La Intersectorial de Trabajadores de Guayana recordó que el origen de las protestas laborales ha sido la vulneración de los contratos colectivos.

Miembros de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana se pronunciaron para rechazar la criminalización de la protesta con la encarcelación de hasta ahora 16 trabajadores, en cuya lista incluyen al ferrominero Rodney Álvarez, preso desde hace más de siete años sin un juicio, acusado del asesinato del también ferrominero Renny Rojas en 2011, durante una asamblea para elegir a la comisión electoral para los comicios en el Sindicato de Trabajadores de Ferrominera (Sintraferrominera).

En los últimos cuatro meses de 2018 fueron privados de libertad 15 empleados, 11 de Ferrominera y cuatro de Venalum, estos últimos con reclusión en la cárcel de La Pica en Monagas, donde permanece recluido el secretario general de Sintraferrominera, Rubén González; el resto está en los calabozos de Guaiparo, en San Félix.

Ante estos hechos de persecución laboral y criminalización de la protesta, a consideración que desde hace cuatro meses inició una ola de manifestaciones de trabajadores de las empresas básicas en reclamo de sus beneficios contractales, la Intersectorial exigió a los sindicatos y demás gremios no callar.

“El silencio es cómplice, se están ejerciendo acciones tipo comando contra los trabajadores. Estamos dejando que la lucha de los trabajadores se penalice y pone en tela de juicio la institución sindical y la Constitución, donde dice que los derechos de los trabajadores son intangibles, progresivos e irrenunciables”, afirmó Ramón Machuca, expresidente del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y sus Similares (Sutiss).

Ramón Gómez, secretario general del Sindicato Único Nacional de Empleados Públicos (Sunep) de CVG, hizo un llamado al resto de los sindicatos, ya que -aseguró- “se han hecho de la vista gorda. No podemos hacernos cómplices, tenemos que levantar la voz. El origen de todas estas protestas ha sido el irrespeto a los contratos colectivos”.

Machuca explicó que “estamos seguros que del activismo sindical del chavismo repudian la represión y cuando se intenta penalizar la lucha de los trabajadores”.

La Intersectorial está preparando comunicados dirigidos al gobernador de Bolívar, así como al fiscal superior en la entidad, y a todas las instancias necesarias. “Nos estamos reuniendo con todo el que tengamos que reunirnos”, aseveró Machuca.

Alejandro Álvarez, secretario general del sindicato de la empresa Complejo Siderúrgico Nacional (Sidernac), destacó que dirigieron una carta a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y harán lo propio para la alta comisionada de los derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet.

Informó que este viernes estarán en Maturín, estado Monagas, en un acto en apoyo al secretario general de Sintraferrominera, Rubén González.