Jueves, 07 Julio 2016 00:00

Sidoristas tropiezan con la muerte cuando taxean para redondear el salario

 
Valora este artículo
(4 votos)
Eduardo Jesús Rivero entró como Joven Entrenante (JE) a Sidor en 2003. Con su salario compró casa y carro. 13 años después tenía que taxear para tener una vida digna Eduardo Jesús Rivero entró como Joven Entrenante (JE) a Sidor en 2003. Con su salario compró casa y carro. 13 años después tenía que taxear para tener una vida digna Foto Oliver González

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  Sidor
El 14 de agosto se cumplen dos años de la firma de la convención colectiva. También se vence el período
 

Pasar el portón III, marcar la ficha, caminar hasta el estacionamiento y, luego, a la casa. Esa era la rutina diaria de los trabajadores de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) antes de que la devaluación hiciera de sus salarios un aporte más en una cadena de oficios que cumplir para mantener la familia.

En la guantera de no pocos sidoristas, una cartulina fluorescente con la insignia de taxi es ahora el nuevo implemento de trabajo. Atrás quedaron los destornilladores, los cascos que ya no entregan, las botas de seguridad o las mascarillas.

Son pisteros, taxistas y revendedores de juguetes. Los trabajadores han encontrado en la improductividad de la acería, una oportunidad para completar su salario y hacer su tiempo rentable.

En la práctica, cualquiera de sus oficios en la siderúrgica sería de los más peligrosos del mundo, según los datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los niveles de accidentabilidad en la planta se han reducido a cero, en contraste con la calle donde, solo este año, tres trabajadores han sido asesinados mientras taxeaban para redondear su salario.

El último caso es el de Eduardo Jesús Rivero, trabajador de Sidor asesinado el lunes 4 de julio en la noche después de salir a dar unas vueltas para comprar un cartón de huevos.

  Trabajadores de Sidor que hoy están de reposo porque fueron baleados mientras taxeaban, no forman parte de la estadística, pero José González, un militante del movimiento Alianza Sindical, con 29 años en Sidor, conoce al menos cinco sidoristas en esas circunstancias.  

 




Tenía 38 años e ingresó a Sidor en 2003 como Joven Entrenante (JE) cuando la siderúrgica era administrada por la transnacional Ternium. Una vez en la empresa hizo todo para crecer en ella, recuerda su compadre y quien llegó en la misma época a Guayana, Roger Peñaloza.

Eran no solo compadres, también compañeros de trabajo y vecinos. “Nos conocimos porque llegamos con una maletica en la mano, él de Acarigua y yo de Valencia”.

Aún en los malos tiempos, Eduardo consiguió con su salario de sidorista comprar casa y carro. Vender y comprar otro. En Sidor terminó su carrera y se graduó de ingeniero, hasta llegar a ocupar el cargo de Líder de grupo técnico o, en otras palabras, supervisor de la Planta de Pellas; la única planta de la siderúrgica medianamente operativa en los últimos seis meses.

Era parte de la nómina de profesionales y sus compañeros también lo recuerdan como un activista. “Muchas de las pancartas de la nacionalización y las de ahora por el contrato en 2014, él fue el ideólogo”.

Horas antes de su muerte había tenido una reunión en el teatro de Sidor con el presidente de la empresa, Justo Noguera. Discutían, junto a la nómina de conducción, un ajuste a la banda salarial.

Los desertores

La precarización salarial recuerda a los siderúrgicos los peores tiempos de la transnacional Ternium, solo que, a diferencia de aquella época, era entonces una Sidor pujante que producía por encima de las 3 millones de toneladas de acero líquido y que, en 2007, rompió récord de producción.

Ahora, las estadísticas de los sidoristas son otras. “Taxista que maten en la calle, un 90% probablemente sea de Sidor”, calcula Peñaloza, otro supervisor de Laminación en Frío que, como Eduardo, dejó a su familia para crecer profesionalmente.

“Si uno se vino de su tierra, dejando su familia, era porque pensábamos que aquí podíamos hacer una vida digna”. Y en efecto así lo fue, comenta Peñaloza, hasta 2014 cuando el contrato colectivo se hizo un misterio y la inflación estaba de dos dígitos.

En lo que va de 2016, tres sidoristas han perdido la vida mientras taxeaban: Carlos César Salazar, Jhonny Rafael Guzmán y ahora Eduardo Jesús Rivero. Representan tres de los 11 que han sido asesinados este año.

Taxistas veteranos atribuyen estas muertes, además del aumento de la violencia, a la falta de experiencia de profesionales de otros oficios que sin cautela se aventuran a las carreritas sin conocer el mercado. “Pagan la novatada”, resume un chofer de la carrera Upata, Emilio Díaz.

La muerte de los sidoristas, en este contexto, ocurre al casi cumplirse dos años de la firma irregular de un contrato colectivo que los trabajadores no tienen en sus manos. Pero a la par de la dispersión del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y Sus Similares (Sutiss), la estructura salarial ha bajado al menos tres escalafones.

De ganar más de tres salarios mínimos, los empleados ahora cobran de uno a dos salarios mínimos en promedio y menos de una cuarta parte de la canasta básica familiar, según datos del Cendas. “¿Quién come con eso?”, comenta Jhonny Hernández de Planos en Frío. “Ahora me da vaina, demasiada delincuencia”.

  maAsinformaciOn


“Sidor hoy es una tristeza”

barra 4naranja220

De productores de acero a músicos del Titanic

barra 4naranja220

Matan a un sidorista mientras ‘taxeaba’

barra 4naranja220

El Gobierno no invirtió ni reparó nada en los seis meses que tuvo criminalmente paralizado 100% a Sidor

 

En cambio ha decidido comenzar a vender los lujos. En Whatsapp abundan los grupos de sidoristas que han hecho su propio mercadito perolero dentro de la planta, en compra y venta de hasta los juguetes que entregaba Sidor a sus hijos. “Nos critican por eso, ¿pero qué hace uno? Uno no quiere salir de esas cosas, pero no hay opción”, apunta un trabajador oriundo de Mérida, que prefiere no identificarse.

Otra estadística

Al margen de los medios, sin embargo, han quedado al menos cinco sidoristas casi anónimos. Trabajadores de Sidor que hoy están de reposo porque fueron baleados mientras taxeaban, no forman parte de la estadística, pero José González, un militante del movimiento Alianza Sindical, con 29 años en Sidor, conoce al menos cinco sidoristas en esas circunstancias.

Solo el martes en la noche, cuando buena parte de los trabajadores se reunían en la Funeraria Profamilia, circulaba por redes sociales el caso de otro sidorista: José Cedeño.

El dirigente Frank Oliveros confirmó la noticia, también por redes sociales. “Es personal jubilado, contratado por Sidor, HP, profesor de atletismo”. Su mensaje era acompañado por la foto de un hombre sonriente, sobreviviente, en una camilla del Hospital Uyapar. “Tiene la bala alojada del lado derecho de la espalda. Está consciente”.

Taxi

Solo este año en Ciudad Guayana han sido asesinados 11 taxistas, tres de ellos sidoristas

Visto 4519 veces Modificado por última vez en Domingo, 10 Julio 2016 01:16

La materia prima entregada a las empresas privadas alcanza para 45 días de producción. Aunque el cordón de fabricación del materia...

A las 6:00 de la tarde de este martes se concentrarán en la redoma de Chilemex en protesta por el auge delictivo. ...

Representantes del gremio panadero propusieron que sean las asociaciones de panaderos los que se encarguen de la distribución de l...

Delincuentes asaltaron su residencia la mañana de este lunes para robar y asesinaron al director de Camcaroní y presidente de la C...

En Ciudad Guayana no han arrancado las fiscalizaciones, pero el temor en el sector es creciente. Los inventarios en panaderías vis...