Ante el auge de medios digitales independientes, son estos el blanco del régimen para censurar y coartar la libertad de expresión.

A propósito de haberse conmemorado el 2 de noviembre el Día Internacional para poner fin a la impunidad de los crímenes contra periodistas, se realizó el taller Medios y Libertad de Expresión en Venezuela, evento promovido por la Embajada Británica en Caracas, Espacio Público, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión y la Universidad Católica Andrés Bello.

Parte de las ponencias incluyó la de Daniel Pavón, en representación del Instituto Prensa y Sociedad, organización que viene realizando un seguimiento a los bloqueos y censura en medios digitales, a través del proyecto intercortados, nominado al Premio Gabriel García Márquez 2019.

En lo que va de año se han registrado más de 880 bloqueos digitales en Venezuela. La mayoría fueron en los meses de mayo y junio. Una particularidad de este tipo de censura es que han tenido mayor incidencia en días de actividades políticas o sociales contra el régimen de Nicolás Maduro, como discursos del presidente (e.) Juan Guaidó, o protestas convocadas por el gremio de enfermería, educadores.

Pavón señaló que siete de 10 casos de los bloqueos digitales fueron de operadores privados. El tipo de bloqueo más común fue por DNS, seguido de http, y en pequeña medida por protocolo IP.

El taller dirigido a periodistas, abogados y profesores vinculados a la defensa de la libertad de expresión, contó también con la ponencia, vía Skype, del relator Edison Lanza, quien se refirió a la migración de los medios tradicionales a los digitales, aunque en su mayoría sin un olan claro de sostenibilidad.

Lanza destacó que precisamente la censura en los medios digitales ha dado auge a una vía de menor presión para la censura, como lo es el internet. Pero a su vez ha constituido una nueva amenaza, la vigilancia por software maliciosos o la creación de medios digitales falsos y que son financiados por debajo de la mesa, promover descalificaciones a periodistas y discursos de odio.

“El periodismo de calidad es cada vez más indispensable para salvar la democracia y el estado de derecho”, agregó.

Lanza insistió en la importancia de capacitar a nuevos periodistas en el sistema de protección de DD HH.

“La documentación y registro de las agresiones es importante para las organizaciones internacionales, también para nosotros documentar y tomar medidas de protección. Todo lo que hagamos ahora tendrá un efecto a corto y largo plazo”, puntualizó.

Template by JoomlaShine