Las operaciones de la planta están en mínimos, además de que produce a pérdidas por la entrega del cemento -con tarifas preferenciales que no cubren los costos- a la Gran Misión Vivienda Venezuela.

El contrato colectivo de los trabajadores de la antigua Cemex tiene cuatro años en mora. Les deben pasivos laborales desde 2008.