Los saqueos continuaron esta semana en el municipio Caroní, esta vez en tres sectores populares de Puerto Ordaz: Las Amazonas, Core 8 y Villa Bahía. El más afectado fue el primero, donde desvalijaron hasta la vivienda de la propietaria de una de las bodegas saqueadas. Los locatarios coinciden en que los saqueos son producto del hambre, pero también de la delincuencia: ambos flagelos cultivados por el régimen tras años de fracaso en su gestión económica y social. La anarquía persiste.

Maikelys Oronoz esperaba un envío desde Alemania, pero el contenido de su paquete fue cambiado por otros artículos. Se trata de la segunda persona que denuncia un caso similar en Ciudad Guayana.

Cuatro días continuos de saqueos en seis de los municipios del estado Carabobo dejan saldo de más de cien establecimientos saqueados. Esos cuatro días empezaron el martes 2, y continuaron miércoles, jueves y viernes. En algunos casos ocurrían en el día, y también en otros en la noche. En este lapso no hubo gobierno.

Una vendedora fue despojada de su mercancía y de sus equipos de trabajo, todo por un problema de un documento.

Las dos rebanadoras, pesos, molino industrial y todos los embutidos del negocio familiar fueron hurtados.

El martes de esta semana, el encargado del supermercado Los Olivos tuvo que llamar a la policía y, luego, a funcionarios militares para que resguardaran el local, tras la llegada de un camión con mercancía de Polar.

El Supermercado Bahía Mundo fue asaltado por un grupo de personas que abrieron un hueco con una mandarria en la pared frontal del negocio, hacia las 8:00 de la noche del jueves. El establecimiento recibe el pedido de Alimentos Polar cada 15 días, aproximadamente, “pero la gente tiene hambre, lo que llega no es suficiente. Uno está es desesperado por comprar comida”, dijo una vecina.

Un centenar de personas saqueó, en la mañana de este jueves, un camión de Alimentos Polar antes que la mercancía fuese descargada en el Restaurante El Camino, ubicado en la redoma El Dorado. Trabajadores y testigos del hecho indicaron que al chofer no le quedó otra opción que dejar que asaltaran el camión 350.  “Nosotros tenemos código Polar e íbamos a recibir la mercancía, no era toda para nosotros. Uff, tenemos como tres meses que no nos llegan esos productos”, declaró el dueño del negocio, Alexandros Provolisianos.

“Estoy por bajar las santamarías pero no sé qué hacer con los empleados”, sostuvo una empresaria, afectada por los recortes eléctricos y la escasez de insumos como harina de trigo, esencial para su producción de tequeños.

Daño de equipos de refrigeración y mobiliarios, descomposición de la proteína y reajustes de horarios de trabajos son algunas de las preocupaciones que hay en las carnicerías. La otra: caída en las ventas.

Página 1 de 2

El diputado al Consejo Legislativo del estado Bolívar, Richard Rodríguez, señaló que desde que inició el nuevo período legislativo...

El partido Primero Justicia se pronunció contra el censo de transportistas y la amenaza de solo vender gasolina a través del carne...

Diputados de la Asamblea Nacional, miembros de la Comisión Mixta en Defensa del Esequibo, la isla de Anacoco y la Fachada del Atlá...

El concejal del municipio Caroní Iván Yáñez denunció este viernes que los servicios públicos de Ciudad Guayana están al borde del ...