Martes, 05 Noviembre 2013 23:21

Brasil defiende su tipo de espionaje

 
Valora este artículo
(0 votos)

Brasilia.- El ministro de Justicia de Brasil, José Eduardo Cardozo, afirmó que el espionaje que habría practicado Estados Unidos en varios países, entre ellos Brasil, y el que según documentos de la inteligencia brasileña ha realizado Brasilia contra diplomáticos de varios países son “completamente diferentes”.

“Veo situaciones completamente diferentes. Cualquier intento de confundirlas me parece equivocado. Lo que Brasil sufrió fue violencia de privacidad, violación de mensajes, de comunicaciones. La violación de Estados Unidos confronta nuestra soberanía y Brasil tuvo una reacción fuerte. Y lo más importante, y vale resaltarlo, es que la (acción) practicada por Brasil fue hecha en territorio nacional”, dijo el ministro.

Cardozo se refiere a recientes denuncias de prensa, basadas en documentos de la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN), que indican que Brasilia vigiló a diplomáticos de Rusia, Irán e Irak -tanto en las embajadas como en sus lugares de residencia- entre 2003 y 2004, bajo el gobierno del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, y que en 2002 lo hizo con agentes de los servicios secretos franceses que estaban en Brasil.

En su edición de ayer, el rotativo denuncia que en 2002 Brasilia realizó al menos tres operaciones de contraespionaje para vigilar a espías franceses, con el objetivo de desactivar un presunto intento de sabotaje contra la base de lanzamiento de satélites de Alcántara, en el estado de Maranhao, donde en 2003 ocurrió una explosión en la que murieron 21 personas. Oficialmente, la explosión fue accidental, provocada por un desperfecto eléctrico que causó la activación anticipada de uno de los propulsores de un cohete.

Francia, la causante
Un exjefe del Gabinete de Seguridad Institucional (GSI) de la Presidencia brasileña confirmó al rotativo que el gobierno sabía de la existencia de la red de espionaje comandada por la Dirección General de Seguridad Externa (DGSE) de la inteligencia francesa, que actuaba en los estados de Sao Paulo y Maranhao, pero no pudo demostrar el presunto sabotaje.

La base de Alcántara está localizada en un punto estratégico para el lanzamiento de cohetes y satélites comerciales y, de entrar en funcionamiento a plena capacidad, se convertiría en la única capaz de competir con el Centro Espacial de Kourou, localizado en la Guyana Francesa, fronterizo con Brasil y perteneciente a Francia.

En declaraciones que divulgó ayer el portal G1 de la red globo, Cardozo sostuvo que la vigilancia realizada por Brasil es “contraespionaje”, algo que “todos los países hacen y deben hacer”.

“Lo que leí fue que hubo contraespionaje. Eso es absolutamente legal según las reglas. ¿Cuando uno cree que hay espías actuando en Brasil deja de espiar? No. Se hace un contraespionaje para saber si ellos están espiando o no. No veo nada de malo. Todos los países hacen y deben hacer contraespionaje. Contraespionaje no es espionaje. Por lo que leí, no hubo interceptación (de comunicaciones) no autorizada por la Justicia, no hubo ofensa a la ley”, expresó.

Contraespionaje
Sobre la información divulgada, el GSI afirmó a través de un comunicado oficial que dichas operaciones siguen “la legislación brasileña de protección de los intereses nacionales”, y dejó claro que los funcionarios responsables de la filtración de informaciones serán duramente castigados.

“La determinación del gobierno sobre las actividades de inteligencia es de absoluto cumplimiento de la legislación”, y enfatizó que la ABIN “desarrolla actividades de inteligencia dedicadas a la defensa del Estado democrático de derecho, de la sociedad y de la soberanía nacional, en estricta obediencia a los principios constitucionales y a los derechos y a las garantías individuales”.

Las revelaciones sobre actos de contraespionaje brasileño surgen en medio del escándalo de espionaje masivo que, según documentos secretos filtrados por el ex técnico de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense Edward Snowden, Estados Unidos ha realizado en forma masiva y sistemática en las última década en varios países.

A raíz de las denuncias de Snowden, Brasil y Alemania, ambos blancos del espionaje norteamericano, presentaron conjuntamente a la ONU un proyecto de resolución que pide protección internacional contra esa práctica.

Ecuador, nueva víctima

Quito.- El procurador de Ecuador, Diego García, denunció que los correos electrónicos de instituciones estatales e incluso del presidente Rafael Correa fueron interceptados, sin esclarecerse aún quién realizó esta operación ilegal.

“Están siendo espiadas las autoridades del Estado”, dijo García a la prensa local y señaló que los mensajes almacenados de forma ilegal incluyen comunicaciones del jefe del Estado ecuatoriano.

García vinculó algunos de esos mensajes con el juicio en Nueva York de la petrolera estadounidense Chevron en contra de los afectados por la contaminación de esa compañía en el país andino.

Chevron presentó en el proceso esos correos electrónicos pero fueron desechados por la corte estadounidense.

La incursión se hizo pública por la denuncia presentada en Ecuador por el asambleísta de la oposición Kleber Jiménez, quien dijo que este país contrató una oficina de abogados para atender juicios internacionales del Estado ecuatoriano, información que según García no fue solicitada al gobierno, por lo que se presume fue fruto de “espionaje”.

La compañía Chevron-Texaco fue condenada en 2011 a pagar 19 mil millones de dólares a pobladores del Amazonas de Ecuador por daños a la salud y a la naturaleza producidos por su operación llevada a cabo hace 30 años.

En respuesta a la sentencia, Chevron acudió a una corte en Nueva York y a un Tribunal Arbitral en La Haya, al mismo tiempo que presentó en Ecuador un recurso de casación.

Debate entre Alemania y EE UU

Berlín cita al embajador británico por supuestas escuchas.

Berlín.- Los jefes de los servicios secretos alemanes se reunieron la noche del lunes en Washington con sus pares estadounidenses para discutir sobre el escándalo por el espionaje exterior de Estados Unidos, confirmaron a la agencia DPA fuentes de seguridad alemanas.

El encuentro sirvió para analizar las consecuencias del escándalo y las presuntas escuchas al teléfono móvil de la canciller alemana, Angela Merkel, añadieron las fuentes sin precisar resultados concretos de la cumbre.

En la reunión participaron Gerhard Schindler y Hans-Georg Maassen, presidentes de las agencias alemanas de inteligencia exterior e interior, así como Keith Alexander, jefe de la polémica Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA).

No está claro si Schindler y Maasen fueron recibidos también por James Clapper, director del servicio secreto estadounidense. Ambos informarán hoy sobre el encuentro a la comisión del Parlamento alemán que investiga el escándalo.

Alemania es uno de los países más golpeados por el presunto espionaje exterior de la NSA revelado por el informante Edward Snowden. Merkel figura en la lista de 35 líderes mundiales vigilados por la NSA, que además interceptó al parecer millones de comunicaciones privadas en el país.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania invitó al embajador de Reino Unido en Berlín, Simon McDonald, a concurrir a sus instalaciones, debido al presunto espionaje llevado adelante por los servicios británicos desde la sede diplomática en Alemania.

Una portavoz del Ministerio alemán indicó que se le hizo notar al embajador McDonald que “la interceptación de comunicaciones desde las instalaciones de una sede diplomática representa una contravención del comportamiento regulado por el derecho internacional”.

McDonald fue citado después de que medios británicos aseguraran, en base a documentación filtrada por el informante Edward Snowden, que en la embajada británica en Berlín existían desde el año 2000 mecanismos para realizar escuchas. La embajada británica se encuentra en las inmediaciones del Parlamento alemán y las oficinas de la canciller Angela Merkel. (DPA)

Visto 740 veces