La Constitución de 1999 incorporó la pensión de vejez: la prestación se concibe como universal sin importar la afiliación al sistema.