Las acerías de Planchones y Palanquillas cumplen una semana detenidas este jueves. Los trabajadores reclaman ajustes salariales completos, pago total del retroactivo y una revisión de la hoja de cálculo.

La primera rebelión popular venezolana del siglo XXI no solo la protagonizan adultos, academias, gremios y jóvenes. La tercera edad también izó su rebeldía contra la dictadura de Maduro. En Ciudad Guayana marcharon desde el Paseo Rotario hasta la Defensoría del Pueblo en Puerto Ordaz, no solo para rechazar la Constituyente, sino exigir derechos como el bono de cestaticket de alimentación y medicinas aprobado por la Asamblea Nacional.

Voceros laborales aseguran que 44 empleados han sido desincorporados de sus puestos y se les impide la entrada a la compañía mixta.

“Nuestra lucha no es por cargos, sino porque las empresas sean saneadas”, sostuvo el trabajador Rona Figueredo, vocero del Movimiento 18.

Grupo sindical asegura que no permitirá que la entrega de juguetes sea nuevamente sustituida el próximo año.

“Las personas de la tercera edad en los bancos son maltratadas y discriminadas, aguantando sol y agua para poder cobrar una pensión insuficiente. Han sido desechados por el gobierno”.

Deplora que la bancada de gobierno salvara su voto para que los adultos mayores gocen de un derecho que les corresponde.

Falta la aprobación del presidente Nicolás Maduro para que la Ley sea promulgada y los pensionados y jubilados cobren el bono para alimentos y medicinas junto a la pensión.

La dirigencia sindical exige la revisión de los precios de la póliza de seguros de vehículos y el cobro de un bono de carácter no remunerativo en la declaración del ISLR y las últimas 3 cláusulas pendientes para la firma del contrato colectivo.

Trabajadores recriminan que por premura se intente colocar en operaciones el tren 2 de la planta pese a fallas operativas.

Página 1 de 2