Viernes, 08 Noviembre 2013 00:49

La CIDH llama atención a Ecuador y EE UU

 
Valora este artículo
(0 votos)

Washington.- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dio un llamado de atención a Ecuador y Estados Unidos por la ausencia total en el caso del primero y con una representación de segunda fila en el segundo durante las audiencias semestrales del organismo que fueron clausuradas este jueves.

“La Comisión expresa su preocupación ante la ausencia del Estado de Ecuador en las audiencias sobre libertad de expresión y asociación, así como el derecho a la consulta previa de los pueblos indígenas”, dijo el presidente de la CIDH, José Jesús de Orozco, al presentar, ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) un resumen de las dos semanas de audiencias, en parte públicas y otras a puertas cerradas.

Ecuador, uno de los países más críticos con la CIDH, dio plantón de forma abrupta -avisando de su ausencia el mismo día de la cita- y no se personó en las audiencias programadas el 28 de octubre sobre el país, en las que organizaciones sociales, laborales, indígenas y medios de comunicación denunciaron violaciones de la libertad de expresión y asociación por parte del ejecutivo de Quito mediante leyes como el Decreto 16 y la Ley de Comunicación.

Saberse escuchados
“Cuando las víctimas y organizaciones de la sociedad civil acuden a las audiencias ante la Comisión, confían en poder encontrar una respuesta que haga prevalecer el respeto y garantía a sus derechos humanos”, recordó Orozco.

“El modelo de funcionamiento del sistema interamericano y, en general, de los organismos internacionales de derechos humanos, requiere de la participación activa de los Estados, precisamente por ser ellos los propios garantes de los derechos de las personas que viven en sus jurisdicciones”, agregó.

Orozco también dio un tirón de orejas a Estados Unidos, que había sido llamado a responder a denuncias en materia de espionaje electrónico como el de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), situación de los inmigrantes, un caso de pena de muerte y la “gravísima situación”, subrayó el comisionado, en la cárcel de Guantánamo.

Estados Unidos acudió a las audiencias de la CIDH con una delegación de bajísimo nivel argumentando que el cierre del gobierno federal durante 16 días en octubre a raíz de una disputa presupuestaria en el Congreso no le había permitido prepararse para unas audiencias que intentó retrasar, algo que la CIDH no aceptó por considerar que Washington sabía con suficiente antelación de la cita como para haber tenido dispuestos los elementos requeridos pese a la crisis vivida.

Los funcionarios estadounidenses de segunda fila -representantes alternos de la OEA y abogados del Departamento de Estado- se limitaron a escuchar los reclamos de los peticionarios y prometieron responder por escrito, sin realizar ningún comentario o defensa de los casos presentados pese al alto interés en los mismos.

Visto 596 veces