Domingo, 22 Octubre 2017 00:00

Rajoy castiga al gobierno catalán con destitución y elecciones

 
Valora este artículo
(0 votos)
Rajoy castiga al gobierno catalán con destitución y elecciones Foto @desdelamoncloa
  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Rajoy se aferra a la legalidad para desestimar aspiración secesionista catalana

barra 4naranja220

“Es decepcionante”: Desilusión por la separación catalana que no llega

barra 4naranja220

15 fechas del camino a la independencia “postergada” de Cataluña

 

Madrid.- El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, destituirá al ejecutivo de Cataluña al completo y tomará el control de sus competencias hasta que se celebren elecciones en la región española, en un plazo máximo de seis meses, para frenar el desafío secesionista y solventar la grave crisis abierta.

“No se suspende la autonomía ni el autogobierno de Cataluña, se cesa a las personas que han puesto a ese gobierno fuera de la ley”, explicó el mandatario español tras una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros en la que se dio luz verde a las medidas consensuadas para restablecer la legalidad en la región, que serán previsiblemente aprobadas por el Senado el próximo viernes.

El Ejecutivo español aplica así el artículo 155 de la Constitución española, un mecanismo que nunca hasta ahora se había puesto en marcha en España y que permite a Madrid tomar las medidas necesarias para hacer que una región cumpla sus obligaciones.

En el caso de Cataluña, lo hace por una desobediencia rebelde, sistemática y consciente de las autoridades catalanas a la Justicia y por los riesgos que esto conlleva para la convivencia y el crecimiento económico en la región, de 7,5 millones de habitantes.

Normalidad... 

  barra 4naranja220

El grupo Planeta confirma éxodo a Madrid en rechazo a voluntarismo secesionista de Puigdemont
 

Con la destitución del Gobierno catalán, incluida la del presidente Carles Puigdemont, y la convocatoria de elecciones, Rajoy busca devolver la legalidad en la región, “recuperar la normalidad y la convivencia, continuar con la recuperación económica (...) y celebrar elecciones”. “Éste ha sido un proceso unilateral, contrario a la ley y que ha buscado el enfrentamiento”, dijo el presidente del Gobierno.

Madrid propone sustituir a los miembros del Govern catalán “por los órganos y autoridades que designe o cree” el Ejecutivo de Rajoy y tomar el control de la Policía catalana, los medios de comunicación públicos de la región o los ingresos económicos, entre otras cosas.

Será el propio jefe del Gobierno quien disuelva el Parlament catalán si el Senado así lo autoriza y quien convoque elecciones en un plazo de seis meses, aunque su voluntad es hacerlo tan pronto como se recupere la normalidad institucional, explicó.

El líder conservador propuso, también, recortar las competencias del Parlamento catalán para que no pueda designar candidatos ni votar la investidura de otro presidente tras la destitución de Puigdemont.

Humillación de Madrid 

Ante lo que consideró un ataque y una humillación de Madrid, el jefe del Gobierno regional de Cataluña pidió convocar un pleno en el Parlamento de la región para debatir y decidir su respuesta.

“Las instituciones catalanas y el pueblo de Cataluña no podemos aceptar este ataque. La humillación que pretende el Gobierno español haciéndose tutor de la vida pública catalana es incompatible con una actitud democrática y se sitúa fuera del Estado de derecho”, sostuvo en un mensaje televisado difundido al final del día.

El líder independentista, que se puso al frente del Ejecutivo catalán en enero de 2016, participó junto a todo su gabinete en la masiva manifestación independentista celebrada en el centro de Barcelona, capital catalana. Figuras del independentismo catalán como la presidenta del Parlament de la región, Carme Forcadell, tildaron las intenciones de Madrid de golpe de Estado.

Consenso con la oposición

“Cuando hemos querido dialogar nos han contestado con la suspensión de la autonomía y cuando hemos querido votar nos han contestado con la porra”, dijo también el expresidente del Gobierno catalán Artur Mas, quien acusó a Madrid de miopía política.

El Gobierno español consensuó las medidas a aplicar en Cataluña con el Partido Socialista (PSOE), el más importante de la oposición en España, y con el liberal Ciudadanos, tercera fuerza en el Parlamento.

“El secesionismo es el Brexit de Cataluña”, advirtió el líder de los socialistas, Pedro Sánchez. “Aplicar la Constitución no es una opción, sino una obligación”, dijo Albert Rivera, líder de Ciudadanos.

Podemos en contra 

Desde la izquierda de Podemos, a favor del diálogo entre las partes, acusaron al Gobierno español de suspender la democracia. “Hoy es un día terrible para la democracia en España”, dijo el secretario de organización del partido, Pablo Echenique.

Tras varias semanas turbulentas en Cataluña, la tensión entre Madrid y Cataluña alcanzó esta semana su pico máximo: Rajoy anunció la puesta en marcha del artículo 155 después de que el Ejecutivo de Carles Puigdemont incumpliera su requerimiento y amenazara además con formalizar la independencia si la autonomía catalana es intervenida.

Las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros fueron remitidas el sábado mismo al Senado, la Cámara alta parlamentaria española.

Su tramitación incluye la posibilidad de que el gobierno catalán presente alegaciones y de que incluso su propio presidente se explique en la Cámara, si bien la última palabra la tiene el Senado, donde el Partido Popular (PP) de Rajoy cuenta con mayoría absoluta.

En el aire está si Puigdemont formalizará en los próximos días una declaración de independencia, a la que hoy no se refirió. El pasado 10 de octubre amagó con hacerlo cuando propuso proclamar un Estado independiente catalán, pero instantes después suspendió sus efectos para abrir un diálogo con Madrid que nunca llegó. 

Visto 966 veces Modificado por última vez en Domingo, 22 Octubre 2017 05:45