Jueves, 07 Abril 2016 00:00

El periodismo hurgó la corrupción en sus escondites con los papeles de Panamá

 
Valora este artículo
(0 votos)
Los carros Chery, una iglesia evangélica y una aseguradora han estado en el foco del escándalo Los carros Chery, una iglesia evangélica y una aseguradora han estado en el foco del escándalo

panamaPAPERSnueva

No a la ligera se conoce como “la mayor filtración periodística de la historia”: más de 11 millones y medio de documentos que, un buen día de hace poco más de un año, llegaron a la sede del diario Süddeutsche Zeitung, de Múnich, Alemania.

El paquete con pasaportes, correos electrónicos, registros y formularios, tenía como origen la firma consultora panameña Mossack Fonseca. 11 millones. Miles de trabajos de investigación. No era cualquier pelusa.

El siguiente paso, entonces, fue la presentación de la caja de Pandora al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación. El trabajo, sin dilación, había que distribuirlo.

Un año después, el resultado, consolidado con más de 300 periodistas de más de 70 países. Un esfuerzo mancomunado para diseccionar, con tanto rigor como con respeto, un entramado de empresas que, dentro de la figura de off shore, se erigieron, en muchos de los casos, como fachadas para evasión fiscal y, bien escarbados, como parapetos de lavado. Es lo que, desde el domingo, el mundo conoce como los papeles de Panamá.  

     
 

barra ama300

Los números
de Panamá


Fonseca

11 millones de documentos

240 mil documentos que mencionan a Venezuela

300 periodistas de distintas partes del mundo

Más de 70 países

1 año de investigación

barra ama300

 
     

El atractivo de un emporio 

Una de las palabras clave de los papeles de Panamá es la figura off shore. Para adentrarse en ella, es mejor entenderla desde nuestro idioma: la Fundación para el Español Urgente (Fundeu) la traduce de varias maneras: “con ventajas fiscales” o “inscrita en un paraíso fiscal” o, según el contexto, simplemente “extraterritorial” o “en el extranjero”.

Pero más allá de lo idiomático de este caso, lo jurídico. Alejandro Rebolledo, abogado penalista y especialista en delitos de delincuencia organizada, destaca que, entre las ventajas del off shore está “constituir una sociedad donde se pueda fuera del país donde se registra y tener negocios sin tener que pagar impuestos fuera del país. Es un entramado donde el socio o el accionista sea otra empresa y sea declarada o domiciliada en un paraíso fiscal”.

¿Su carácter primigenio es legal? Sí. ¿Todos los nombres que, hasta ahora, han aparecido en la filtración, desde Lionel Messi hasta Mario Vargas Llosa, pasando por Pedro Almodóvar, Mauricio Macri y Vladimir Putin son culpables? No necesariamente.

Ponga un ejemplo: imagine que el dueño de la panadería donde desayuna todas las mañanas es, además, organizador de una red de pedofilia. ¿Es usted culpable por degustar cachitos, jugo y café? Lógicamente no, a menos que usted contrate algún favorcillo sexual como el complemento de sus mañanas. Es lo mismo para los clientes de Mossack Fonseca.

“En este caso aparecen más de 10 mil corporaciones. Lo que pasa es que se trata de negocios de personas que no sabes quiénes son. Pero además hay otra cosa: la serie de correos que recibes para las asesorías, más allá de crear corporaciones. Esa es la magnitud de la repercusión del caso”, apunta.

Irrupción periodística 

En más de 240 mil documentos de los 11 millones que se filtraron aparece una palabra: Venezuela. Por ello, el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación contactó a un grupo de comunicadores venezolanos que, coordinados por Joseph Poliszuk, mordieron el caso por el cuello.

Junto con él, trabajaron Ahiana Figueroa, Alfredo Meza, César Batiz, Ewald Scharfenberg, Fabiola Zerpa, Joseph Poliszuk, Katherine Pennacchio, Laura Weffer, Lisseth Boon, Roberto Deniz y Ronna Rísquez. Sus investigaciones están reunidas en el sitio panamapapersvenezuela.com, y reforzadas en la sinergia de los medios nacionales El Pitazo, Runrunes, Armando.info y Efecto Cocuyo.

“Lo que más destaco no solo es la investigación, sino el hecho de ponernos de acuerdo al publicar en simultáneo para dejar constancia de lo que significa esta filtración. Es una muestra, un espejo del mundo y sus regiones”, opina Poliszuk.

Las jerarquizaciones en el contexto de las investigaciones dieron como resultado 20 trabajos: desde un exedecán de Chávez hasta un banquero peruano que trianguló los pasaportes, además de los desmanes cometidos desde la estatal de alimentos CASA, son parte de lo que se ha revelado esta semana.

“En el caso venezolano hay ejemplos notables sobre lo que ocurrió durante los últimos 15 años con el destino de los inmensos flujos de ingresos petroleros que el Estado manejó en el marco de una política de importaciones masivas y el mantenimiento de tasas diferenciales. Se encontraron rastros de ex funcionarios públicos cuyos ingresos regulares, limitados por definición, no hicieron ninguna objeción para ordenar a MF la apertura y gestión de empresas de maletín en paraísos fiscales. También se evidencian las estructuras corporativas a la medida que la compañía panameña armó para algunos clientes venezolanos”, argumenta el sitio del capítulo Venezuela de los papeles de Panamá. El gran amparo en todo ha sido el control cambiario.

¿Repatriación posible? 

Pero conviene recordar y subrayar que la investigación periodística es apenas la ventilación de los casos. Porque la Fiscalía General de la República, como determina el artículo 185 de la Constitución, tiene como atribución establecer responsabilidades de los funcionarios: como varios de esos funcionarios que, ahora, están involucrados en el pecado de engordar sus bolsillos en paraísos fiscales.

En un escenario ideal, el último eslabón de la cadena, especifica Rebolledo, es la repatriación de los activos que, ahora, están ocultos entre la fantasmagoría de las turbiedades financieras.

“La finalidad de la lucha contra la corrupción es la recuperación de activos. Si no nos ocupamos de eso, pueden tener sujetos investigados y condenados, pero ricos en la cárcel. Para resarcir los daños, hay que recuperar los activos y traerlos a Venezuela (…) La corrupción no tiene color político sino aliados de turno”, sentencia.

Los casos están expuestos. Los señalados, también. Quizás falte algo: la voluntad política para lograr el regreso de esos activos. Es complejo, mas no imposible.

InfografIa A6 2

 PULSE INFOGRAFÍA

Visto 2504 veces Modificado por última vez en Sábado, 09 Abril 2016 01:54

Los organismos de Derechos Humanos ya deben estar al tanto de esta nueva violación. Este asunto -y sus culpables- terminarán en La...

Sí, en Venezuela hay hambre. En todas partes del país. Y no hay derecho que avanzado el siglo XXI, eso sea así. ...

La alternativa que promueve a la sociedad civil para tomar las riendas opositoras no ha podido, querido o logrado convocarla y pon...

Qué bueno sería de verdad un diálogo, y no aquel repugnante acto de  magia, donde del sombrero del mago en vez de salir palom...

El autor plantea los valores que la ciudadanía construye en los pilares de cada país, dentro de la concepción de la democracia, pa...

Si en un país se toleran pequeñas faltas, comenzarán transgresiones mayores y los procedimientos que un día regulaban la convivenc...