Sábado, 20 Enero 2018 00:00

Francisco carga en Perú contra la corrupción

 
Valora este artículo
(0 votos)
Francisco carga en Perú contra la corrupción Foto AFP

“Defender la esperanza implica mayor cultura de transparencia entre entidades públicas, sector privado y sociedad civil”, expresó ante un variopinto público, que incluía a políticos como los hermanos Fujimori.

 

MÁS INFORMACIÓN 

Perú recibe con júbilo a Francisco

barra 4naranja300

Papa encomienda a la universidad ser una plataforma de diálogo

barra 4naranja300

Francisco: “La Iglesia tiene que tener un rostro joven”

 

Puerto Maldonado | Lima.- El papa Francisco levantó su voz en defensa de los derechos de la Amazonía y criticó a la corrupción, en el segundo de cuatro días de visita al Perú.

Desde Puerto Maldonado, ciudad que reúne varios de los más graves problemas de la Amazonía, Francisco llamó a que se proteja a la tierra, se defienda a los jóvenes y se salvaguarden los valores.

“Los pueblos originarios amazónicos nunca han estado tan amenazados como ahora. La Amazonía es disputada desde varios frentes (como) el neoextractivismo y la fuerte presión por grandes intereses económicos”, afirmó Francisco ante indígenas en el coliseo de esa ciudad, a 1.560 kilómetros al este de Lima.

“Por eso nos hace bien repetir en el hondo del corazón: esta no es una tierra huérfana, tiene madre”, agregó luego el pontífice.

Indígenas necesarios

A Francisco pareció iluminársele el rostro al hablar de ecología, indigenismo y juventud, temas que ocupan un lugar privilegiado en su agenda.

“Hemos de romper el paradigma histórico que considera a la Amazonía como una despensa inagotable sin tener en cuenta a sus habitantes”, exclamó el pontífice ante representantes de 22 comunidades nativas, no sólo de Puerto Maldonado, sino de toda la Amazonía peruana.

En uno de los momentos más emotivos de su periplo, Francisco visitó el albergue El Principito, donde viven 42 menores huérfanos o provenientes de familias de extrema pobreza y al que además llegaron el viernes otros habitantes de instituciones similares de la zona.

“El mundo los necesita, jóvenes de los pueblos originarios. Y los necesita tal y como son. No se conformen con ser el vagón de cola de la sociedad, enganchados y dejándose llevar. Los necesitamos como motor, empujando”, les dijo Francisco.

“Ustedes son para todos nosotros la señal de las inmensas potencialidades que tiene cada persona. Son el mejor ejemplo a seguir, la esperanza de que ellos (otros niños en similares condiciones) también podrán”, agregó.

Otros males

Hizo énfasis en uno de los peores problemas de la zona: la prostitución infanto-juvenil, que busca clientes en especial entre quienes se dedican a la tala de árboles o a la minería a cielo abierto en forma ilegal.

“Nos hemos acostumbrado a utilizar el término trata de personas pero en realidad deberíamos hablar de esclavitud. Esclavitud para el trabajo, esclavitud sexual, esclavitud para el lucro. Duele constatar cómo en esta tierra tantas mujeres son tan desvaloradas, menospreciadas y expuestas a un sinfín de violencias”, se lamentó.

El colorido de la selva se hizo presente en la jornada, de la que también participaron el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, y su esposa, Nancy Lange, aunque confundidos entre el público.

Sentado en una silla especial construida por internos de la cárcel local, el Papa presenció bailes, escuchó canciones y prestó atención a los lamentos de los pobladores, especialmente de los indígenas.

Tras un almuerzo con pobladores, entre ellos representantes de los indígenas, el pontífice puso fin a cinco horas de presencia en Puerto Maldonado y regresó a Lima.

Coraje de ser honestos

 
 

En el frontis de Palacio de Gobierno, Francisco cargó contra la corrupción, “un virus social que infecta a los pueblos de América Latina, especialmente a los más pobres y a la naturaleza”.

“Defender la esperanza implica mayor cultura de transparencia entre entidades públicas, sector privado y sociedad civil. Nadie puede resultar ajeno a este proceso”, dijo el pontífice ante un variopinto público, que incluía a políticos como los hermanos Keiko y Kenji Fujimori y a ídolos populares como el futbolista Paolo Guerrero.

Después de ello, Francisco y Kuczynski celebraron a puerta cerrada el encuentro en su condición de jefes de Estado. Durante la cita, el presidente le regaló al Papa una camiseta de la selección peruana de fútbol. El pontífice, fervoroso seguidor del balompié e hincha acérrimo del club San Lorenzo de Argentina, recibió el presente.

Francisco terminó la jornada con un encuentro privado con sus compañeros jesuitas en el céntrico templo San Pedro. Tras ello, el Papa se dirigió a la Nunciatura, donde antes de ingresar bendijo a la Virgen del Rosario, un ícono religioso llevado para la ocasión desde el populoso barrio de Manchay, en las afueras de Lima.

Los presentes en ese momento frente a la Nunciatura, incluidos los pobladores de Manchay, cayeron en el desorden y se trataron de abalanzar sobre el pontífice, lo que obligó a los cuerpos de seguridad a ampliar la fuerza para abrirle paso. En medio del tumulto, el religioso de 81 años logró entrar a la casa para descansar.

Visto 1237 veces Modificado por última vez en Sábado, 20 Enero 2018 02:37

La organización denunció que el Estado venezolano implementa medidas represivas “con lógica bélica para supuestamente abordar la d...

El nuevo informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social detalla que Bolívar fue uno de los estados que más protestó ...

El informe del primer semestre de 2018 de la ONG Una Ventana a la Libertad, determina las precarias condiciones de los centros de ...

“Hoy a mi hermano se le juzga siendo inocente por denunciar el sistema que ha apresado, asesinado y condenado al exilio a millones...

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) documentó 2.163 protestas en julio de 2018, un promedio de 72 reclamos ...

Este viernes se difundió un video en el que el diputado, secuestrado por la dictadura, aparece manchado de excremento en una espec...