Jueves, 03 Noviembre 2016 00:00

Escalada inflacionaria da la bienvenida a nuevo contrato colectivo del sector aluminio

 
Valora este artículo
(2 votos)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN 

Sindicatos del aluminio proponen discutir un contrato colectivo único para el sector

barra 4naranja220

Los motores de Maduro no encienden en Guayana

barra 4naranja220

Sindicatos del sector aluminio reafirman que no hay excusas para no aprobar contratación colectiva

 

Tras 11 meses de negociaciones, los trabajadores de las empresas del sector aluminio -Carbonorca, Bauxilum, Alcasa, Venalum y Alucasa- están más cerca de firmar un nuevo contrato colectivo. El miércoles en la noche se cerró la mesa de discusión instalada hace un año entre dirigentes sindicales y los presidentes de las industrias, que agrupan a más de 12 mil trabajadores.

Solo resta que el presidente Nicolás Maduro apruebe los acuerdos medulares relacionados con el aumento salarial y el bono por lo dejado de percibir desde octubre de 2015, cuando se vencieron los contratos de las estatales. En paralelo, los dirigentes sindicales realizan las últimas correcciones a algunas cláusulas.

En líneas generales, los trabajadores califican como exitosa e histórica la discusión de las 154 cláusulas del contrato único, en un contexto de depresión económica que toca con fuerza a las empresas de metales de Guayana.

Los aumentos y complementos del salario separan a los más de 10 mil trabajadores del aluminio de la remuneración mínima legal en el país. Sin embargo, admiten que en la actual vorágine inflacionaria, el aumento alcanzado no permite a un trabajador cubrir en su totalidad la canasta básica y se corre el riesgo de que muchos de los logros se desvanezcan en los próximos años, con una inflación que entes como el Fondo Monetario Internacional proyectan en 1.660% al cierre del 2017.

La discusión se realizó con la meta de lograr una convención única para el sector que, estiman, se alcanzó en un 98% de los términos. Algunas diferencias puntuales permanecen por las características propias de cada industria y sus procesos productivos.

Salario del aluminio supera en 63,5% el mínimo 

Entre los aspectos más importantes se acordó un aumento salarial a partir del 1 de octubre de Bs. 600 al día, un monto inferior a la aspiración inicial que se ubicaba en Bs. 1.000 cuando se entregó el anteproyecto en octubre de 2015. Este ajuste resultaría en un aumento salarial de Bs. 18 mil a la firma, más tres incrementos de Bs. 15 mil en junio de 2017; marzo y octubre de 2018.

Por lo dejado de percibir desde el vencimiento de la convención en 2015, se acordó el pago de Bs. 2 millones por trabajador en tres partes: Bs. 800 mil en la primera quincena de diciembre; Bs. 600 mil en el primer trimestre de 2017 y los Bs. 600 mil restantes en el segundo trimestre del año próximo.

Estos dos puntos, aunado a las extensiones para los jubilados y pensionados de las cinco estatales del aluminio, son los que esperan por la aprobación definitiva del mandatario nacional, quien este jueves recibiría los acuerdos de manos del presidente de la Corporación del Aluminio y titular de Alcasa, Ángel Marcano, una figura que valoran como clave en las negociaciones.

En el nuevo contrato, el salario mínimo que aplica en todas las industrias del aluminio es de Bs. 44.320, un monto 63,5% superior al salario mínimo nacional, que se ubica en Bs. 27.092 desde el 1 de noviembre.

“Esa es una separación del salario mínimo nacional, ¿hemos logrado los objetivos o no? No puede permitirse que el salario mínimo nacional se vuelva a montar sobre el salario de los trabajadores”, advirtió el secretario general del Sindicato de Trabajadores de Alcasa (Sintralcasa), Henry Arias, en una asamblea en el portón de la planta, en la que reconoció el pésimo estado de las estatales del aluminio.

Con esta base, un trabajador del primer escalón de la nómina menor de Alcasa podría ganar Bs. 51.318, monto al que se suma el beneficio de alimentación que en las estatales es de Bs. 75.520, mayor en 18,5% al cestaticket socialista mínimo legal. El ingreso total sería de Bs. 126.838, cifra que sube en cada escalón del tabulador.

Para el último escalón de la nómina ejecutiva de Alcasa, el ingreso es de Bs. 184.542.

“No hay ninguna duda de que lo que acabamos de firmar ha sido un logro histórico, el más grande que hayamos podido hacer”, resaltó Arias, quien destacó los complementos que elevan el salario normal, “seamos sinceros porque a veces nos basamos en el salario básico y no vemos los aumentos que se están recibiendo por el salario normal”.

CurvasalarialEl salario mínimo del tabulador, que aplica en todas las industrias, es de Bs. 44.320, un ingreso 63,5% superior al salario mínimo nacional

Inflación en contra 

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de CVG Carbonorca (Sutracarbonorca), Ramón Espino, sostuvo que los aumentos y la mejora en los beneficios resuelve medianamente el alto costo de la vida en Venezuela, pues explicó que a la par del incremento salarial se aprobaron ajustes por meritocracia desde el primero de enero de 10 a 20%; aplicación del tabulador en junio y un ajuste por año de antigüedad de 1% en abril, entre otros beneficios.

“Resolvemos medianamente el problema, no es que nos va a alcanzar para todo, pero rescato que lo más difícil de estas negociaciones fue coincidir en una sola idea. Ha sido una discusión histórica, sin ni siquiera recurrir a paralizar la planta. Con estos elementos, podamos garantizar un sustento superior al de otros trabajadores del país”, dijo, una apreciación real considerando que el salario mínimo en las industrias superará en 63,5% la remuneración mínima legal de los asalariados de Venezuela.

El dirigente sindical valoró el avance en el camino a una convención colectiva única en su totalidad, “lo que es salario, utilidades de 120 días, tiempo de viaje, antigüedad, bono, eso es común para todos. Las vacaciones se acercan y otros factores son distintos. Por ejemplo, en Carbonorca no pueden pagar muelle porque no tenemos y hay condiciones en Los Pijiguaos que no se van pagar en otras empresas porque es una característica de las minas de Bauxilum únicamente”.

A juicio del presidente del Sindicato Único de Trabajadores Profesionales Universitarios de Venalum (Sutrapuval), José Hidalgo, la discusión del contrato único les permitió ganar en términos generales. “Igualamos muchas cláusulas que no teníamos”.

Ángel Brito, secretario de administración y finanzas de Sutrapuval, catalogó como un éxito rotundo la discusión y detalló que, además de los aumentos, lograron que la empresa aportara 70% del costo mensual del servicio funerario; 100% del costo de las matrículas por apoyo educativo, que antes contemplaba el pago de 12,5 unidades tributarias; caja de ahorros a salario normal, antes con base en salario básico; incremento de la póliza de Hospitalización, Cirugía y Maternidad a Bs. 2 millones en el plan básico y exceso; incremento del servicio ambulatorio de Bs. 70 mil a Bs. 250 mil y una baja del aporte del trabajador para el HCM de sus padres de 20% a 4%, lo cual los iguala con el resto de las empresas.

“Con los logros obtenidos, todavía el trabajador tiene dificultades para vivir”, admitió el dirigente sindical de Sutrapuval, quien reconoce que este es uno de los contras de establecer montos a futuro en un país con alta volatilidad de precios.

“No hay ninguna empresa que pueda resolver este tema, porque la inflación es exponencial. La solución escapa de Venalum y las demás empresas y eso lo veo como un contra porque muchos trabajadores, por encima de eso, ponen como referencia el salario que están obteniendo en la actualidad que no les alcanza para la compra de bienes y servicios”.

Una vez más, subsidio 

Alcasa, Venalum, Bauxilum y Carbonorca acumularon Bs. 10.564 millones en pérdidas en el 2015, de acuerdo con sus memorias y cuentas, una cifra roja 5% superior a la del año previo. Alucasa, en Carabobo, es la única en números azules aún. Entonces, ¿de dónde saldrán los recursos para pagar el nuevo contrato colectivo?

El secretario general de Sutracarbonorca sostuvo que desde 2013 propusieron reactivar y elevar la producción de las plantas, meta que aún no ha podido lograrse. De modo que el saco de recursos debe provenir del Ejecutivo, “vendrían del patrono Estado”.

Brito es más optimista y apunta que la mayoría de los recursos deben salir de las plantas, aunque tendrían que recibir una ayuda del Ejecutivo para el bono y el aumento salarial, agrega.

Entretanto, se espera que en los próximos días se conozca si el presidente Nicolás Maduro dio luz verde a los acuerdos, con lo cual restaría firmar el contrato colectivo único, el primero del sector aluminio que en los últimos años experimenta sus peores momentos productivos y financieros.

Visto 4758 veces Modificado por última vez en Viernes, 04 Noviembre 2016 21:47

La apertura de juicio del trabajador, preso desde hace siete años, fue reprogramada para el 20 de este mes, fecha en que voceros d...

El secretario de acta y correspondencia reclamó la activación de las líneas de producción del primer eslabón del sector aluminio, ...

Al cumplirse siete años del encarcelamiento del trabajador de Ferrominera Orinoco acusado de asesinato durante una asamblea en el ...

En una cruzada nacional, dirigentes sindicales aspiran unirse para enfrentar la actual crisis laboral, reclamar una medida cautela...

Los ajustes salariales de la industria maderera se realizaban en función del INPC, que el Banco Central de Venezuela no difunde de...