Los enemigos externos siempre son un comodín para levantar la popularidad, recuerda Héctor Lucena.