Lunes, 10 Julio 2017 00:00

“Ese contrato colectivo es un nuevo asalto y una frustración, al igual que en 2014”

 
Valora este artículo
(5 votos)
En el acto presidencial del jueves, Maduro anunció la aprobación del contrato y la pronta discusión de las convenciones de otras empresas del sector En el acto presidencial del jueves, Maduro anunció la aprobación del contrato y la pronta discusión de las convenciones de otras empresas del sector FOTO CORTESÍA @SidorInforma

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Maduro vino a Guayana a coaccionar a trabajadores de empresas básicas a votar por el fraude constituyente

barra 4naranja220

Contrato colectivo de Sidor avanza entre conflictos sindicales y premuras por la Constituyente

barra 4naranja220

Magistrados que frenaron recurso contra Constituyente paralizaron hace dos años elecciones en Sidor y FMO

barra 4naranja220

 

Cuatro días después de que el presidente Nicolás Maduro aprobara y firmara el contrato colectivo de la Siderúrgica del Orinoco “Alfredo Maneiro” (Sidor), trabajadores de la estatal aseguran que desconocen el contenido del documento que, coinciden, no fue consultado de forma amplia a la masa laboral.

El visto bueno al contrato social fue anunciado durante la cadena de radio y televisión realizada el jueves 6 de julio por el mandatario nacional, desde la central hidroeléctrica Caruachi. Su aprobación, pese a que aún no había terminado de discutirse con la empresa, era la expectativa de la dirigencia de Alianza Sindical, la única corriente laboral de la mesa que participó en la negociación contractual.

Aunque miembros de la mesa de discusión, los integrantes de la corriente sindical defendieron en todo momento la legitimidad de las negociaciones, pese a la ausencia de parte del comité ejecutivo del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y sus Similares (Sutiss) y miembros claves como el presidente José Luis Hernández, y el secretario de Trabajo y Reclamo, Leonardo Azócar; la exclusión recuerda al mal sabor que dejó el 2014 cuando de madrugada se anunció la firma de un supuesto contrato colectivo.

Se repite la historia de 2014 porque ese contrato, cuyo contenido no conocemos, lleva el estigma de la ilegalidad y la irresponsabilidad. Un presidente serio de una empresa de la envergadura de Sidor se sienta con el presidente del sindicato y su comité ejecutivo”, aseguró el trabajador y miembro de la corriente Unidad Matancera, José Luis Alcocer.

Gruesa nómina y baja producción

Sidor es la estatal con la más gruesa nómina pública entre la red de industrias de Guayana, al superar los 15 mil trabajadores, una cifra que el discurso oficial celebra tras un proceso de privatización en 1998 que significó el recorte de la plantilla laboral.

Pero la abultada nómina no tiene base productiva, pues el ritmo operativo de la estatal se ha desplomado, tanto que en la actualidad sus dos acerías de planchones y palanquillas están paralizadas lo que afecta toda la fabricación de productos planos y largos de acero. “Lo único que se está haciendo ahorita es vender pellas al mercado local y exportar HRD, eso es todo”, dijo un trabajador administrativo que prefirió mantener su nombre en reserva por temor a represalias.

“Un documento tan importante firmado en esas condiciones no puede ser catalogado como un avance porque no se discutió, no se consultó a los trabajadores, no se cumplieron los pasos que debe contener el desarrollo de la construcción de un instrumento como el contrato colectivo”, dijo Alcocer, quien refirió que en los últimos años han perdido beneficios que temen fueron “desaparecidos” en esta negociación contractual. “Eso no puede ser un avance”, dijo.

La empresa no ha informado hasta ahora cuáles fueron los beneficios alcanzados. La semana pasada, Alianza Sindical resaltaba que propusieron un aumento salarial de 3 mil bolívares diarios a la firma, incluyendo mil bolívares que ya recibieron. La empresa ofreció 2 mil bolívares. “Si se concreta nuestra propuesta, serían 90 mil bolívares más. Un salario básico de 70 mil bolívares, llegaría a 160 mil bolívares como base”, explicó Frank Oliveros recientemente.

“Hay demasiadas dudas con respecto a la firma del contrato colectivo: El plan de jubilación, el sistema de HCM, los aumentos salariales, el retroactivo y otros detalles. Lo claro es una bonificación de 3 millones de bolívares en el transcurso de esta semana, pero de resto no hay nada claro. Sigue siendo una total incógnita este contrato”, añadió por su parte el dirigente de la corriente Coalición Siderúrgica, Leonel Grisett.

Explicó que este lunes en una asamblea en el portón de la industria, voceros de Alianza Sindical manifestaron que están revisando detalles de última hora del contrato colectivo; “de hecho, invitaron a quienes querían asistir, al Club Punta Vista donde están dando los ajustes. Nos parece ilógico que después de un acto, estén haciendo ajustes, salvo que estén hablando de un tema de forma pero no puede haber discusiones de fondo a estas alturas”.

“Quisiéramos que por escrito entreguen lo que hicieron para que los trabajadores puedan revisar”, sugirió, al aclarar que no reconocen los acuerdos como contrato colectivo.

“Asalto y frustración”

Alcocer, por su parte, añadió que en una economía volátil como la actual cualquier aumento salarial “se lo va a tragar la inflación”. “Eran más importantes los beneficios sociales como el HCM porque nos trasladaron los beneficios a un sistema autogestionado y eso nos ha perjudicado.Ese contrato colectivo es un nuevo asalto y una frustración, al igual que en 2014”, dijo, y recordó que el último contrato que se discutió y firmó debidamente fue el de 2008. Ese año, los sidoristas Yunis Hernández, Bulmaro Ramos y José Luis Alcocer, de Unidad Matancera, redactaron y participaron en la discusión.

“Definitivamente no podemos estar satisfechos, porque es una afrenta contra el honor de los trabajadores porque transgrede la Ley Orgánica del Trabajo, los convenios internacionales y la Constitución”, añadió.

Grisett apuntó, además, que es ilegal por la ilegitimidad de la institución sindical, cuyas elecciones están paralizadas desde 2015; por la ausencia de miembros del comité ejecutivo y porque se desconoce la retroactividad de los últimos siete años. En este contexto, exhortó a toda la dirigencia a ponerse a derecho, pues “si bien Alianza ha pecado por acción, el resto ha pecado por omisión, sobre todo el presidente de Sutiss, José Luis Hernández, que entregó la discusión”.

Maduro vino a Guayana a coaccionar a trabajadores de empresas básicas a votar por el fraude constituyente.

Visto 1171 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Julio 2017 09:02

La materia prima entregada a las empresas privadas alcanza para 45 días de producción. Aunque el cordón de fabricación del materia...

A las 6:00 de la tarde de este martes se concentrarán en la redoma de Chilemex en protesta por el auge delictivo. ...

Representantes del gremio panadero propusieron que sean las asociaciones de panaderos los que se encarguen de la distribución de l...

Delincuentes asaltaron su residencia la mañana de este lunes para robar y asesinaron al director de Camcaroní y presidente de la C...

En Ciudad Guayana no han arrancado las fiscalizaciones, pero el temor en el sector es creciente. Los inventarios en panaderías vis...