Supuestas irregularidades en campañas electorales son el talón de Aquiles judicial de Ollanta Humala y de su influyente esposa, Nadine Heredia, quienes recibieron 18 meses de prisión preventiva.