María Ramírez Cabello

General Manuel Sánchez Sosa regresa a Bolívar como director encargado del cuerpo policial, intervenido por la participación de oficiales en los saqueos de Ciudad Bolívar.

Las providencias establecen la obligación a los productores de los rubros regulados de dirigir la mitad de su producción a la red pública de distribución.

El comercio de los municipios del sur permanece mayoritariamente cerrado y la población aguarda el prometido suministro de alimentos. Los que no sufrieron robos masivos sacaron su mercancía y cerraron. “El abastecimiento es crítico y la zozobra y el temor no se han ido del todo”, señala el presidente de la Cámara de Comercio de Sifontes. Gobierno adelanta reuniones para coordinar reposición de mercancía y adquisición de equipos.

El banco privado es la segunda entidad bancaria con mayores ganancias en el país, luego del Banco de Venezuela.

El terremoto social que cimbró a la capital del estado Bolívar ha dejado secuelas devastadoras para la comunidad y la economía local. Gremios estiman que más de 350 establecimientos fueron saqueados parcial y totalmente, pese al toque de queda impuesto por el gobernador Francisco Rangel Gómez. En Santa Elena de Uairén, comerciantes, comunidad, milicianos y funcionarios de seguridad se organizaron en brigadas para vigilar los negocios.

El gobernador de Bolívar precisó que 262 personas han sido detenidas por los disturbios en la entidad, que ha sido reforzada con funcionarios policiales y militares “para mantener el orden”.

La localidad, a 15 kilómetros de la frontera con Brasil, no escapó de los saqueos que han afectado a más de una centena de negocios en el estado Bolívar tras la medida de eliminación del billete de Bs. 100. Sólo uno de los cinco comercios asaltados vende alimentos. El vandalismo en Santa Elena de Uairén ocurrió en paralelo a los ataques violentos a al menos 60 establecimientos comerciales en Ciudad Bolívar.

Los disturbios en las poblaciones mineras de Tumeremo (municipio Sifontes), El Callao (municipio El Callao) y Guasipati (municipio Roscio) dejaron dos fallecidos y más de 100 negocios saqueados. La situación se desbordó por la caducidad de los billetes de 100 bolívares, la imposibilidad de depositarlos en la región y el retraso en la circulación del nuevo cono monetario.

Los únicas tres agencias bancarias que operan en la capital del municipio Sifontes informaron a las decenas de personas que amanecieron en colas este viernes para depositar sus billetes que ya no podían recibir el papel moneda. La negativa desencadenó el cierre de la carretera nacional. Comerciantes temen pérdidas millonarias en los municipios del sur de la entidad y que las protestas se tornen violentas. 

El 95% del comercio de Tumeremo cerró al mediodía de este jueves para intentar depositar. Las únicas tres agencias bancarias trabajaron hasta medianoche, clientes madrugaron, amanecieron frente las entidades financieras, hicieron listas para ordenarse, pero nada de eso fue suficiente. Dos panaderías de la capital del municipio Sifontes no podrán despachar pan porque no han podido hacer el depósito para pagar a sus proveedores.

Página 1 de 145

El cono monetario ayudará a simplificar los pagos en una economía azotada por la inflación. ...

“El aumento del salario mínimo ni compensa el poder de compra de los trabajadores ni se corresponde en términos reales con la prod...

Las providencias establecen la obligación a los productores de los rubros regulados de dirigir la mitad de su producción a la red ...

El banco privado es la segunda entidad bancaria con mayores ganancias en el país, luego del Banco de Venezuela. ...

La cesta de alimentos saltó a 460.381,55 bolívares en noviembre. El Cendas reportó que 17 productos presentaron problemas de escas...

La mayoría de los venezolanos repudian esta improvisación del gobierno para eliminar los billetes de alta denominación sin ni siqu...

Clemente Tenias continuará representando al sector inmobiliario en la región, para el periodo 2017-2019.  ...

banhectorlucena