“La contracción nos agarra desnudos porque no tenemos ni la tecnología ni los recursos financieros para aumentar los volúmenes de producción”, dijo el economista Douglas Becerra.

Representantes sindicales de diferentes empresas afirman que uno de los logros del actual gobierno es la estabilidad laboral y la eliminación de la tercerización, mientras justifican la hiperinflación en Venezuela como una situación inducida por especuladores.

Este lunes se cumplen 10 años del anuncio de reestatización de Sidor, y como ha venido registrando Correo del Caroní a lo largo de una década, los balances son negativos. No solo decayeron los beneficios laborales, cuya negociación empujó la vuelta a manos estatales en 2008, sino que la producción cayó en más de 90%. Desde 2014 la empresa está en quiebra desde el punto de vista contable, resultado de una administración estatal que, a punta de corrupción, populismo y delirios ideológicos, hizo un cadáver de la siderúrgica más importante de Venezuela y una de las de América Latina y el Caribe.

El secretario de Trabajo y Reclamo de Sintralcasa, Henry Arias, pidió la renuncia inmediata de todo el tren gerencial ante el inminente cierre de las líneas III y IV de la estatal

Bauxilum tiene más de tres meses en mínimos, sin expectativas de arranque. Venalum y Alcasa cuentan con apenas 174 celdas en servicio, apenas 13% del parque total de celdas de ambas industrias.

En CVG, consideran que la multiplicidad de cargos envuelve mucha responsabilidad para una sola persona. En Sidor, no condenan su retorno, pero señalan que requieren un presidente que atienda la planta a diario.

Acuerdos potenciales de inyección de recursos con trasnacionales como la suiza Glencore no se han concretado.

“Difícilmente en estos meses se hable de la producción, pero este año -estamos seguros- va a ser el de peor rendimiento de su historia”, dijo el sidorista José Luis Alcocer

Lunes, 17 Julio 2017 00:00

Las huelgas no son solo laborales

Si bien el país no está económicamente preparado para desangrarse más con un paro, Lucena resalta que ha sido el propio gobierno el que ha extremado la crisis del país en todos sus ámbitos.

La estatal opera a 6,5% de su capacidad instalada.

Página 1 de 7