Lunes, 26 Septiembre 2016 00:00

Colombia sella la paz consigo misma

 
Valora este artículo
(0 votos)
Colombia sella la paz consigo misma Foto @JuanManSantos

Juan Manuel Santos y las FARC dieron una lección este lunes: saben hacer la guerra y derramar sangre, pero fueron capaces de deslastrarse de un odio de más de 50 años para pensar y hablar en términos de convivencia. Aceptando sus diferencias, se dieron la oportunidad de escucharse. Los colombianos entienden que no deben compartir una ideología, sino ejercer la tolerancia y el diálogo. Se gana más apostando a la vida. La historia de la paz en Colombia ya comenzó.

Colombia -y el mundo- vivió un día de leyenda con la firma de un acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC, el grupo guerrillero comunista que desde 1964 protagonizó un enfrentamiento armado en el que los muertos se cuentan por decenas de miles.

La emoción desbordó incluso la sala de prensa, donde reporteros olvidaron su frialdad habitual y estallaron en aplausos en momentos clave, como cuando el presidente Juan Manuel Santos le colocó un símbolo de la paz en el pecho al jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño.

 
 

“Es un día de esos que se recordarán toda la vida”, calificó al comenzar el acto la maestra de ceremonias, la periodista Mabel Lara. No es para menos: no hay colombiano de menos de 52 años que sepa lo que es vivir en un país sin unas FARC levantadas en armas.

Testigos de Colombia

El acto fue encabezado en Cartagena de Indias por el presidente Juan Manuel Santos y el jefe de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), Rodrigo Londoño, quienes firmaron un texto de 297 páginas con un balígrafo, un bolígrafo hecho con una bala de fusil.

El primero en hablar en el acto fue el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien dijo que con el acuerdo se le dice “adiós a décadas de llamas”.

 
 

“Ha sido un honor para la comunidad internacional apoyar este esfuerzo. Las partes le han encargado algo muy importante a la misión de Naciones Unidas, la verificación del desarme de las FARC”, expresó.

Posteriormente, Londoño, conocido con el alias de Timochenko, pidió perdón por los daños causados por organización en 52 años de levantamiento contra el Estado.

“En nombre de las FARC ofrezco sinceramente perdón a todas las víctimas del conflicto por todo el dolor que hayamos podido causar en esta guerra”, dijo Londoño.

Santos, emocionado casi hasta las lágrimas, afirmó: “Hay una guerra menos en el mundo, y es la de Colombia”.

La puerta hacia la paz

Santos dijo que el acuerdo es “la mejor noticia en medio de un mundo convulsionado por la guerra, los conflictos, la intolerancia y el terrorismo” y recordó al Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez.

Gabo, el gran ausente en este día, que fue artífice en la sombra de muchos intentos y procesos de paz, no alcanzó a estar acá para vivir este momento, en su Cartagena querida, donde reposan sus cenizas. Pero debe estar feliz, viendo volar sus mariposas amarillas en la Colombia que él soñó”, expresó.

 
 

La ceremonia tuvo lugar en el Patio de Banderas del centro de convenciones de Cartagena de Indias ante más de 2.000 invitados, todos vestidos de blanco, entre ellos 14 jefes de Estado, directores de organismos internacionales, unas 400 víctimas del conflicto y más de un centenar de guerrilleros.

El acto empezó con la simbólica apertura de una puerta hacia la paz. Santos la abrió con una llave y dio paso a los jefes de Estado invitados y a los negociadores del Gobierno y las FARC.

La broma de Londoño

Después del himno de Colombia se guardó un minuto de silencio por las víctimas del conflicto y después algunas mujeres del municipio de Bojayá entonaron un cántico folclórico de la costa del Pacífico sobre la guerra y la paz.

Cinco aviones militares surcaron entonces el cielo cartagenero y dejaron una estela amarilla, azul y roja, los colores de la bandera colombiana.

Uno de ellos irrumpió de forma sorpresiva cuando Londoño hacía su intervención, lo cual produjo un evidente sobresalto en el jefe de las FARC.

“Esta vez venían a saludar la paz, no a descargar bombas”, bromeó entonces Londoño, quien recibió el aplauso del auditorio en medio de las risas.

La voz final

La firma del acuerdo es el epílogo de casi cuatro años de negociaciones en La Habana, donde delegados del Gobierno y las FARC virtualmente se enclaustraron para solucionar por la vía del diálogo un conflicto que empezó en 1964.

Las partes llegaron a acuerdos en aspectos como el desarrollo agrario integral, la participación política de los guerrilleros desmovilizados, la lucha conjunta contra las drogas y la aplicación de un sistema de justicia transicional para procesar a quienes cometieron delitos en el marco del conflicto.

Lo que viene ahora es someter el acuerdo a consideración de los colombianos, quienes el domingo acudirán a las urnas para refrendar o rechazar el pacto en un plebiscito.

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

2016: votos por un lenguaje de paz

barra 4naranja220

El mundo se une al regocijo en Colombia por el fin del conflicto armado

barra 4naranja220

Santos vincula paz en Colombia con ‘dividendos inmensos’ para el medio ambiente

barra 4naranja220

Iglesia Católica colombiana dispuesta a mediar entre el Gobierno y el ELN

 

La campaña por la refrendación de los acuerdos es promovida por la coalición centro-derechista de Gobierno Unidad Nacional, con el respaldo de la oposición de izquierda y de partidos independientes.

Advertencia final de Uribe

El partido de derecha radical Centro Democrático, dirigido por el expresidente y ahora senador Álvaro Uribe, pide que se vote por el no, con el argumento de que Colombia se convertirá en un país castro-chavista, en referencia a los modelos de Cuba y Venezuela.

Esos países cumplieron un papel protagónico en el proceso de paz, pues Cuba es junto con Noruega garante de los acuerdos. A su vez, Venezuela y Chile fungen de acompañantes.

Si el acuerdo es refrendado en el plebiscito, como lo indican las encuestas de las últimas semanas, los cerca de 8.000 miembros de las FARC se concentrarán en 27 sectores específicos durante medio año, tiempo durante el cual entregarán las armas a las Naciones Unidas en fases previamente establecidas. 

Visto 1130 veces Modificado por última vez en Martes, 27 Septiembre 2016 00:45

Washington apoya el reclamo de una auditoría de las elecciones por parte de entidades “creíbles y reconocidas internacionalmente”....

Arreaza llama al gobierno de San José ‘insolente’ por desconocer los resultados de las regionales. ...

Manipulación e intimidación son algunas de las apreciaciones de 12 países en América. ...

El Gobierno español consideró ‘inaceptables’ las palabras de Maduro, quien acusó a España de tener ‘presos políticos’. ...

Elecciones, tortura, persecución política y demás violaciones a los derechos humanos en Venezuela fueron los temas que expusieron ...