Sábado, 25 Noviembre 2017 00:00

Arco Minero del Orinoco contraviene a una Guayana sustentable

 
Valora este artículo
(3 votos)
La UCAB Guayana aspira continuar su línea investigativa en torno al neoextractivismo y el Arco Minero La UCAB Guayana aspira continuar su línea investigativa en torno al neoextractivismo y el Arco Minero Foto UCAB Guayana

¿Representa el Arco Minero del Orinoco el futuro que queremos para nuestra región? La pregunta gravitó en la novena edición del Foro Guayana Sustentable, en la que se abordó con profusa perspectiva socioambiental la explotación de minerales en la franja de más de 111 mil kilómetros cuadrados en la margen sur del río Orinoco. “En la cuenca Amazónica se está jugando el futuro de la humanidad”, señaló el padre Arturo Peraza, vicerrector de la UCAB Guayana.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 

Para ahondar en las ponencias del Foro Guayana Sustentable

MonseNor300Obispo de Ciudad Guayana: “La destrucción de la casa común en Guayana tiene un rostro: Arco Minero del Orinoco”

Netro
Neoextrativismo en el Arco Minero supone mayor fragmentación geográfica y tensiones sociales y ambientales

Investigacion
Investigación periodística demuestra que corrupción y daño ambiental se acentúan con el Arco Minero del Orinoco

Desbarajuste
En el desbarajuste minero se respira mercurio

 

El Foro Guayana Sustentable, esta vez en su XVII edición, volvió a ser espacio de discusión del Arco Minero del Orinoco, un megaproyecto minero estatal oficializado en febrero de 2016. Fueron dos días de ponencias en la Universidad Católica Andrés Bello, Guayana, en los que hubo puntos de coincidencia: falta de consulta, ausencia de estudios, vulneración de derechos indígenas, impacto ambiental, violencia y anarquía en crecimiento, grave exposición al mercurio, retorno al extractivismo ahora con protagonismo estatal y necesidad de información certera sobre la explotación de minerales en la franja de más de 111 mil kilómetros cuadrados en la margen sur del río Orinoco.

Un tema regional con trascendencia nacional e internacional volvió a la esfera académica y ciudadana como continuidad del Foro Guayana Sustentable de 2016, en el que se elaboró el Manifiesto de Guayana sobre el Arco Minero el cual plantea su derogación, una solicitud que más de un año después retomó el obispo de la Diócesis de Ciudad Guayana, Helizandro Terán.

“Ya que no se ahorró nada mientras hubo bonanza petrolera, ahora, con la crisis económica se piensa resolver la emergencia con dinero fresco por adelantado sin pensar en las consecuencias (…) La destrucción de la casa común en Guayana tiene un rostro: Arco Minero del Orinoco“, argumentó el obispo, quien insistió junto al rector del Colegio Loyola, Luis Ovando Hernández, s.i., en la necesidad de cuidar el planeta, la casa común, una tarea en la que coinciden los asistentes en pleno.

La protección al medioambiente es una dinámica en la cual ha entrado la Iglesia Católica con la Laudato si, segunda encíclica del papa Francisco, recordaba la UCAB Guayana en la víspera del encuentro. El vicerrector Arturo Peraza Celis, s.j., explicó que el texto “señala al mundo amazónico como uno de los entornos más importantes a ser protegidos en el planeta, por ser uno de los pocos puntos verdes que están siendo pulmón del mundo”.

“En la cuenca Amazónica se está jugando el futuro de la humanidad... Lo que termine sucediendo en la Amazonía sucederá en el planeta”, advirtió Peraza en sus palabras de inicio del Foro Guayana Sustentable.

La relevancia de una potencial masiva explotación minera en las tierras de Guayana ha ganado fuerza, a partir de la condena de organizaciones nacionales e internacionales, que han cuestionado la falta de estudios de impacto socioeconómico y cultural, y la amenaza que se cierne sobre las comunidades indígenas, muchas de las cuales no han sido consultadas. Pero, las voces en rechazo no han aminorado el deseo del gobierno de Nicolás Maduro de avanzar en las alianzas para extraer minerales.

Bajo la idea del AMO, 200 hectáreas de bosque se perdieron entre diciembre de 2016 y abril de 2017, de acuerdo con monitoreos de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio del Gobierno de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés), precisaron los periodistas Edgar López y Julett Pineda, autores del trabajo Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro, resultado de una alianza entre Organized Crime and Corruption Reporting Project y el Centro Internacional para Periodistas (ICFJ, por sus siglas en inglés) para la promoción del periodismo de investigación en Venezuela.

  FCaporo Guayana Sustentable abonó discusión sobre amenazas del Arco Minero como pulmón vegetal y reflejo del futuro.  

“Al día de hoy, el Arco Minero del Orinoco quedó reducido a una inviable promesa gubernamental de reinvertir la renta minera en beneficios para los sectores más empobrecidos de la población”, resume la investigación periodística.

Esto, pese a que el AMO fue vendido como la tabla de salvación para vencer la pobreza y contribuir al desarrollo económico, destacó el ingeniero y ex vicerrector de la UCAB Guayana, Alfredo Rivas Lairet, en su ponencia sobre el neoextractivismo, que se configura en una suerte de extractivismo progresista en el que el Estado asume un rol activo, pero en el que las tensiones territoriales, sociales y económicas se mantienen e, incluso, se agudizan.

Los impactos recaen, incluso, en quienes no ejercen la minería directamente. Sus efectos trascienden, como quedó plasmado en las ponencias de las especialistas Gladys Venegas y Nereida Carrión de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Con estudios recientes, Carrión mostró que niños de El Callao, cuyas escuelas quedan cerca de molinos o de ventas de oro tienen exposición al mercurio y niveles de este componente en el organismo.

  FORO2
El obispo de Ciudad Guayana habló del pecado ecológico: la destrucción del ambiente a cambio de dinero para aferrarse al poder político en Venezuela
 

Asimismo, dijo, los peces de la cuenca baja del río Caroní tienen altas concentraciones de mercurio, por lo cual sugirió no consumirlos.

Los estudios realizados hasta 2016 muestran que la población de los sectores de San Luis, Nacupay, La Ramona y urbanización Yuruari en el municipio minero posee niveles de mercurio mayor al tolerable. Esta es una cruzada de todos para concienciar sobre la intoxicación mercurial en las zonas mineras; el objetivo es el sur libre de mercurio, concluyó Carrión, reseñó la UCAB Guayana en su cuenta de Twitter.

En la programación hicieron falta voces de organizaciones mineras e indígenas que, con más cercanía, pudieron hablar sobre las consecuencias que implica el AMO y su realidad social e, incluso, económica, toda vez que la minería crece exponencialmente en la medida en que las crisis económicas como la venezolana se acentúan. En esta espiral, varias comunidades indígenas del estado Bolívar han sucumbido a la explotación minera a falta de otras opciones de sobrevivencia.

Después de las ponencias en las que también el ingeniero Arturo Marcano resaltó el valor del agua por encima del oro, una pregunta realizada por Rivas Lairet resuena aún concluido el foro: ¿El modelo impuesto a Guayana se acerca a los objetivos de desarrollo sostenible? ¿Es este el futuro que queremos para nuestra región?

De las ideas a la acción 

Aiskel Andrade, directora del Centro de Investigaciones para la Educación, la Productividad y la Vida (Ciepv), consideró que uno de los logros más importantes del foro fue la alta participación de los asistentes en la construcción de acciones. “Hay un involucramiento de los ciudadanos para diseñar acciones y que el foro se abra como un espacio de la ciudad. Sentimos que hay una apertura para que los ciudadanos se apropien”.

 

FORO3
Aiskel Andrade, directora del Ciepv, propuso construir un observatorio de políticas públicas y mejorar la calidad de la información sobre el Arco Minero

 

Bajado el telón del Foro Guayana Sustentable y cumplidos sus objetivos, la docente sostuvo que ahora les corresponde sistematizar los aportes de los participantes, mejorar la agenda investigativa y asumir responsablemente el compromiso que significó abrir ese espacio de análisis.

Entre las acciones más resaltantes, que derivaron del encuentro, sobresalen la necesidad de construir alianzas de cara a los preceptos de la agenda 2030; crear redes que permitan impulsar los objetivos; difundir y mejorar la calidad de la información sobre el Arco Minero; diseñar espacios de reclamo ciudadano; construir un observatorio de políticas públicas y hacer del tema del agua un tópico central de discusión permanente.

Andrade resaltó que la casa de estudios sostendrá su mirada sobre el megaproyecto minero, lo que reafirma el interés de la UCAB Guayana de estudiar y analizar la realidad productiva, social y económica de la región. “Tenemos un proyecto de más largo alcance, que es el extractivismo y neoextractivismo como modelo de desarrollo”, apuntó.

Repensar a Guayana, la tarea pendiente 

Además del análisis del Arco Minero como único modelo de desarrollo impuesto por el gobierno, se volvió a la idea de repensar el modelo de desarrollo de Guayana, un planteamiento que desde hace años se discute pero en torno al cual no se ha logrado consenso.

 

FORO4
El Foro Guayana Sustentable se abre como un espacio de la ciudad para diseñar acciones y elevar la incidencia política

 

El exvicerrector de la UCAB Guayana, Alfredo Rivas Lairet, planteó en el ciclo de preguntas y respuestas de su ponencia que, sin dudas, es una tarea pendiente que deben asumir los ciudadanos de la región y que apunta a proseguir con el desarrollo industrial, a avanzar en la producción de minerales no metálicos como el níquel o, incluso, profundizar en la vocación agricultora de ciertos espacios de la entidad.

En el público, el ingeniero Simón Yegres planteaba que Guayana podía ser la capital mundial del agua y que esa ventaja comparativa podría ayudar a impulsar el turismo alrededor de los ríos, una idea que también ha estado rondando en los últimos años.

En un punto que coincidieron varios participantes fue en la inviabilidad de las industrias de Guayana, tal cual operan en la actualidad, por la improductividad que contrasta con el gran peso en gastos laborales y administrativos en un contexto de descenso sostenido de las finanzas públicas.

Visto 1669 veces Modificado por última vez en Sábado, 25 Noviembre 2017 02:49

Los comicios preliminares constituyeron el peor resultado desde las primeras elecciones legislativas en las que compitió, en 2005,...

El ascenso político del partido Cambiemos, además de significar la caída del kirchnerismo en Argentina, es otro signo de la desilu...

Pronunciando pocas palabras, cambió el eje del debate global: transformó una crisis internacional en una confrontación nacional y ...

Según la presidenta Dilma Rousseff, los cubanos, que empezaron a llegar a Brasil en agosto, tienen la misión de atender a los habi...

El papa Francisco renovó ayer su demanda de que cese la violencia en Siria y advirtió sobre las consecuencias de eventuales ataque...

El ex presidente sudafricano Nelson Mandela regresó ayer a su casa en Johannesburgo, después de que los médicos que lo trataban du...

Miles de indígenas del departamento colombiano de Nariño (suroeste) despejaron ayer varias carreteras que tenían bloqueadas desde ...

En medio de la cumbre sobre cambio climático de la ONU, la organización humanitaria Oxfam advierte que las tormentas e inundacione...

El número de sitios naturales amenazados por el cambio climático ha incrementado de 35 a 62 en solo tres años, revela laUnión Inte...

La canciller Merkel advierte que las medidas adoptadas hasta ahora son insuficientes para limitar por debajo de los dos grados cen...

El dinero que las naciones industrializadas debieran destinar a las más vulnerables para que se adapten al cambio climático fue un...