Las acerías de Planchones y Palanquillas cumplen una semana detenidas este jueves. Los trabajadores reclaman ajustes salariales completos, pago total del retroactivo y una revisión de la hoja de cálculo.

La interrupción se generó por una falla en la subestación Guayana B, que alimenta a las empresas básicas. En Sidor, las acerías se detuvieron nuevamente.

Las áreas medulares de la Siderúrgica del Orinoco están paralizadas desde enero, cuando se ordenó la detención debido a la emergencia eléctrica. Pero más allá de la restricción de energía, que impidió que las acerías arrancaran la semana pasada de acuerdo con las previsiones del ministro de Industrias, Juan Arias, existen serias dificultades operativas y laborales. “No hay guantes, no hay nariceras, la comida llega después de la una de la tarde. En los mandos medios están convencidos de que la acería no puede arrancar por falta de condiciones”, reveló un trabajador.

Las acerías de Palanquillas y Planchones están paralizadas desde el pasado jueves a las 11:00 de la noche; el tren de Barras y Alambrón, donde se fabrican las cabillas, también está apagado.