

Tolerancia y lenguaje

  Libertad2  

Condenan que autoridades públicas denigren, intimiden y amenacen a medios de comunicación acusándolos de ser la oposición, de mentir o tener una agenda política encubierta, “lo cual agrava el riesgo de amenazas y violencia contra periodistas, mella la confianza y la creencia del público en el rol de vigilancia pública del periodismo”.

El texto llama la atención también sobre el derecho humano a difundir información e ideas, el cual no se limita a declaraciones correctas y que protege incluso, información e ideas que puedan causar consternación, ofender o perturbar. Aun así, advierten que las prohibiciones sobre desinformación pueden violar los estándares internacionales de derechos humanos, aunque esto no justifica la difusión de declaraciones falsas de manera deliberada o negligente, por parte de funcionarios o actores estatales.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN 

Naciones Unidas llama a defender el derecho a una prensa libre para la paz y la democracia

barra 4naranja220

ONU y CIDH rechazan censura y bloqueo informativo para silenciar protestas en Venezuela

barra 4naranja220

El Papa pide al gobierno de Maduro respetar la democracia y los derechos humanos

 

Diversidad de fuentes

El acceso a una gran variedad de fuentes es otro de los aspectos sobresalientes en el análisis, por considerar que contribuyen con el carácter de transparencia que deben ofrecer los gobiernos y Estados a sus ciudadanos, amén estimular la diversidad de medios que en una sociedad democrática actúan como contralores de gobiernos y Estados, incluso facilitando debates públicos y la confrontación de ideas en la sociedad.

En el caso de las iniciativas de la sociedad civil y los medios de comunicación para identificar noticias deliberadamente falsas, desinformación y propaganda, generando conciencia sobre la importancia de no hacerse eco de estas prácticas, los redactores de la declaración celebran y apoyan la promoción de las mismas, afirmando que:

“Todos los actores interesados -incluidos intermediarios, medios de comunicación, la sociedad civil y académicos-, deberían recibir apoyo para formular iniciativas participativas y transparentes que favorezcan una mayor comprensión del impacto que tienen la desinformación y la propaganda en la democracia, la libertad de expresión, el periodismo y el espacio cívico, así como respuestas adecuadas a estos fenómenos”.

Visto 989 veces Modificado por última vez en Jueves, 04 Mayo 2017 01:54

Luis Fuenmayor Toro, ex rector de la UCV, destaca la complejidad de una oposición conversando con el Gobierno y la otra presionand...

Carolina Jaimes Branger señala que acudir a una entidad bancaria es una muestra de lo ingobernable que se ha vuelto nuestra socied...

El jurista Asdrúbal Aguiar cita la fuga del alcalde para hablar del “autismo electoral como vía para mandar al basurero de la hist...

Pensar y pensarse. Repensar el país a partir del otro, del bien común. Es el mensaje que nos deja Diego Márquez Castro en su colum...

La sangre ha inundado el territorio nacional, porque la inseguridad ataca cualquier ser viviente que se mueva tanto en la claridad...

Estamos emboscados por un régimen dictatorial, resalta Otto Jansen, sin que parezca cuenten expresiones de luchas consistentes, ad...

El historiador Rafael Marrón González cita a Fabio Ladetto: “Ante un Estado desertor, el primer sustituto social es la prensa”. ...