Jueves, 29 Septiembre 2016 00:00

Guayaneses cumplen un año viajando por Sudamérica en casa rodante [+ Fotogalería | videos]

 
Iván y Karina salieron de Venezuela un 14 de septiembre, la travesía comenzó en Brasil. Desde entonces no han parado de visitar países y representar a Venezuela Iván y Karina salieron de Venezuela un 14 de septiembre, la travesía comenzó en Brasil. Desde entonces no han parado de visitar países y representar a Venezuela Fotos cortesía

La pareja conformada por Iván Artal y Karina Romero salieron desde Santa Elena de Uairén a recorrer América del Sur. Llevan 12 mil kilómetros de recorrido una maleta de experiencias que los hacen reflexionar sobre el país, el turismo y los mitos sobre irse a la aventura.

 

Minería nefasta

Iván Artal tiene casi toda su vida dedicado al turismo, especialmente el que hace uso sustentable de la naturaleza dentro del Parque Nacional Canaima, el segundo más extenso del país. Al preguntarle sobre el proyecto del Arco Minero del Orinoco (AMO) evidenció preocupación.

“De acuerdo a lo que hemos visto -en Venezuela y Sudamérica- no debería existir minería de ningún tipo, pero en caso de que existiese, y no tenemos la mejor administración pública, es algo complicado y de muy mal gusto. Cuando salí de la Gran Sabana ya había situaciones muy malas de minería en el río Yuruaní, en Kumarakapay, la mayoría de los indígenas se estaban convirtiendo en mineros, y definitivamente eso no es nada bueno”.

Agregó que la situación es peor dentro o cerca de los parque nacionales “hay lugares como El Callao, El Dorado ya afectados, sería mejor, organizar el desastre de allí y que el recurso se empleara para generar industria, turismo, oro para comprar vehículos dedicados al turismo, oro para comprar y hacer infraestructura, pero no como lo están planteando en estos momentos”.barra ama335

 

Venezuela se ha convertido en un país hostil. La inseguridad, la crisis política, la corrupción que permea todos los estratos complican la vida de quienes tienen por norte pasar por este mundo haciendo cosas buenas, de progreso. Esa realidad y las tensiones del 2015 -recrudecimiento de la escasez y el enrarecimiento aún más de la gobernabilidad- empujaron a la pareja Iván Artal y Karina Romero a emigrar.

Dejar atrás la familia, el negocio de turismo de más de 20 años, los planes y lo material no fue tarea fácil, señala Artal quien es instructor de rafting con certificación internacional y empresario de turismo.

Todo comenzó sin querer queriendo, citando al Chavo del Ocho con un regalo: un motor home Champion del año 76, que un amigo de Artal tenía abandonado. En principio la reparación del vehículo nació con la idea de hacer una oficina móvil para su empresa, Ruta Salvaje, ubicada en Santa Elena de Uairén al sur del estado Bolívar.

Tras mucho esfuerzo e inversión, con sus propias manos y la ayuda de su novia, lograron poner en pie la casa rodante. Tras los ajustes mecánicos de rigor y el embellecimiento pertinente todo quedó listo, pero a la par de esos planes de expandir el negocio el país se complicaba.

De una semana para otra a la pareja se le ocurrió usar el motor home para irse de viaje por Sudamérica, y es así como nació AventuArte al Sur, un recorrido por el continente y un viaje de redescubrimiento personal. En ocasiones huir te reencuentra contigo mismo, y eso es lo que le pasó a Iván y Karina.

“Nada fue muy planificado, salimos sin presupuesto, un 14 septiembre de 2015, no teníamos itinerario sólido y aunque en principio la idea era comenzar por Colombia el cierre de la frontera hizo que arrancáramos en Brasil. Ya hemos recorrido Brasil, Perú hacia el sur, Chile, Argentina y hemos volado en paramotor, en algunos lugares exóticos, muy fáciles y otros muy difíciles”.

Viajar sin presupuesto implica aplicar la resiliencia. “No somos turistas, somos viajeros; como no hicimos un plan para salir y nuestra intención es vivir y recorrer los países. Trabajamos para mantenernos. Yo me llevé el paramotor (parapente con motor donde se realizan vuelos controlados) y con eso hacemos vuelos, pero no en todos los lugares se puede, así que toca en ocasiones hacer cosas muy distintas… en Argentina ayudé a un amigo a montar un motor, en otros sitios he hecho fotografía, y así en cada sitio es distinto, pero eso te enseña, te desestructuras y te desprendes también de lo material, porque no es lo más importante”, relata Artal.

Costos arriba

La casa rodante tiene un motor 8 cilindros, y en Venezuela el gasto de gasolina no representa un mayor impacto en el bolsillo, pero internacionalmente sí. Los precios de la gasolina no son tan económicos fuera de las fronteras, así que ese factor ha impuesto un ritmo diferente al recorrido de los viajeros criollos.

“Un litro cuesta un dólar, y el motor home consume 100 litros de combustible cada 300 kilómetros, eso ha hecho que paremos más en los lugares, y que tengamos que trabajar más para el combustible”, explica.

Pese a ser un carro del año 76, hasta ahora han recorrido 12 mil kilómetros sin fallas importantes, a excepción de una avería en la caja de velocidades, que estaban resolviendo desde Santa Teresiña de Itaipú, próxima a la represa de Itaipú en Brasil y a las cataratas de Iguazú.

“El motor es el original y aquí no se consiguen los repuestos, pero a través de la familia en Venezuela por MercadoLibre lo conseguimos y ya fue comprado y enviado a Santa Elena de allí por Brasil lo mandaran hasta donde estamos, mientras aquí andamos con la solidaridad de las personas. En el viaje a todos los que nos encontramos han sido muy amables, nos dan hospitalidad, nos ayudan, cruzar las fronteras no ha sido complicado… al contrario. Ahora estamos en casa del mecánico que nos va a ayudar con la avería y nos están dando energía, agua e internet”.

Mitos derrumbados

Confiesa Artal que hay muchos mitos a la hora de viajar por América Latina, muchos temores que se deshacen al vivir la experiencia. “Hay muchos mitos a la hora de salir a rodar en nuestro país, en Venezuela tenemos un postgrado en lidiar con policías corruptos y delincuencia, desde que salimos no hemos tenido problemas de inseguridad, ni de retención, no hemos tenido problemas para pasar las fronteras”.

Viajar llena el espíritu, y si se hace en Sudamérica la vista se llena de colores y contrastes, esos que dejaron a los exploradores europeos impactados. “Pasas de la selva a los Andes, ves el desierto más seco, cantidad de culturas y a la final lo más lindo no son los paisajes, sino la gente”, apunta Artal.

 

Coordenadas

Si quiere seguir los detalles de este viaje que cumplió un año el pasado 14 de septiembre, en las redes sociales hay amplio material. La pareja tiene videos en Youtube.com, ingresando las palabras AventurArte al Sur encontrará varios materiales de resumen sobre lo que ha sido su travesía desde el inicio.

En Facebook también pueden buscarlos como Iván Artal y Karina Romero, hay muchas fotos de ellos y de los hermosos paisajes del continente.
barra ama335

 

Como pareja Karina e Iván además de empaparse con estos nuevos retos han tenido que superar sus propios escollos durante el viaje. “(risas) Es complicado, cambia tu visión del mundo y también te ves sometido a condiciones, el motor home es un espacio reducido, a veces tenemos diferencias sobre a dónde ir, cada quien tiene su carácter… y descubres que debes sacar más a ese niño interior, comportarte como tal para seguir adelante, jugar y es así como resolvemos. Los niños se enfadan y a los cinco minutos se vuelven a hablar, los adultos no, y si nos enfadamos ella no puede irse a casa de su mamá, por ejemplo, toca resolverlo y jugar, disfrazarnos, inventar”.Karina Romero cuenta que la experiencia ha sido maravillosa, solo empañada por la ausencia de la familia. Al preguntarle qué era lo que más le hacía falta de su país las lágrimas brotaron nombrando a su mamá y sus sobrinas. Karina es de Puerto Ordaz, se graduó de tecnólogo en aduana y de administración de aduanas en la Universidad Nacional Experimental de Guayana (UNEG). Trabajó durante años en la aduana de Guanta, en Anzoátegui, pero decidió dejarlo todo por amor y por estar cansada de ver el deterioro de las instituciones.

“La crisis empezó a llegar a Puerto La Cruz y poco a poco me fui cansando de todo. Lo de Iván comenzó por un viaje que hice a la sabana. Primero estuvimos a distancia, y luego por la crisis y todo lo que estaba pasando decidí intentar suerte en Santa Elena, pero la corrupción impidió que entrara a trabajar en la frontera así que hice otras cosas. Todo esto me hizo querer emigrar, y como no tengo hijos dije por qué no”.

Para Romero este viaje ha sido de gran ayuda. “Es una experiencia increíble. Todos los lugares, las personas, siempre dejan huella, y en la convivencia se nota, hay un enriquecimiento (personal), los cambios, crecimiento que no hubiésemos podido conseguir estando en casa, ni yendo a la universidad”.

La pareja no tiene previsto regresar al país por lo pronto. La situación de la que huyeron dejando atrás lo más querido, su familia, ha empeorado así que seguirán en la ruta. “No tenemos un plan, viajar y vivir así te enseña que no hay que planear mucho, a lo sumo sabemos o nos coordinamos para apenas unas semanas, pero el futuro no es algo que nos complique. Volveremos a Venezuela, pero no ahora”.

A13 aVENTURA1A13 Aventuarte2A13 Aventuarte3A13 BrasilIVANCon el paramotor han logrado ver los paisajes latinos desde otra óptica al tiempo que pueden trabajar generando ingresos para seguir viajando

Modificado por última vez en Sábado, 01 Octubre 2016 03:05

El ranking incluye a nueve mujeres -un récord desde la creación-, mexicanos, colombianos, argentinos, brasileños, españoles y esta...

 Apple promete hasta 12 horas de navegación móvil con solo una carga en la nueva versión del iPhone. ...

Nunca antes una aplicación de smartphone generó tanto valor bursátil. En menos de dos semanas desde el lanzamiento de "Pokémon Go"...

¿Por qué millones de personas se dedican a cazar monstruitos virtuales en plena calle? En menos de dos semanas, los personajes del...