“No quieren asumir la libertad de Rodney porque es un caso manipulado por el alto gobierno”, sostuvo el abogado defensor Manuel Sarabia. La audiencia de este jueves es la segunda tras la apertura de juicio el 14 de mayo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Este jueves, 6 de junio, está prevista la segunda audiencia oral y pública del trabajador de Ferrominera Orinoco, Rodney Álvarez, tras la apertura del juicio el 14 de mayo.

El retardo judicial ha provocado que el ferrominero esté por cumplir ocho años encarcelado el domingo 9 de junio por su presunta participación en el homicidio del también ferrominero Renny Rojas, el 9 de junio de 2011, en el portón de la estatal del hierro. Pese a los ocho años de encarcelamiento, la justicia venezolana no ha podido probar su participación y lo mantiene detenido en la cárcel de El Rodeo II en el estado Miranda.

Manuel Sarabia, abogado del equipo defensor, informó que durante la apertura de juicio la jueza Paulette León Guevara alegó no tener potestad para dictar la medida cautelar sustitutiva de libertad, pues esta decisión -explicó- corresponde a la Sala 1 de la Corte de Apelaciones del Área Metropolitana de Caracas.

Para la defensa, empero, esta es una muestra de que las autoridades del Poder Judicial “no quieren asumir la libertad de Rodney porque es un caso manipulado por el alto gobierno”. Sin embargo, tras ochos años de encarcelamiento, tampoco ha habido celeridad judicial ni sentencia firme debido a la carencia de evidencias que inculpen a Álvarez. “Hasta el abogado acusador desistió de ese caso”, dijo.

Sarabia destacó que en estos ocho años de encarcelamiento, el ferrominero ha recibido “la represión más bárbara” al ser trasladado hace tres años sin conocimiento del tribunal que lleva su causa a la cárcel de El Dorado, al sur de Bolívar, aunque la medida luego fue revertida. Además, ha sido víctima de atentados en el centro penitenciario, que lo mantienen con un brazo inmóvil y sin atención médica; y ha tenido que padecer a distancia el deterioro de la calidad de vida de su núcleo familiar.

El abogado denunció, en paralelo, la persecución laboral y en especial contra el secretario general del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera Orinoco (Sintraferrominera), Rubén González, quien tiene más de seis meses encarcelado tras su detención arbitraria en noviembre de 2018 cuando regresaba de una marcha nacional en Caracas.

Template by JoomlaShine