Jueves, 23 Noviembre 2017 00:00

Neoextrativismo en el Arco Minero supone mayor fragmentación geográfica y tensiones sociales y ambientales

 
Valora este artículo
(2 votos)
El Foro Guayana Sustentable comenzó este jueves en la UCAB Guayana y concluye este viernes con mesas de trabajo El Foro Guayana Sustentable comenzó este jueves en la UCAB Guayana y concluye este viernes con mesas de trabajo Foto Oriana Faoro

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Comunidad indígena condena la falta de consulta previa en explotación de coltán al oeste de Bolívar

barra 4naranja220

Proyecto de ley busca derogar Arco Minero y prohibir participación militar en minería

barra 4naranja220

Gobierno ignora críticas al Arco Minero y da luz verde a la explotación de coltán en Cedeño

 

En la segunda mitad del siglo XX, tras años de extractivismo puro e intensivo de oro, petróleo y mineral de hierro, entre otros recursos naturales, Venezuela experimentó un cambio de modelo de desarrollo que motivó en Guayana la creación de industrias como Sidor y Alcasa, además de las briqueteras, la fundación de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) y, en la industria petrolera, las refinerías de Amuay y Cardón y las petroquímicas de Morón y José Antonio Anzoátegui para diversificar la producción.

“Con esto se supera el extractivismo”, aseguró Alfredo Rivas Lairet, ingeniero industrial, ex presidente de Sidor y ex vicerrector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), campus Guayana, durante la primera jornada del XVII Foro Guayana Sustentable, que culmina este viernes en el auditorio de la UCAB, con la lupa puesta en el Arco Minero del Orinoco (AMO) y el extractivismo.

Rivas Lairet enfatizó que superado el extractivismo, el país retornó a una reedición del viejo modelo con algunas diferencias: el neoextractivismo, la esencia del megaproyecto estatal conocido como Arco Minero del Orinoco, que se despliega en más de 110 mil kilómetros cuadrados que han sido divididos en bloques para la extracción de minerales como el oro, el diamante y el coltán. El neoextractivismo supone un mayor protagonismo estatal, pero la repetición de los impactos sociales, económicos y territoriales del sistema previo, frente a medidas inefectivas y débiles para resolverlos.

El AMO, una vieja idea del ex presidente Hugo Chávez, fue impuesto a través del decreto 2.248 del 24 de febrero de 2016. Su creación supuso un sinsabor en la región, cuyos profesionales y académicos invirtieron tiempo y esfuerzos en una serie de reuniones, conferencias y foros en los que se planteó una revisión del modelo de desarrollo de Guayana sin un consenso claro.

El AMO, en el mismo escenario territorial de las improductivas industrias de metales y la anárquica, creciente e ilegal minería del oro al sur de Bolívar, fue impuesto “como única estrategia de desarrollo para Guayana”, resaltó Rivas Lairet.

“En Guayana se dieron todas las características de esta estrategia de desarrollo hasta mediados del siglo XX con empresas 100% extranjeras y beneficios a través de regalías e impuestos”, ilustró, al sostener que el AMO se presenta ahora bajo un nuevo estilo de extractivismo “como la estrategia de desarrollo del siglo XXI con una intervención directa del Estado y gran presencia militar”.

Tomando como referencia a Eduardo Gudynas, un investigador del Centro Latinoamericano de Ecología Social (CLAES) de Montevideo, Uruguay, Rivas Lairet explicó cuatro tesis sobre las características más relevantes del neoextractivismo y los desafíos que representa.

RivasLairetRivas Lairet apuntó que el neoextractivismo se vende como clave para vencer la pobreza | Foto UCAB Guayana

Tesis 1: Estrategia de desarrollo

La primera tesis plantea el neoextractivismo como estrategia de desarrollo, dijo, al precisar que el porcentaje de productos primarios que proviene del sector extractivista sobre las exportaciones totales supera el 90% en Venezuela.

Pero, a diferencia del modelo previo, el nuevo estilo de extractivismo planteado por el gobierno implica que el Estado tenga un papel más activo con intervenciones tanto directas como indirectas sobre los sectores extractivos, así como una participación mayoritaria en los emprendimientos con privados.

Un ejemplo de esto se aprecia en las compañías mixtas formadas para la explotación de coltán al oeste de Bolívar, todas con 55% de participación accionaria en manos del Estado, a través de la Corporación Venezolana de Minería (CVM), y el resto en poder de compañías poco conocidas y cuya experticia en materia minera, incluso, está en dudas.

Tesis 2: Desterritorialización

Esta tesis indica que bajo el nuevo extractivismo persiste la fragmentación territorial en áreas desterritorializadas, “volviendo a la economía de enclaves”, un escenario que en el caso de Bolívar es sumamente factible por lo extenso e inhabitado del territorio.

Rivas Lairet apuntó que, en estos casos, se refuerza la desterritorialización en zonas donde el Estado no logra asegurar su presencia “de forma adecuada y homogénea”. La situación favorece lo que se ha llamado últimamente como pranatos en las zonas mineras, a cargo de grupos armados.

Tesis 3: Impacto social y ambiental

El ex vicerrector de la UCAB resaltó que estos enclaves generan las más diversas tensiones territoriales, sociales y ambientales, “desde problemas de violencia hasta los impactos ambientales por contaminación” que, en el neoextractivismo, se mantienen y, en algunos casos, se acentúan.

Frente a esto, dijo, las acciones para enfrentarlos y resolverlos “son inefectivas y en ocasiones se han debilitado”.

Mencionó, como ejemplo de los impactos de este modelo, las masacres de Tumeremo, la reciente masacre de El Callao y el impacto de los mineros en Sierra Imataca.

Tesis 4: Combate a la pobreza

Rivas Lairet destacó que el AMO ha sido vendido como la tabla de salvación para sustituir la economía rentista del pasado y una contribución clave para combatir la pobreza a escala nacional. “Pasamos de depender de una renta a depender de otra, incluso, peor”, manifestó.

Con estas bases, dejó abiertas una serie de interrogantes en torno al tiempo invertido en reuniones y foros en las que no se logró un consenso sobre un plan de desarrollo y la desazón servida cuando el gobierno impuso el AMO.

“¿Es este el futuro que queremos para nuestra región?”, preguntó, invitando a reflexionar sobre el escenario, que implica no solo consecuencias ambientales, sociales y económicas para la actual y las futuras generaciones, sino un punto medular sobre el devenir del territorio más extenso y rico en recursos naturales del país.

Visto 1644 veces Modificado por última vez en Viernes, 24 Noviembre 2017 00:54

Los comicios preliminares constituyeron el peor resultado desde las primeras elecciones legislativas en las que compitió, en 2005,...

El ascenso político del partido Cambiemos, además de significar la caída del kirchnerismo en Argentina, es otro signo de la desilu...

Pronunciando pocas palabras, cambió el eje del debate global: transformó una crisis internacional en una confrontación nacional y ...

Según la presidenta Dilma Rousseff, los cubanos, que empezaron a llegar a Brasil en agosto, tienen la misión de atender a los habi...

El papa Francisco renovó ayer su demanda de que cese la violencia en Siria y advirtió sobre las consecuencias de eventuales ataque...

El ex presidente sudafricano Nelson Mandela regresó ayer a su casa en Johannesburgo, después de que los médicos que lo trataban du...

Miles de indígenas del departamento colombiano de Nariño (suroeste) despejaron ayer varias carreteras que tenían bloqueadas desde ...

En medio de la cumbre sobre cambio climático de la ONU, la organización humanitaria Oxfam advierte que las tormentas e inundacione...

El número de sitios naturales amenazados por el cambio climático ha incrementado de 35 a 62 en solo tres años, revela laUnión Inte...

La canciller Merkel advierte que las medidas adoptadas hasta ahora son insuficientes para limitar por debajo de los dos grados cen...

El dinero que las naciones industrializadas debieran destinar a las más vulnerables para que se adapten al cambio climático fue un...