El Palacio de Nariño y una decena de países en América continúan con su ofensiva diplomática por el restablecimiento de la democracia en Venezuela.