Dos años después de la Misión Eficiencia o Nada, la detención de los gerentes de Ferrominera y de un empresario es el único trofeo de Nicolás Maduro en su campaña anticorrupción en la región.