Descolocados, resignados, decepcionados… los adjetivos van y vienen de los catalanes que esperan su independencia este martes, autonomía que acariciaron por minutos.