Les bastó a Tulio Luis Ramírez, obispo auxiliar de Caracas, y a Miguel Acevedo, párroco de la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria, manifestar en público su desacuerdo contra el régimen madurista para que cayeran en las fauces de la vorágine: este lunes fueron citados por el Ministerio de Interior y Justicia, acusados por “instigación al odio”. El pecado que pretenden endilgarles la inquisición de Maduro tiene una base única: ambos apoyaron la condena de la Conferencia Episcopal al atropellado y abusivo llamado a elecciones presidenciales. 

 Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana acusa a Maduro de tergiversar las homilías de obispos de Lara al denunciar la corrupción.

Hasta este viernes esperarán una respuesta sobre la propuesta contractual. De lo contrario, amenazan con profundizar la protesta.

La apertura de juicio del trabajador, preso desde hace siete años, fue reprogramada para el 20 de este mes, fecha en que voceros d...

El secretario de acta y correspondencia reclamó la activación de las líneas de producción del primer eslabón del sector aluminio, ...

Al cumplirse siete años del encarcelamiento del trabajador de Ferrominera Orinoco acusado de asesinato durante una asamblea en el ...

En una cruzada nacional, dirigentes sindicales aspiran unirse para enfrentar la actual crisis laboral, reclamar una medida cautela...

Los ajustes salariales de la industria maderera se realizaban en función del INPC, que el Banco Central de Venezuela no difunde de...