Lunes, 17 Julio 2017 00:00

Las huelgas no son solo laborales

 
Valora este artículo
(2 votos)
Las huelgas no son solo laborales Foto William Urdaneta

Si bien el país no está económicamente preparado para desangrarse más con un paro, Lucena resalta que ha sido el propio gobierno el que ha extremado la crisis del país en todos sus ámbitos.

Desde círculos sindicales se viene mencionando una posible huelga. Al momento de escribir este artículo no se observa que sea una posición formal, la invocan algunas corrientes de las varias que conforman el movimiento sindical, tanteando el ambiente.  

  ECapxiste el consenso en reconocer que a estas alturas del desarrollo de la crisis global que afecta la sociedad no hay salida, sino por la vía política. El referendo y las elecciones regionales, negadas el pasado año, bloquearon esos mecanismos constitucionales, luego un diálogo fallido también truncó esta vía política. Son estas frustraciones las que explican la persistente protesta de estos últimos meses, que es predominantemente política, pero que lo social y lo económico está alojado en su seno.  

Hay que destacar que el país no está en situación de normalidad productiva, ya que ello exige un contexto que contribuya a la certidumbre, lo que no es posible en tanto no haya garantías, transparencia y seguridad para quienes intervienen en la producción. Las políticas económicas impuestas desde el gobierno han sido efectivas en reducir la producción, durante varios años la compensaba con importaciones, pero la baja de las reservas, la disminuida entrada de divisas, los crecientes compromisos con los acreedores y las dificultades para acceder a créditos en el mercado internacional llevaron inevitablemente a la baja de las importaciones.

Por supuesto que la población tiene que sobrevivir, alimentarse, tratar de estar sanos, cubrirse, atender sus necesidades básicas, y por tanto siempre hay compradores que buscan afanosamente los productos y servicios que requiere. Hay un sistema productivo que atiende con dificultades esta demanda y no porque sea alta y creciente. Este sistema es cada vez más caótico, por un lado el formal de los establecimientos comerciales, pero por el otro un sistema paralelo que siempre ha existido, que sería la informalidad pero que en situaciones de escasez se multiplica y crea nuevas formas de distribución, apoyándose en las comunicaciones digitales, más cuando no le está permitido exponer públicamente sus productos por los exorbitantes precios que fija, sin embargo no es extraño que aun así los exhiba.

Estos hechos económicos han dado lugar a que la vida del venezolano se haya empobrecido a tales extremos que el nivel de la pobreza ha llegado a alcanzar en este último bienio el 80% -Encovi, 2016 y 2017-. Existe el consenso en reconocer que a estas alturas del desarrollo de la crisis global que afecta la sociedad no hay salida, sino por la vía política. El referendo y las elecciones regionales, negadas el pasado año, bloquearon esos mecanismos constitucionales, luego un diálogo fallido también truncó esta vía política. Son estas frustraciones las que explican la persistente protesta de estos últimos meses, que es predominantemente política, pero que lo social y lo económico está alojado en su seno.

La Consultora ORC reporta que sus análisis de las motivaciones de las protestas en el primer trimestre del presente año guardaban similares patrones a los prevalecientes en el pasado año. Este primer trimestre registra 900 protestas en las que predominan como motivación quejas relativas a los servicios públicos. En el segundo trimestre se produce una hecatombe al sumar 6.300 protestas, siendo 90% de ellas por razones políticas. Rehuir las elecciones directas, lo que en la CNRBV se asume como la democracia participativa y protagónica es el punto de partida que lleva al gobierno a asumir posturas dictatoriales y autoritarias. Gobierno, TSJ, CNE y FF AA imponen la ley del más fuerte.

 

MÁS DE HÉCTOR LUCENA

Protesta y represión no ceden

barra 4naranja400

De paralización parcial a huelga nacional

barra 4naranja400

La revolución bolivariana y sus ciclos económicos

barra 4naranja400

Seguridad social: tercera edad y pensiones

 

En tales circunstancias, existe una paralización parcial de hecho en el ámbito productivo, unas restricciones a las libertades políticas y una cruenta represión violatoria de los más elementales derechos humanos, es por lo que emerge el planteamiento de la huelga. Pero no sería una acción típica de las convocadas para reivindicar derechos laborales, como salarios y condiciones de trabajo, sino que tendría un sentido más amplio como son los reclamos por derechos humanos, políticos y sociales.

El gobierno responde a las acciones ordinarias de la Asamblea Nacional con su desconocimiento y atropello institucional y material que alcanzaron su clímax con las violaciones de principios y conceptos fundamentales de la Carta Magna como los emitidos en las muy famosas sentencias 155 y 156 de la Sala Constitucional del TSJ, que dieron lugar a la reacción de la fiscal general de la República de señalar “la ruptura del hilo constitucional”.

Por otro lado el gobierno responde ante las acciones de movilización y protesta de la población, con los partidos opositores y movimientos sociales, con medidas de naturaleza militar y represiva, y en lo político desde el 1 de mayo con una convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente que lleva junto al TSJ y el CNE a la violación de derechos de participación de los ciudadanos. 

Finalmente hay que destacar que el Gobierno tiene poca sensibilidad con la continuidad productiva, poco le importan las parálisis de este campo. De hecho sus erráticas políticas económicas son las primeras responsables de tantas santamarías bajadas. Haber preferido importar alimentos procesados y hasta organizar las bolsas CLAP en Panamá,  en vez de fomentar la producción agropecuaria e industrial nacional es dar la espalda al trabajo y a la producción nacional. Y para aquellos que no se someten al carnet de la patria son llevados al sacrificio de obligarlos a convertir sus magros ingresos en la compra de alimentos y productos del hogar a precios dolarizados.

Por tanto ante los planteamientos expuestos, una invocación de la huelga va más allá del mundo sindical, y se extiende tanto como compromete a otros movimientos sociales igualmente cercenados en sus derechos fundamentales. Es una planteamiento del mundo opositor en su diversidad, civilidad y pluralidad.

Visto 2103 veces Modificado por última vez en Lunes, 17 Julio 2017 21:35

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Más en esta categoría: « Protesta y represión no ceden

Este viernes se reunieron sindicatos y presidentes de las factorías, pero no hubo humo blanco. “Tan pronto se tenga respuesta se i...

Las acerías de Planchones y Palanquillas cumplen una semana detenidas este jueves. Los trabajadores reclaman ajustes salariales co...

Dirigencia sindical y presidentes de las industrias del aluminio se reunieron este lunes en la mañana en la sede de la Inspectoría...

Las elecciones de Sutiss están paralizadas por el Tribunal Supremo de Justicia desde enero de 2015. ...

Los trabajadores reclaman que la póliza de salud no cubre ni un día de hospitalización. Señalan que mientras no se revise la cober...

El presidente de la Corporación del Aluminio y de CVG Alcasa, Ángel Marcano, aseguró que “un gerente que esté en contra de la revo...

Dirigentes de Mosbase admiten que existe temor en los trabajadores públicos, debido a las amenazas y la persecución que genera la ...

Nueve niveles del tabulador quedaron por debajo del salario mínimo nacional, denunció el presidente de Sintraedelca, Alexander Arc...

La industria del aluminio lleva la batuta en los “incentivos” para promover la participación en la jornada organizada por el CNE e...