Además de trabajadores de las empresas básicas, participan empleados de Corpoelec e Hidrobolívar y los gremios de enfermeros y educadores, entre otros.

Un salario que no alcanza para nada, aunado con la violación de las contrataciones colectivas en cada empresa y gremio, condujeron a trazar una nueva ruta de protesta, pero esta vez con la unificación de toda la clase obrera. Con ello se creó la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela, movimiento que nació el 7 de noviembre en Caracas, y este miércoles se consolidó en Guayana.

“Esto consolida la unión de los trabajadores venezolanos, con el fin de enfrentar al gobierno de Nicolás Maduro,que no solo nos ha arrebatado nuestros salarios sino las convenciones colectivas. Buscamos también la defensa de la Constitución, la democracia, y la unidad de la clase trabajadora venezolana para enfrentar a un gobierno que lo que ha causado es crear miseria y hambre”, manifestó Pablo Zambrano, secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetrasalud).

Consideró que la lucha de los trabajadores ha incidido en las acciones del gobierno, aunque de forma errada, como el aumento del salario mínimo en un 6.000% sin contar con medidas concretas y eficaces para atacar la hiperinflación en el país.

“¿Qué pasa con el gobierno? Que no quiere dar su brazo a torcer, no quieren conversar con la dirigencia que realmente representa a la clase obrera venezolana”, cuestionó Zambrano.

Estado saboteador

Damaris Cervantes, trabajadora de Corpoelec, se pronunció en representación de esta empresa sobre la que ante cada eventualidad eléctrica en el país, la única respuesta del régimen es el saboteo.

“Al igual que los trabajadores de las empresas básicas, también hemos sido vejados, humillados y señalados por el Presidente. En muchas oportunidades el sector eléctrico ha salido de manera individual a reclamar los derechos laborales y pedirle al Estado la inversión en el sector eléctrico, y se han hecho de oídos sordos, no han escuchado a los trabajadores del sector eléctrico, cada vez que hay un apagón en Venezuela señalan al trabajador como saboteador”, expuso Cervantes.

“El saboteador es el Estado que no invierte en ninguna de las empresas. Presidente Maduro, el saboteador es usted cuando no baja los lineamientos claros y no se hacen las inversiones necesarias a las empresas, que tanto se necesitan”, sentenció.

Iván Freites, secretario de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela y secretario general del sindicato de Trabajadores Petroleros y Gasíferos del estado Falcón, destacó que el principal objetivo de este nuevo movimiento fue la unificación de todos los trabajadores.

“Vemos cómo han destruido la producción nacional. En recorridos que hemos hecho en empresas básicas de Guayana, hemos visto cómo está el saqueo, cómo está la destrucción presente, acabaron con la productividad. ¿Qué queremos? Luchamos por acabar con este desastre al que ha sometido el mal llamado presidente obrero, este señor usurpa la palabra obrero, se robó todas las conquistas laborales de los trabajadores de Venezuela”, denunció.

“La lucha de los trabajadores debe ampliarse a todos los sectores del país y sobre todo a ese sector dirigencia político partidista que no quiere escuchar la voz el pueblo, y que hay un cambio inmediato en Venezuela, que logremos tener vida libertad y democracia, para acabar con este desastre que ha llevado Nicolás Maduro”, puntualizó.

Los trabajadores en Guayana, de empresas básicas y otros gremios, llevan más de dos meses de protesta en rechazo a la imposición de un tabulador que contraviene sus convenciones colectivas y los desmejora entre 60 y hasta un 90%. Además, la bonificación de fin de año se paga fraccionada, montos que antes servían incluso para comprar una nevera, hoy no alcanza ni para un buen mercado.

Template by JoomlaShine